Clasijazz acoge un curso de Lindy hop con los prestigiosos bailarines Pol & Daniela

Los fundadores de la escuela ‘Spank the baby’ en Barcelona impartirán dos niveles de formación este sábado en la sede de la fundación

 

Dejarse arrastrar por una fiebre que lleva años azotando otras capitales de España pero que se deja sentir en Almería desde hace no mucho tiempo. El baile Lindy hop –una de las variantes del swing- ha ganado adeptos en la capital almeriense, lo que demanda actividades como el curso que tendrá lugar este sábado en Clasijazz y que impartirán los profesores Pol & Daniela, de la escuela ‘Spank the baby’ de Barcelona.

Se trata de dos de los más prestigiosos docentes de esta disciplina en todo el país, fundadores también de la citada escuela, y estarán impartiendo dos talleres de bailes este sábado en las instalaciones de la Fundación Indaliana para la Música y las Artes (FIMA).

El primero de ellos será de iniciación, para personas que aún no se han sumergido en estos apasionantes ritmos y que podrán hacerlo entre las 10.00 y las 14.00 horas de la mañana. El segundo, con un nivel intermedio, se desarrollará entre las 16.00 y las 18.00 horas de la tarde.

Además, Pol & Daniela realizarán, a las 22.30 horas, una exhibición de baile acompañados por la Clasijazz Big Band Swing & Funk, que ofrecerá un espléndido concierto en el que los participantes de los talleres y el resto de asistentes podrán disfrutar de una excepcional ocasión para bailar y practicar lo aprendido.

Esta formación ha sido promovida por el grupo estable de baile que existe en el seno de Clasijazz y que cada lunes, a las 20.00 horas de la tarde, reúne a sus casi 30 miembros para practicar nuevos pasos y aprender con el intercambio de conocimientos entre ellos.

Una de sus integrantes más veterana, Maite Locubiche, desvela que el Lindy hop cuenta con un tremendo nivel de adicción para quien osa iniciarse en su disciplina, que no es otra que el sentir el ritmo de la música, compartir y socializar, según relata. “Es un tema muy de comunicación con el cuerpo, de conexión con tu pareja y de disfrutar de la parte tan social que tiene”.

Y es que el Lindy hop es ya toda una institución de baile en este país, en el que existe una veintena de escuelas que han ido surgiendo en los últimos 15 años y que han atrapado ya a más de 3.000 lindyhoopers.

A caballo entre los ritmos afroamericanos y el charleston –híbrido gestado en la costa Este de Estados Unidos-, el Lindy hop se presenta como una de las opciones para realizar ejercicio físico al tiempo que lleva aparejado toda una corriente estética que se ha visto alimentada por el mercado de algunas marcas.

El origen de los vocablos lindy hop se encuentra en el diminutivo de Charles Lindbergh, ‘lindy’, el primer piloto en cruzar el océano Atlántico, de América a Europa, en un vuelo sin escalas. Por su parte, ‘hop’ hace referencia al salto que dio de costa a costa.

El Lindy Hop es un estilo de baile popularizado en Nueva York por bailarines afro-americanos en una sala de baile llamada Savoy Ballroom. Por eso se dice que el nombre surgió en 1927 en esa sala durante un concurso de baile en conmemoración al famoso vuelo de Charles Lindbergh.