Scroll to top

Jorge Pardo & Clasijazz Big Band. «Ventolera flamenca»


José Santiago Lardón - 13 noviembre, 2022 - 0 comments

Jorge Pardo & Clasijazz Big Band

David Pastor (dirección, trompeta solista)

Jorge Pardo (flauta y saxo tenor solista, composición)

Clasijazz Big Band

XXX Festival Internacional de Jazz de Almería 2022

Auditorio Municipal Maestro Padilla. Domingo, 13 de noviembre de 2022. 19:00 H

Causal azar

La vida es como un círculo en constante movimiento, un continuo vaivén, un ir hacia atrás, el lugar donde se nutre la memoria, para habitar el hoy a hoy y afrontar el mañana —“Ir para volver”, reseñe ayer el concierto de Kenny Garrett Quintet, tremenda demostración del poderío del ayer de nuestros antepasados para el hoy que habitamos.

Todo tiene su sentido, incluso lo tiene el desatino del sinsentido, aunque a veces pase desapercibido o no lo queramos ver. Tuvo sentido, por deseado, la celebración del I Festival Internacional de Jazz de Almería allá por el mes de noviembre de 1984 y lo tiene, y aún más, esta 30ª edición que ahora celebramos con igual deseo, incluso recrecido.

Pero la vida es también un vaivén de azares, casuales y también causales —el efecto y la causa, la realidad y el deseo— y en esa suerte de azar causal debiera inscribirse la edición que esta noche concluye.

Una azaroso vaivén causal entre el ayer y el hoy que acaso sin querer o queriéndolo y con la difusa clarividencia de los sueños ha venido a concitar el pasado y el presente, cuatro décadas que son las vidas de centenares de personas con sus sueños e ilusiones, lo que se están aún y los que, por desgracia, nos dejaron.

No es casual sino causal el azar —inadvertido o no, poco importa ahora— que ha venido en remembrar aquel entrañable e inmenso garito llamado el Georgia, que es decir el Sera, y con él el hilo de la memoria de un turbión de recuerdos, la historia de una realidad.

Porque en ese tenaz vaivén entre el entonces y el aquí, y forzando una nueva vuelta de tuerca temporal, debiéramos tener presente que la casualidad —hermana gemela pero discorde de la causalidad— quiso concitar en aquel garito a muchos de los protagonistas de esta edición del Festival. Jorge Pardo con sus habituales visitas con un trío junto a Francis Posé y José Vázquez ‘Roper’ que luego vino en llamarse D’3. David Pastor en uno de sus primeros bolos destacados como miembro del quinteto del Georgia durante el transcurso de las I Jornadas de Jazz Almería 2005 celebradas en la primavera de 1998: completaban el quinteto el saxofonista Ramón Cardo, el pianista Fabio Miano, el contrabajista Richie Ferrer y Carlos González ‘Sir Charles’ a la batería. Y el blanco con voz de negro —o sea, Diego Cruz, actual responsable del Área de Cultura del Ayuntamiento— en sus frecuentes incursiones para dejarnos el temblor de un puñado de canciones. Pero también un aluvión de adolescentes frikijazz ya entonces que andando el tiempo devinieron en porfiados clarines de eso que llamamos jazz, para que nos entiendan, pero que va mucho más allá como el guitarrista Rafael Arcos o su primo a quien sobra presentar y que no es otro que Pablo Mazuecos a quien le endosé el alias de White Rabbit porque siempre anda corriendo sin apenas tiempo para otra cosa que no sea propagar el mensaje del jazz, lo clásico o lo que en un momento dado se le pase por la cabeza —espero que se asiente y nos dé un respiro—, y, como no, Ramón García que ha querido y sabido recoger toda esta urdimbre vital en su monumental y enjundioso Al este del sol: historia del jazz en Almería en el siglo XX (Instituto de Estudios Almerienses, 2022) y que casualmente o, tal vez, causalmente se ha presentado como parte de las actividades del Festival.

Y Rosa Cid —aka Rosita de Pitimini— hija del Sera quien cámara en ristre da testimonio gráfico de todo cuanto acontece en el escenario y entre bambalinas.

Casual o tal vez causal, pero desde luego certera manera de celebrar lo que deber ser recordado —«La idea consiste en extender la tradición», dijo Anthony Davis— y hacerlo a lo grande entre muchos de los asiduos del club aunados en esa gran fiesta musical en la que Jorge, David y los curtidos remeros de la Clasijazz Big Band se han embarcado y trabajado con denuedo durante jornadas y horarios casi de esclavitud para brindarnos lo mejor de sí mismos.

Una música basada en Huellas (Cabra Records, 2012) magistral doble álbum de Jorge Pardo para el que reunió a medio centenar de músicos de la querencia flamenca y jazzística allegados de una parte y la otra del mundo y un repertorio que abarca palos clásicos del flamenco como las bulerías, los tangos, la zambra o los jaleos y otros nuevos productos de la hibridación como el blues por bulerías, el bolero-pasodoble-tanguillo o la rumba. Saltaremos al son del fandango «Huellas», nos emocionaremos con «Al despertar» y con «Zapatito» rememoraremos sentidas resonancias coltranianas.

