Scroll to top

Marcos Varela Trío. «Triálogo’s Jazz»


José Santiago Lardón - 13 diciembre, 2021 - 0 comments

Marcos Varela Trío

Enrique Oliver (saxo tenor) Marcos Varela (contrabajo) Rajiv Jayaweera (batería)

Clasijazz, jueves, 16 de diciembre de 2021. 22:30 H

Marcos Varela Trío

Uno de los conciertos internacionales más importantes que quedaron pendientes de la temporada pasada por la pandemia.

Desde Nueva York el gran contrabajista Marcos Varela, oriundo de Houston (Texas) en su debut en esta sala y dos conocidos y amigos de Clasijazz, el saxofonista Enrique Oliver y el baterís Rajiv Jayaweera.

Juntos perpetrarán la tentación del sax trio, una excitante y arriesgada aventura que ha perseguido a legendarios músicos, verbigracia Sonny Rollins o Joe Henderson pero también de generaciones más recientes como Joshua Redman, Melissa Aldana, Jorge Pardo con su D3 o los altoists Benjamin Herman o Kenny Garret.

Un estimulante triálogo —o ménage à trois musical— en el que la ausencia de instrumento armónico abre un gran espacio de libertad e interacción entre los oficiantes y un amplio abanico de posibilidades con la efervescente chispa del directo o como si de una triunfal jam se tratara.

Una noche cargada de magia, pasión y con espacio para soñar con los nuevos horizontes musicales que estos tres grandes intérpretes nos ofrecerán

Enrique Oliver (saxo tenor y soprano)

@

Enrique Oliver (Málaga, 1985) Comenzó a estudiar el saxo a los 8 años y pronto se interesó por el jazz sumergiéndose en el ámbito de la improvisación, recibiendo clases, asistiendo a seminarios y estudiando a los grandes maestros del tenor que le apasionan como Sonny Rollins, John Coltrane y Coleman Hawkins. En sus inicios compartió experiencias con el saxofonista Ernesto Aurignac y el vibrafonista Arturo Serra, a la par que asistió a seminarios impartidos por Bobby Martínez, Perico Sambeat, Jesús Santandreu, Jerry Bergonzi, Dave Santoro, George Garzone, Jack Walrath, Steve Grossman, Greg Tardy, Seamus Blake, Barry Harris o Mark Turner, entre otros.

En 2005, terminados sus estudios en el conservatorio de Málaga, se trasladó a Barcelona donde enseguida pasó a formar parte activa de la escena jazzística de la ciudad, trabajando asiduamente en locales y festivales  como músicos como Albert Sanz, Jorge Rossy, Felix Rossy, Jaume Llombart, Albert Bover y Joan Chamorro, entre otros.

Durante su estancia en Barcelona colaboró en proyectos como Organics (cuarteto de Albert Sanz) con el que fue seleccionado para el circuito INJUVE en 2006, Roger Mas Group, Felix Rossy Quintet, Julián Sánchez Sextet, Ivan Rojas Quartet, Vila 5, Juan Pablo Balcazar Quintet o Nono García. ´

En 2007 y con el objetivo de completar su formación y adquirir experiencia viajó a Nueva York donde recibió clases de Bill McHenry y Ethan Iverson.

Ha formado parte de numerosos grupos junto a grandes maestros como Benny Golson y músicos como Dimitri Skidanov, David Mengual, DeeJay Foster, Bori Albero, Masa Kamaguchi, Chris Higgins, Chris van Woorst, Matt Brewer, Rai Ferrer, Arturo Serra, Jon Robles, Toni Berenguer, Raynald Colom, Nat Su, Ernesto Aurignac, Pedro Cortejosa, Dani ‘Ertato’ Torres, José Manuel ‘Tete’ Leal, Chris Kase, Perico Sambeat, Roger Mas, Albert Bover, Carlos Azevedo, Pascual Morente, Lianne Carroll, Albert Sanz, Juan Galiardo, Jorge Rossy, Marc Ayza, Dani Domínguez, Andrea Michelutti, RJ Miller, Marc Miralta, Jo Krause, David Xirgu, Ramón Prats, Xavi Hinojosa, André Sumelius, Guillem Arnedo, Juanma Nieto, Jaume Llombart, Jordi Matas, Andreu Zaragoza, Albert Vila, Carlos Pino, Marcelo Saenz o Manolo Perfumo. Asemás ha colaborado en proyectos con músicos como Perico Sambeat, Jorge Rossy, David Kikoski, Peter Bernstein, Avishai Cohen, Benny Golson, Barry Harris o Bill McHenry.

