Scroll to top
en es

La Confluencia presenta ocho retratos de mujer envueltos en música, danza y poesía


Ruth Becerro - 11 noviembre, 2014 - 0 comments

'Mujeres encontradas' por Carlos de Paz (6)

Una auténtica y genuina galería de arte contemporáneo. Así se mostrará este sábado, día 8 de noviembre, la sala principal de conciertos de la asociación Clasijazz. El motivo no es otro que una de las presentaciones incluidas en su Ciclo de Teatro: ‘Mujeres encontradas’, una adaptación de la dramaturga y directora Ascensión Rodríguez de la obra del genial autor Fernando Beltrán, que será interpretada por La Confluencia Colectivo Escénico.

Julio Béjar y su equipo interdisciplinar utilizarán dicha escenografía para dar más vida si cabe a una obra que su autor gestó cuando fue recogiendo de la calle pedazos de hierros de distinta forma y tamaño que le fueron sugiriendo a su vez distintos tipos de mujer hasta un total de 42. Y para cada uno de ellos escribió un poema.

En esta adaptación teatral de la obra de Beltrán, la directora ha seleccionado ocho de esa cuarentena de mujeres “que van de lo concreto a lo universal, de lo artístico a lo personal”, según explica Béjar para contextualizar la representación: la galerista, la pintora, la musa, la psicóloga, la escritora, la anciana, la remordida y la virtual son construidas entre la poesía que recita el actor, la danza contemporánea que despliega la bailarina Leticia Valle y la música y el baile del polifacético Chencho Nzo.

Al ritmo de los versos de Julio se despliega el cuerpo de Leticia, mientras Chencho, con un fondo de música electrónica de autores locales como Juanma Cidrón, toca el udú –instrumento de percusión centroafricano- o maneja el sintentizador. Cuando no, la música ambiental le lleva reunirse con la bailarina para danzar juntos.

Arte contemporáneo

Para ello también cuentan con la colaboración de tres grandes profesionales que entrecruzan su buen hacer y lo ponen al servicio del montaje. Pura López (profesora de Modelismo de Indumentaria de la Escuela de Artes) está detrás del vestuario que la bailarina va cambiando en directo para representar cada arquetipo femenino.

Por su parte, el multiartista Paco Cañizares se encarga de la escenografía, que está compuesta por cuatro paneles móviles en los que están fijadas las fotografías de los objetos que simbolizan las ocho mujeres. También aparecen expositores con una urna donde descansan los hierros originales encontrados. El material fotográfico que se desprende de este proceso creativo sale de la bella mirada de Carlos de Paz.

Todo ello se distribuye fuera del escenario y en mitad de la sala en la que el público se situará en forma de herradura y frente a una de las paredes donde habitualmente puede disfrutarse de los grafitis de las grandes figuras del jazz. En el muro contrario es donde estará colocada la exposición de arte contemporáneo.

El origen de este montaje se encuentra en la primera adaptación que Ascensión Rodríguez –profesora de Literatura de la Escuela de Artes de Almería- realizó para sus propios alumnos. Por un amigo común con el autor de la obra, éste supo de la iniciativa y, fue tan de su agrado, que Ascensión pensó en darle un carácter profesional.

Y los elegidos fueron los miembros de La Confluencia, quienes recibieron esta creación, aprendieron a apreciarla y la hicieron suya. Tanto, que el propio Julio Béjar aporta dos textos a modo de prólogo y epílogo del espectáculo. “He encontrado mucha verdad en la obra de Fernando y eso es algo difícil de encontrar en la poesía”, afirma el actor y también poeta, quien subraya el preciosismo y la sencillez del lenguaje utilizado por Beltrán para expresar las complejas ideas que encierran sus mujeres.

Bagaje artístico

‘Mujeres encontradas’ viene respaldada por el éxito obtenido el pasado 30 de octubre dentro de la programación otoñal del Auditorio de El Ejido, en donde La Confluencia llevó a cabo el estreno de la obra. No hace mucho que este mismo colectivo conseguía también el respaldo del público con otra obra ‘Mudanzas’, representada en los principales escenarios de la provincia.

Sus tres componentes, pese a la juventud, cuentan con un abultado equipaje artístico. Licenciado en Filología por las Universidades de Almería y Stendhal de Grenoble, y postgrado en Études Hispaniques por la Université Lumière de Lyon, Julio Béjar ha publicado tres plaquettes poéticas, galardonadas en varios certámenes literarios, y el poemario ‘Manual de uso para mudanzas’. Formado en arte dramático por maestros como Emilio Goyanes, Rafael Torán o Mar Navarro, ha trabajado como actor en numerosos cortometrajes y compañías teatrales de España y Francia.

Músico polifacético, Chencho Nzo comenzó desde muy joven su andadura en las artes escénicas. Fue vocalista del grupo La Cosa Nostra y trabajó como percusionista, actor y bailarín en diversos montajes de las compañías La Duda Teatro, Estrella Fugaz y Luna Negra. En 2010 codirigió el espectáculo Low Cost (con más de 30 representaciones) y actualmente imparte en Almería talleres de formación musical.

Bailarina versátil, la tinerfeña Leticia Valle se formó en flamenco por maestros como Antonio ‘el Pipa’, Olga Pericet y Mariano Bernal; en danza clásica por Ricardo Franco y en contemporánea por Mónica Cervantes. Compaginó la licenciatura en Psicología con sus estudios en el Conservatorio Profesional de Danza de Almería y en la Escuela Municipal de Teatro. Ha trabajado en compañías como Ad-Libitum Danza Contemporánea, La Duda Teatro y Malabaritmo.

Apasionada de las artes, la directora del montaje, Ascensión Rodríguez, estuvo al frente, entre 2011 y 2013, de las Jornadas de Teatro del Siglo de Oro de Almería, galardonadas con el Premio Max de la Crítica, pero lleva años compaginando sus horarios como profesora de Lengua y Literatura en la Escuela de Artes de Almería con su pasión por el teatro. Como directora escénica trabajó con el Centro Andaluz de Teatro (Los negros, 2002), con la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía (Almasul, leyenda de Al-Andalus de Antonio Onetti, 2008), con los festivales de teatro clásico de Almagro, Chichilla y Olmedo (El sueño de Cosme Pérez, 2009) y con el Conservatorio Profesional de Danza de Almería (Poeta en Nueva York, 2014).

Related posts