Este concierto forma parte de Huellas XL, idea original de Jorge, proyecto para big band mestiza entre flamenco y jazz con repertorio de su álbum homónimo y en que se combinan los sonidos típicos del flamenco —guitarra, palmas o cajón— con los característicos de una big band de jazz. Los arreglos orquestales fueron escritos por VInce Mendoza, Diego Guerro, Gil Goldstein y Vicens Martín. La obra se estrenó en el verano de 2013 en los festivales más importantes de la escena nacional como Etnosur (Alcalá la Real), Grec (Barcelona) y Jazzaldía (Donosti).

Jorge Pardo: alma fronteriza

«Quizá la música sea lo mejor, después del silencio claro…». Jorge Pardo. Notas al álbum Brooklyn Sessions (Karonte, 2020)

Sonidos y silencio, como el sístole y el diástole del corazón o el aliento del alma de Jorge Pardo para quien la música es la cara y la vida, acaso, la cruz de su personalidad. Música que va más allá de etiquetas o fronteras y que se toma muy en serio desde hace ya cuatro décadas y que entiende como la magia de la comunicación: «No hay música complicada o no complicada, hay música que te llega o que no te llega, que está bien hecha o no, y cualquier música te puede llegar o no llegar».

Curioso hasta lo más jondo, impenitente viajero, apasionado de cualquier música que se cruce en su camino, ávido investigador de eso que late a flor de piel y que muchos llamamos vida, Jorge es un caso único en el panorama musical internacional, una rara avis, alguien que ha buscado, hallado —y seguirá persiguiendo y, seguro, encontrando— un lenguaje musical propio y en continuo desarrollo.

Desde el inicial jazz —con ciertas resonancias de Sonny Rollins en el tenor— emprendió una empecinada búsqueda de sus raíces y del modo de expresión adecuado, estrechando lazos con la querencia del flamenco —o nuevos flamencos— a través de la sonoridad de la flauta pero luego también con el saxo soprano y con el tenor, creando escuela y erigiéndose en maestro de sí mismo y de tantos otros que después transitaron el sendero de estas nuevas estéticas musicales.

Pero su indomable inquietud, curiosidad y saber hacer le han llevado a perpetrar nuevos y variados senderos en eses continuo viaje hacia lo más profundo del ser humano que es la creatividad penetrando sin prejuicio alguno en lenguajes musicales urbanos como el hip hop, el acid, la espiritualidad de la música tradicional marroquí gwana o el recurso a la electrónica para crear un novedoso discurso filtrado por esa escisión, solo en apariencia, de querencias que le es tan propia, el jazz y el flamenco.

Quienes le conocen defienden sin fisuras que es tan buena persona como buen músico, persona cabal y agradecida en sumo grado, otra querencia que añadir a su abultado zurrón de nómada infatigable como querencia es su amor por esta tierra. Dicen que Mojácar es su patria chica y en sus orillas mediterráneas recala a cada tanto y halla inspiración para maravillosas obras como, por ejemplo, la hermosa bulería “Desde San José a Mojácar” (Las cigarras son quizá sordas, 1991) o los reveladores “El Sur” o “La Isleta” (El canto de los guerreros, 1983), por citar solo ejemplos.

Su dilatada carrera, en lo vital y en lo creativo, ha sido reconocida con prestigiosos premios, entre otros, Premio al Mejor Músico de Jazz Europeo otorgado por la Academia de Jazz Francesa en 2013 —primer jazzista español en recibirlo—, Premio Nacional de Músicas Actuales del Ministerio de Educación y Cultura de España (2015) y Medalla de Oro del Festival Jazz en la Costa de Almuñécar (Granada) en 2016.

La mejor manera de conocerle es entablar conversación con él después de asistir a alguno de sus memorables y diversos conciertos o, en su defecto, ver el documental Trance, acertado reflejo de su personalidad: cara-música, cruz-vida.

Trance, dirigido por el almeriense Emilio Belmonte, es un viaje a lo largo de dos años por medio mundo hasta el corazón del flamenco moderno y un lugar de encuentro con destacados artistas: Chick Corea, Ana Morales, Mark Guiliana, Pepe Habichuela, Niño Josele, Bandolelro, Farruquito, Javier Colina, Diego Carras, Antonio Serrano, Fernando de la Morena, Edmar Castaneda, Israel Fernández, Ricardo Moreno, Duquende, o Diego del Morao.

*Video: https://pics.filmaffinity.com/trance-938902446-large.jpg

Perfil biográfico

Jorge Pardo (Madrid, 1956). A los 14 años inició estudios de solfeo, piano y flauta en el Real Conservatorio de Madrid. Se interesó de inmediato por el jazz y comenzó a tocar en grupos de aficionados en conciertos universitarios. En 1967 debutó profesionalmente en clubes de Madrid con músicos locales y norteamericanos de paso por la ciudad. En 1974 inició una fructífera relación con el club Balboa Jazz donde tuvo ocasión de colaborar con figuras como Slide Hampton, Pony Poindexter, Steve MacCall, Tete Montoliu, Pedro Iturralde, David Thomas, Chet Baker, Elvin Jones y Lou Bennett, entre otros muchos.

En 1975 fundó con el cantante Pedro Ruy Blas el grupo Dolores, adscrito a una innovadora forma de fusión poco valorada en su momento y recogida en tres álbumes Dolores, La puerta abierta y Asa-Nisi-Masa.

Atraído por el mundo del flamenco al que fue introducido por Diego Carrasco y, en especial por Paco de Lucía, colaboró en la grabación del mítico álbum de Camarón La leyenda del tiempo (1979) y en Viviré (1984). Formó parte del grupo de Paco de Lucía a quien acompañó en varias giras internacionales compartiendo escenario con destacadas figuras internacionales del jazz y colaborando en grabaciones como Paco de Lucía interpreta a Manuel de Falla (1978), Solo quiero caminar (1981), Live… one summer night (1984), Ziryab (1991) o Live in América (1994). Durante ese tiempo colaboró además con destacados artistas como Chick Corea, Tania María o Astrud Gilberto.

Debutó como líder con el álbum Jorge Pardo (Blau, 1982) con 8 composiciones originales y la concurrencia de músicos como Carles Benavent, Joan Bibiloni, Carlos Carli, Miguel A. Chastang, Jesús Pardo, Rubem Dantas o José Antonio Galicia.

Su segundo álbum, El canto de los guerreros (Linterna, 1984), contó con la participación de Paco de Lucía, Ramón de Algeciras y Tomatito y junto al tercero, A mi aire (1987), son obras de rasgos experimentales y clara manifestación de su creciente y decidido interés por las formas flamencas.

Hacia 1985 consolidó junto al bajista Carles Benavent un grupo que participó en varios festivales nacionales e internacionales, a la par que mantuvo se relación con Paco de Lucía y colaboraciones con otros destacados músicos nacionales como Miguel Ángel Chastang, Carlos Carli o Ximo Tébar. Participó en el Festival de Jazz de Montreux con músicos brasileños como la cantante Nana Caymmi y el pianista Wagner Tiso recogido en una grabación para Polygram.

En 1990 fue invitado junto a Carles Benavent para un concierto especial de la televisión suiza para actuar con el acordeonista y pianista Gil Goldstein, Don Alias y Alex Acuña, grabando el álbum Zebracoast (Blue Note, 1982).

En 1992 se presentó en el neoyorquino Town Hall, junto a Carles Benavent y músicos flamencos, en el marco del programa del New Music Seminar, y un mes después participó en el proyecto Jazzpaña, grabando en Colonia con la big band de la radio televisión alemana dirigida por Vince Mendoza y algunos músicos norteamericanos como Peter Erskine, Al Di Meola, Michael Brecker, Vince Mendoza, flamencos como Ramón el Portugués, J.M. Cañizares, J. Vargas, de otras culturas como Ruben Dantas, S. Khan, A. Mardin, auténtica labor de mestizaje, término que él prefiere al de fusión.

A lo largo de la siguiente década publicó varios álbumes a su nombre —Las cigarras son quizá sordas (1991), Veloz hacia su sino (1993), 2332 (1997) y Mira (2001)—, en los que se aprecia una evolución en su investigación de mestizaje no sólo con el flamenco sino con otras tradiciones musicales.

En esta misma línea de investigación de mestizaje entre lo latino, el flamenco y el jazz cabe situar su trabajo a trío junto a Carles Benavent y Tino di Geraldo recogida en diversos álbumes y, de forma especial, en su elaboración junto al pianista Chano de lo que puede considerarse manifiesto y referencia del llamado jazz flamenco recogido en el indispensable álbum 10 de Paco (Nuevos Medios, 1995).

Y siguiendo similar trazo estilístico, si bien con una novedosa visión estética, camina el trío D’3 fundado junto al contrabajista Francis Posé y el batería José Vázquez “Roper” y con el que ha publicado tres álbumes: Directo (2001), Quid pro quo (2003) y 3dd’3 (2006) y el DVD Live at the Auditori Pau Casals, El Vendrell (2007).

En 2005 volvió a la carga en su labor de mestizaje con Vientos Flamencos I, obra que contó con la colaboración de numerosos músicos y compañeros, entre otros, Juan Diego, Niño Josele, Antonio Serrano, Piraña, Jorge Palomo, Diego Amador, Luis Amador, Dr. Kelly, Cora Pardo, Antonio Gómez, Victor Merlo, Tino di Geraldo, Antonio Ximenez o Moy Natenzon y que se estructura en bloques temáticos, experiencia luego continuada en Vientos flamencos II (2009).

Huellas (Cabra Road, 2012) es un doble álbum que incluye 18 muevas composiciones que interpreta junto a más de cincuenta músicos de jazz nacionales e internacionales —Jerry González, Jeff Ballard, Víctor Mendoza, Gil Goldstein, Javier Colina, Pablo Martín, Santi Ibarretxe, David Pastor, Tino di Geraldo, Carlos Carli…—  como flamencos de las más diversas estirpes —Tomatito, Niño Josele, Paquete, Agustín Carbonell o Josemi Carmona—. El repertorio abarca palos clásicos del flamenco como las bulerías, los tangos, la zambra o los jaleos y otros nuevos productos de la híbridación como el blues por bulerías, el bolero-pasodoble-tanguillo o la rumba.

En Historias de Radha y Krishna (Fol Música, 2014) abordó una nueva búsqueda ahondando en lenguajes y ritmos procedentes de estilos diversos como el groove, el hip hop, la música urbana, el flamenco y el jazz con instrumentaciones electrónicas para crear nuevos ambientes sonoros pero sin perder la esencia de su personalidad artística, en una suerte de ritmo reiterado al estilo del usado para entrar en trance en diversas culturas aunque, en palabras del propio Pardo, “poco tienen que ver con lo hindú” sino más bien con historias urbanas, con encuentros y desencuentros. En la grabación participaron de manera  altruista una cuarentena de músicos, entre otros, Carmona, Raimundo Amador, Flavio Rodrigues, José Vera, Phil Wilkinson, Baghira, Víctor Iniesta o J.R. ‘Bandolero’.

Djinn. Metaflamenco (Karonte, 2016), hace referencia a la palabra djinn que en árabe significa genio, y según Pardo alude “al duende de varías mitologías ancestrales con capacidad de influir en la mente  y el espíritu del ser humano”. El álbum es un viaje  sonoro donde se dan la mano el groove, la electrónica, la voz, el flamenco y el jazz a través del que pretende conjuar el espíritu del flamenco y capturar su esencia a partir de los cantaores que más le han cautivado e influido a lo largo de su vida, a los que dedica temas como “Lo sé por ‘El Talega’”, “Ricardo y Tío Gregorio”, “Viva ‘El Borrico’” o las “Bulerías de ‘La Perla’”de Camarón. Con la participación de una banda semejante al anterior álbum, sus composiciones y el inconfundible sonido de su flauta y saxo nos lleva en un viaje incesante más allá de las fronteras de lo establecido para abrir el horizonte de lo desconocido o tal vez la esencia de una música urbano contemporánea.

Significativos son sus dos últimos lanzamientos, Brooklyn Sessions (2020) y Trance  Sketches (Karonte, 2022), ambos grabados en 2018 y que forman parte del intenso pálpito sonoro y vital que late en el documental Trance.

Brooklyn Sessions recoge una de las sesiones grabadas a dúo durante la estancia de Jorge Pardo en Nueva York con motivo de la realización de Trance junto al pianista, acordeonista y profesor Gil Goldstein. Íntimo diálogo entre flauta y piano con el pretexto de nueve de clásicos jazzísticos firmados por Ellington, Bill Evans, Cole Porter, Billy Strayhorn, Hoagy Carmichael o Irving Berlin y títulos tan emotivos y conocidos como “I Loves You Porgy”, “Starduts”, “, “I Love You”, “Lush Life”, “Blue in Green”, “Sophisticated Lady” o “Body and Soul”.

Trance Skeches recoge seis originales escritos por Jorge Pardo durante su estancia neoyorquina — Lalínea 1”, Lalinea 2”, “Tientaciones”, “Otro sueño”, “Rara belleza” y “Zapatito”— y para el que contó con el auxilio de colegas como Gil Goldstein (teclados); Matt Garrison (bajo) Mark Guilliana (batería) Edmar Castañeda (arpa) Juanito Pascual (guitarra) Rycardo Moreno (guitarra) Melón Jiménez (guitarra) Guillermo Barrón (cajón) y las voces de Bego Salazar y Genavya Iyer Doraiswamy. Apasionado caleidoscopio de sonoridades reflejo de su múltiple personalidad creativa sin linderos que abarca desde la fantasía onírica de “Otro sueño”, las resonancias coltranianas de “Zapatito” hasta el cénit catártico de “Rara belleza”.

Colaborador nato ha participado en infinidad de proyectos de destacados músicos de la escena nacional e internacional cuya enumeración resultaría tediosa, pero también solícito con quienes con buenas maneras, musicales por supuesto, requieren su sabiduría para sus propuestas como ha sucedido con almerienses como Tomatito, el guitarrista Antonio Gómez o aquel mágico trío que bajo el membrete de Insólito Club acogía al guitarrista Paco Rivas, la cantante Yolanda Molina —ahora Yoio Cuesta— y al blanco con voz de negro, o sea, Diego Cruz.

Discografía

  • Jorge Pardo (Blau, 1982)
  • El canto de los guerreros (Linterna Música, 1983)
  • A mi aire (Nuevos Medios, 1987))
  • Las cigarras son quizá sordas (Nuevos Medios, 1991)
  • Veloz (Nuevos Medios, 1993)
  • Vivir en catedrales (Sonifolk, 1993): Jorge Pardo, Tomás San Miguel, Javier Pizariño
  • 10 de Paco (Nuevos Medios, 1994): Jorge Pardo, Chano Domínguez, Javier Colina, Tino Di Geraldo.
  • Arte Flamenco (Nuevos Medios / Orbis, 1994)
  • UR (Al Sur, 1995): Michel Bismut, Jorge Pardo, Nabil Khalidi, Keyvan Chemirani.
  • De dos en dos (Nuevos Medios, 1995): Tomás San Miguel, Jorge Pardo.
  • 2332 (Nuevos Medios, 1997)
  • Music for Ebber. Live in San Sebastián (El Delirio, 1999): Gary Bartz, Jeanne Lee, Jorge Paro Repertory Quartet.
  • El concierto de Sevilla (Nuevos Medios, 2000): Carles Benavent, Tino Di Geraldo, Jorge Pardo.
  • Directo (Satchmo Jazz, 2001: D’3 Jorge Pardo, Francis Poasé, José Vázquer ‘Roper’
  • Mira (Nuevos Medios, 2001).
  • Bouderbala (World Village, 2001): Nass Marrakech con Omar Sosa & Jorge Pardo.
  • Quid pro quo (Satchmo Jazz, 2003). D’3: Jorge Pardo, Francis Posé, José Vázquez ‘Rper’.
  • Vientos flamencos (Manantial de Músicas, 2005).
  • 3dd’3 (Quadrant, 2006).
  • Desvaríos (RTVE Music, 2007): Jorge Pardo, Agustín Carbonell ‘El Bola’.
  • Entre (MusiMagic, 2008): Tomás San Migue, Jorge Pardo.
  • Sin precedentes (Nuevos Medios, 2008): Carles Benavent, Tino Di Geraldo, Jorge Pardo.
  • Vientos flamencos 2 (Flamenco World Music, 2009).
  • Sobre la marcha (Quadrant, 2011). D’3: Jorge Pardo, Francis Posé, José Vázqierz ‘Roper’.
  • Huellas (Cabra Road, 2012).
  • Puerta del Sol (Nuba, 2013).
  • Historias de Radha y Krihna (Fol Música, 2014).
  • Iberia Live (Elixir Cretive, 2015): Manuel de Oliveira, Jorge Pardo, Carles Benavent.
  • Dinn (Manantial de Músicas, 2016).
  • Flamenco Leaks (Mapa Música, 2019): Carles Benavent, Tino Di Geraldo, Jorge Pardo.
  • Brooklyn Sessions (Karonte, 2020): Jorge Pardo (fl) Gil Goldstein (p).
  • Trance Sketches (Karonte, 2022)

A la que cabe sumar los álbumes grabados con Paco de Lucía: Paco de Lucía interpreta a Manuel de Falla (Phonogram, 1978), Solo quiero caminar (Phonogram, 1981), Live… one summer night (1984), Ziryab (Polygram, 1991), Live in América (Polygram, 1994); Dolores: Dolores (Polydor, 1975), La puerta abierta (Polydor, 1977) y Asa-Nisi-Masa (Polydor, 1978); Camarón de la Isla: La leyenda del tiempo (Phonogram, 1979) y Viviré (Phonogram, 1984); Gil Goldstein: Zebra Coast (Blue Note, 1992); Carles Benavent: Carles Benavent (Nuevos Medios, 1982); Agüita que corre (Nuevos Medios, 1995); Aigua (Nuevos Medios, 2001); Joan Albert Amargós y Carles Benavent: Colors (Nuevos Medios, 1991); Carles Benavent y Tino di Geraldo: El concierto de Sevilla (1995); Carles Benavent y Josemi Carmona: Sumando (2006)

*Más información: http://jorgepardo.com/

David Pastor: trompeta versátil

«En la música está mi historia, mi puro reflejo, toda mi verdad». David Pastor

David Pastor es uno de los trompetistas de referencia de la escena jazzística nacional e internacional. Trompetista imaginativo, vigoroso y convincente, un jazzman que se expresa dentro de los límites del hard bop con autoridad y convicción. Pero es mucho más…

Músico polifacético y versátil transita diversas y diferentes lenguajes musicales, desde el poderoso y moderno jazz que alimenta con un sello muy personal hasta la tradición de la música clásica contemporánea, pero también otros lenguajes populares como ha demostrado en sus colaboraciones en diversos proyectos como intérprete, director musical o músico de sesión junto a artistas de variados géneros (pop, salsa o folk), bandas sonoras de películas y series de televisión, junto a artistas como Celia Cruz, Martirio, Sole Giménez, Laura Simó, Lucrecia o Presuntos Implicados, entre otros muchos.

Una vida dedicada al jazz, a la música, con tesón y esfuerzo, como se define en su página web:

«El esfuerzo me ha regalado la suerte de poder hacer lo que me gusta. Siempre he buscado crecer, superarme, aprender. Llevo cuatro décadas vinculado a mi instrumento y he conocido la vida a través de él».

En Clasijazz hemos tenido ocasión de tenerle con varios proyectos, como líder de la Clasijazz Big Band Profesional, con su proyecto conjunto con el bajista italiano Massimiliano Rolff o impartiendo clases magistrales.

En esta ocasión le acompañan dos músicos de la casa, el pianista Pablo Mazuecos y el baterista Miguel Canale y, aunque no de la casa, si habitual en esta sala, el contrabajista Joan Masana a quien hemos tenido ocasión de escuchar junto a formaciones lideradas por Javier Galiana, con el proyecto Brazulada de Julián Sánchez o acompañando a dúo a la vocalista Paula Bilá.

Perfil biográfico

David Pastor (Sedaví, Valencia, 1974). Apasionado por la música desde la infancia, inició sus estudios musicales en la Agrupación Musical Santa Cecilia de Sedaví. Fue alumno del excelente trompetista y pedagogo Manuel López, con quien adquirió un sinfín de conocimientos técnicos y prácticos en el estudio de la trompeta, tanto en su formación clásica como moderna. Cursó estudios en el Conservatorio Superior de Valencia y en el Municipal de Barcelona, obteniendo Premio de Honor final de carrera, bajo la tutela de Jaume Espigolé. En 1988 inició los estudios de jazz en el Taller de Jazz de Sedaví y se integró en la Valencia Jazz Big Band dirigida por Ramón Cardo. Ha participado en seminarios y recibido clases magistrales de grandes talentos como George Vosburg (solista de la Pitsburg Orchestra), Michael P. Mossman, Claudio Roditti o Bobby Shew, entre muchos otros.

Su polifacética formación le ha permitido tocar en innumerables grupos y formaciones como la Orquesta de Cámara Nacional de Moldavia, Grup de Metalls del CSMM de Barcelona, JerezTexas o Sedajazz Latin Ensemble.

Como músico free lance ha actuado y grabado con artistas de variada diversidad estilística, entre otros, Presuntos Implicados, Sole Giménez, Michael Bubble, Armando Manzanero, Celia Cruz, Lucrecia, Martirio, Seguridad Social, Lolita, Jaime Urrutia o Fundación Tony Manero.

Además colabora con distintas formaciones clásicas como la OBC (Orquesta Sinfónica de Barcelona y Nacional de Cataluña) y la Orquesta de Valencia.

Trabaja habitualmente con jazzmen nacionales, entre otros, Perico Sambeat, Ximo Tebar, Mario Rossy, Eladio Reinón, Joan Soler, Jordi Vilá, Fabio Miano o la Sedajazz Big Band, y ha tocado con figuras internacionales como Clark Terry, Chris Cheek, Mike Mossman, Steve Marcus, Richie Cole, Jack Walrath, Dennis Rowland, Paquito D’ Rivera, Frank Wess, Bobby Shew, Slide Hampton, Dick Oates, Pat Metheny, Bob Mintzer, Danilo Pérez, Giovanni Hidalgo, Donald Harrison o Maceo Parker, entre otros.

Como artista de jazz, ha tocado en los festivales de jazz tan prestigiosos como Montreal (Canadá), Montreux (Suiza), Eurojazz (México), Cully (Suiza), San Sebastián, Getxo, San Javier, Terrassa, Madrid, Barcelona o Valencia.

Como trompeta solista ha participado con numerosas big bands en todo el estado español, tocando música jazz en escenarios de todo el mundo, incluyendo el Carneggie Hall de Nueva York (junio de 2009) con el proyecto Sueño Inmaterial dirigido por el maestro Joan Albert Amargós y liderado por Laura Simó y Pedro Ruy Blas.

Cabe citar como grabación destacada la realizada en abril de 1997 en Lausanne (Suiza) para la BMG con el grupo Solar Sides, con el que participó además en una gira mundial presentándose en los más destacados festivales de jazz y música electrónica. También ha participado en la grabación de un álbum monográfico de Maurice Ravel con la Orquesta Filarmónica de Gran Canaria. Como productor ha realizado trabajos para importantes artistas, entre otros, Miquel Gil y Manel Camp Trio. En 2014 fue elegido Mejor Solista de Jazz por la revista Enderrock.

Reputado educador,  ha ejercido la docencia en centros como la Escola Superior d’Estudis Musicals y en la Universidad Jaume I de Castellón. Es profesor titular de trompeta del Taller de Músics de Barcelona de cuya Original Jazz Orquestra Big Band es director. Imparte master class para formaciones de jazz en diversas escuelas de música y conservatorios nacionales e internacionales.

Debutó como líder con el álbum Introducing (Omix, 2002) magnífica carta presentación con una personal relectura de hard bop vigoroso para el que contó con la colaboración del pianista norteamericano Brian Trainor, el bajista Richie Ferrer y Jeff Jerolamon a la batería. Incluye 7 temas, uno firmado por Trainor, y los otros seis de Pastor con títulos como su singular “Woodowoo”, Tundled Roots”, “Baldwin” y “To Clark”, especial homenaje al maestro de la trompeta Clark Terry. Fue elogiado por la crítica especializada, con destacadas reseñas de Carlos Sampayo en Cuadernos de Jazz o Pablo Sanz en La Luna del Siglo XXI (El Mundo).

En Stringworks (Omix, 2005), saca a relucir su vena más lírica y para ello contó con una orquesta de cuerda en la línea que antes transitaran Charlie Parker o Cannoball Adderly, así como con grandes solistas, entre otros, Santi Navalón, Francesc Capella, Albert Palau, Joan Eloi Vila, Tom Warburton o Toni Pagés y un invitado tan especial como el saxofonista Donald Harrison. El álbum incluye 9 temas, algunos clásicos del jazz y otros firmados por Pastor, con arreglos de los miembros del grupo.

Su inquietud y afán de búsqueda le llevo a crear el grupo Nu-Roots —con el teclista José Luis Guart y el batería Tom Pagés—, en el vuelca todas sus experiencias musicales para dar lugar a un personal encuentro entre el jazz y el carácter más creativo de los estilos en los que desarrolla su carrera profesional, jazz electrónico cargado de feeling y groove y un modo actual de entender los standards de los años 50. Nu-Roots pone en equilibrio las tendencias más vanguardistas del jazz actual; junto a las raíces tradicionales del blues y la tradición del swing. Un ejercicio de virtuosismo que hace uso de la libertad del estilo para profundizar en la fusión del jazz con los estilos más eléctricos de la música creativa.

Con la banda ha publicado cuatro álbumes: Nu-Roots (Omix, 2008), Nu-Roots en directe des Polisónic (Omix, 2010), Nu-Tunes & Old Tunes (Omix, 2015) y el último, Motion (Dot Time, 2017), ahora con el batería Pere Foved en el que a través de originales como “Dr. Guart”, “Salvá Street”, “I Remember Cifu”, “The Orange Buyer” o “Motion” o relecturas de clásicos como “Coltrane Roots”, impregna el jazz de influencias musicales variadas que van desde el rock y el funk al soul y la música brasileña.

Camins Dispars (Omix, 2011), a dúo con el baterista Pere Foved, es una propuesta de vanguardia y una apuesta por el ritmo y la melodía prescindiendo de cualquier apoyatura armónica. Trompeta y batería se acerca al territorio de la libre imporvisación con incursiones en la osadía, el lirismo y la belleza del espacio vacío a través de 8 temas con irónicos títulos como “El del Llasn”, “El Xilau”; “El del Brasil”, “Looking to Cuenca” o “Cam A Reri”.

Para Argameddom (Omix, 2012) contó con el Ivam Jazz Ensemble —el guitarrista Ximo Tébar, el pianista Jim Ridl, el bajista Darryl Hall  y Donald Edwards a la batería—. Excelente álbum que incluye 8 temas, 6 originales de Pastor (Argameddon, Visto desde arriba, 1974, Visions, Para Juan y En el Broadway, dedicado al club de Alhama de Almería) y dos clásicos, Mais que nada de Sergio Mendes y Right Now de Charles Tolliver, de nuevo tributo a otro de los grandes de la trompeta.

Fabes contades (Absis, 2012) junto a la Big Bom Bam, orquesta nacida en 1999 el seno de la Escuela Municipal de Música Cal Moliner de Sallent (Barcelona). El álbum incluye 6 temas, algunos de David Pastor y Pepe F. Balasch, director de la banda, uno del guitarrista Pat Metheny y otro del contrabajista David Holland. Además contó con la colaboración del trombonista y tubista Sergi Vergés quien además escribió los arreglos de algunos de los temas.

Engantxats a Monk (Omix, 2017), grabado junto al batería Felip Santandreu y el Back to Brass —quinteto de metales surgido en el conservatorio Joaquín Rodrigo de Valencia, premiados en concursos nacionales— es una relectura original de 8 conocidos originales de Thelonious Monk —Pannonica, Evidence, Monk’s Dreams, Crepuscule with Nelly, Ruby My Dear, Brillant Corners o Round Midnight—, con arreglos de Duccio Bertini, salvo “Round Midnight” realizado por Sergi Vergés.

Cubiculum (Blueart, 2017) es un proyecto a cuarteto conjunto de David Pastor y el bajista Massimiliano Rolff junto al pianista Alex Conde y el batería Lorenzo Tucci. Invocando al cubículo como espacio donde los músicos se reunían para compartir talento y creatividad, el trompetista Pastor y el Massimiliano Rolff liberaron sueños y fantasmas en forma de creaciones originales y referencias explícitas. Los temas de David Pastor (“1954” y “Los manos del viento”) rebosan luminosidad y un rico hedonismo mediterráneo, cualidades que se perciben también en las composiciones de Rolff (“Sobre los naranjos” y “La isla”). En la misma onda, en la línea de la elegancia y de esa esencia típicamente sureña, se encuentran las canciones del pianista Alex Conde (“Jungle Street”) y el baterista italiano Lorenzo Tucci (“Hope”). E incluye dos clásicos, uno de Coltrane (“Coltrane roots/Giant Steps”) y otro de Monk (“Think of One”).

Films Sessions (Dot Time, 2019), es una relectura en clave de jazz de emblemáticas bandas sonoras de cine interpretada a cuarteto —David Pastor, el pianista Francesc Capella, el batería Anton Jarl y el bajista Tom Warbuton. Incluye versiones de las melodías de películas que forman parte de la memoria cinematográfica colectiva —con títulos como Chinatown, Breakfast at Tiffany’s, Black Orpheus o Saturday Night Fever, entre otros—. A través de la rearmonización de las composiciones, los temas se abren a juegos rítmicos repletos de espacios de improvisación con los que las bandas sonoras adquieren el carácter de la fugacidad propia del jazz. Una música, en especial en los directos, cuyo fin es que el público mude en protagonista, generando un encuentro entre el recuerdo del film y la conexión con el momento presente. Fue elegido como mejor disco de jazz en los Premios Carles Santos 2019

Entre sus proyectos recientes cabe señalar el espectáculo Jazz en viu, Swing!, junto a la Original Jazz Orquestra del Taller de Músics, estrenado en enero  de 2019 en el Palau de la Música de Barcelona, así como su participación con la banda de Juan Perro en el concierto celebrado en el Auditorio Nacional de Madrid y en la grabación del correspondiente álbum.

Además de su colaboración en una nueva grabación con el director de orquesta Miguel Ángel Navarro en un fértil encuentro entre el mundo del jazz y la sonoridad de la orquesta sinfónica.

Discografía

  • David Pastor, Introducing (Omix, 2002): David Pastor (tp) Brian Trainor (p) Richie Ferrer (b) Jeff Jerolamon (d).
  • David Pastor, Stringworks (Omix, 2005) contó con una orquesta de cuerda en la línea que antes transitaran Charlie Parker o Cannoball Adderly.
  • David Pastor Nu-Roots, Nu-Roots (Omix, 2008): teclista José Luis Guart y el batería Tom Pagés o Pere Poved en el último.
  • David Pastor Nu-Roots, Nu-Roots en directe des Polisónic (Omix, 2010)
  • David Pastor Nu-Roots, Nu-Tunes & Old Tunes (Omix, 2015).
  • David Pastor Nu-Roots, Motion (Dot Time, 2017).
  • David Pastor, Camins dispars (Omix, 2011): dúo con Pere Foved (d).
  • David Pastor, Argameddon (Omix, 2012): Jim Ridl (p) Ximo Tébar (g), Darryl Hall (b) y Donald Edwards (d).
  • David Pastor, Fabes Contades (Absis, 2012) junto a la Big Bom Bam, orquesta nacida en 1999 el seno de la Escuela Municipal de Música Cal Moliner de Sallent (Barcelona).
  • David Pastor & Back to Brass: Engantxats a Monk (Omix, 2017). Temas de Monk, arreglos de Sergi Verges y Duccio Bertini.
  • David Pastor & Massimiliano Rolff, Cubiculum (Blueart, 2017): David Pastor (tp) Massimiliano Rolff (b) Alex Conde (p) Lorenzo Tucci (d).
  • David Pastor, Films Sessions (Dot Time, 2019): David Pastor (tp) Francesc Capella (p) Tom Warbuton (b) Anton Jarl (d).

*Más información: https://www.davidpastortrumpet.com/

Clasijazz Big Band

Clasijazz Big Band nace en el marco del Proyecto Clasijazz como uno de los buques insignia de la Fundación Indaliana para la Música y las Artes.

Desde su nacimiento, hace ya más de una década —en 2010—, la Clasijazz Big Band ha evolucionado a tempo de vertigo, en el día a día y como debiera suceder, arriesgándose sobre el escenario y afrontando proyectos y repertorios de enjundia y complejidad técnica: desde clásicos de la era dorada del jazz, a la música latina de Bebo Valdés, al hermanamiento musical con variadas vocalistas hasta perpetrar la osadía de arrostrar esa inmensidad que es Epitaph de Charles Mingus.

A lo largo de esta larga década, como acontece con cualquier ser vivo, y la big band lo es y vivaz de verdad, ha mudado con cambios, entradas y salidas de un abultado elenco de músicos. Decisivo en este sentido fue el auxilio atento y sabio del saxofonista y director valenciano Ramón Cardo.

A lo largo de su historia han pasado por sus atriles o lo están aún figuras del jazz como Antonio González, Rogelio Gil, Tete Leal, Mike Fletcher, Ramón Cardo, Enrique Oliver, Juan Ull, Pepe Álamo, Pedro Cortejosa, Sergio Albacete, Toni Belenguer, Víctor Colomer, Paco Soler, Jose Diego Sarabia, Vicent Pérez, Tomeu Garcías, Pedro Pastor, Dani Anarte, Carlos Martin, Pedro Ortuño, Iker Vélez, Voro García, Julián Sánchez, Pepe Zaragoza, David Martínez, Juan Munguía, Jose Carlos Hernández, David Pérez, Jesús Martínez, Carlos Medina, Jesús Masero, Marco Mezquida, Jose Carra, Pablo Mazuecos, Javier Galiana, Kenny Werner, Bori Albero, Guillermo Morente, Joan Massana, Miquel Álvarez, Jordi Vila, Martin Leiton, Ramón Prats, Juanjo Garcerá, Marc Miralta, Martin Andersen, Arturo Serra y vocalistas como Isabel López, Noemí Pérez, Chelo García, Patricia Rodríguez, Magdalena Crespo, Verónica Pintor, Isabel Hernández, Ana María Pérez, Carlene Graham, Mar Hernández, Samuel Rigal o Ludovico Hombravella.

Y han seguido la batuta de grandes como Kenny Werner, Lluís Vidal, Blanco Latino, Vince Benedetti o Perico Sambeat, entre otros muchos.

Ahora y para afrontar la arriesgada aventura de interpretar la música escrita por Jorge Pardo en el marco del XXX Festival Internacional de Jazz de Almería 2022, perpetra adecuado cambio de piel acogiendo en su seno en recíproca comunión a gentes del flamenco como el guitarrista Francis Hernández o el percusionista Carlos Cortés, ilustres solistas invitados como Enrique Oliver o el propio Jorge, avezados intérpretes como lo son todos los que están y brindando la oportunidad a jóvenes valores como los hermanos Abad, Antonio y Manuel, trompetista el uno, saxofonista el otro, bajo la batuta de David Pastor.

Plantilla

David Pastor (dirección, trompeta) Jorge Pardo (composición, saxo tenor y flauta solista)

Trompetas: Pep Garau, Julián Sánchez, José Carlos Hernández, Antonio Abad.

Trombones: Tomeu Garcías, Joan Codina, Corina Martínez, Antonio Castellano.

Saxos: Juan Pedro Berrocal, David Picón, Florencio Juan, Aurelio Muñoz, Manuel Abad, Enrique Oliver (invitado)

Pablo Mazuecos (piano) Pablo Báez (contrabajo) Francis Hernández (guitarra flamenca) Andreu Pitarch (batería) Malara Santiago (palmas) Ramón Santiago (palmas)

*Más información: Clasijazz / Impressions archivos

© José Santiago Lardón Santi (noviembre, 2022)

Artículos relacionados

Post a Comment