Ha actuado en conciertos e importantes festivales de jazz tanto a nivel nacional como internacional. Entre los nacionales cabe destacar los de Barcelona, San Sebastián, Getxo, Madrid, Valencia, Sevilla, Málaga, Granada o Sevilla. Y entre los internacionales los celebrados en países como Alemania, Suiza, Bélgica, Holanda, Inglaterra, Bélgica, Dinamarca, Finlandia, Estados Unidos, países de Sudamerica y África del Norte. Además se ha presentado en míticos clubes, entre otros, Club 21(Nueva York), Jamboree (Barcelona), Bimhaus (Ámsterdam), Jazzkeller (Frankfurt), L’Archiduc (Bruselas), Hot Clube (Lisboa) o Clasijazz (Almería).

Como sideman ha colaborado en más de cuarenta álbumes, entre otros, Qurtuba Jazz 2005 I festival de jazz andaluz (Cero decibelios); La Sonora por Cádiz Big,  Big Band de Cádiz (Producciones Bujio); Rebujao de Ivan Rojas Quartet; Mason Roger de Roger Mas Quintet (Fresh Sound New Talents). A. Vila Quintet (Fresh Sound New Talents). Ida e volta de Xan Campos Quintet (Free Code); Wicca de Jorge Rossy (Fresh Sound); Voces de Perico Sambeat; el monumental Uno (Moskito, 2015) de Ernesto Aurignac Orchestra, El Camino de José Carra, Lua Amarela de Joan Chamorro y Rita Payés o Symphony in the Clouds de Kenny Werner.

Debutó como líder con el álbum Introducing Enrique Oliver Quintet (Ámbar, 2012), al frente de un quinteto de lujo integrado por el trompetista Julián Sánchez, Roger Mas al piano, Bori Albero al contrabajo y Ramón Prats a la batería y la colaboración de Tete Leal a la flauta en el corte 10. El álbum incluye composiciones originales de los miembros del grupo, con composiciones propias y de los miembros del grupo.

Además colidera la banda Wild Bunch — integrada por cinco de los músicos jóvenes con mayor proyección del jazz actual de España y Portugal: Felix Rossy (trompeta) Enrique Oliver (saxo tenor) José Carra (piano) Romeu Tristão (contrabajo) y João Lopes Pereira (batería)— con la que ha grabado dos álbumes, Sexy Drogs (2014) y Wild Bunch (2016).

Destacable es su labor en el simbiótico dúo Llombart & Oliver junto al guitarrista catalán Jaume Llombart, feraz unión de dos creadores a la vanguardia de su generación, con una larga trayectoria de experiencias compartidas que se manifiesta en la complicidad de su música y la belleza del diálogo sincero y creativo entre dos instrumentos donde la guitarra y el saxo se complementan para trazar un tejido sonoro de singular belleza. Su asociación se remonta a 2005, cuando ambos fueron invitados a participar en el Festival Internacional de Jazz de Birmingham. Tras su exitosa experiencia, fueron invitados en las siguientes dos ediciones. Desde entonces han compartido infinidad de experiencias y escenarios. En 2007 viajaron a Nueva York donde pasaron a ser músicos residentes del club Café Brama, tocando cada semana con invitados de lujo como el batería RJ Miller, los contrabajistas Chris Higgins y Chris Van Woorst o los saxofonistas Mariano Gil y Javier Vercher, entre otros.

De regreso a España —y al margen de los compromisos al frente de sus respectivos proyectos y colaboraciones con otros músicos— realizaron juntos giras y actuaciones a lo largo de la geografía nacional: más de un centenar de conciertos en los últimos diez años. Una experiencia fructífera y enriquecedora que quisieron registrar en tres espléndidos álbumes autoeditados. El primero, Plays Standards (2007) con una gran selección de clásicos. En el segundo, Play Ellington (2011), rinden tributo al gran maestro Duke Ellington y el tercero, I Surrender, Dear (2014), de nuevo con novedosas relecturas de clásicos del cancionero americano y brasileño, como la hermosa “Voce vai ver”, del maestro Jobim.

Por supuesto que esto no podía ser todo y que la fiesta recién comenzaba: llevados por su pasión dan un paso adelante en su camino, haciendo lo que les gusta o Everything I Love (UnderPool, 2020) que es el título del último álbum del dúo —ahora con la colaboración del trompetista Félix Rossy en dos temas—, exquisita relectura de estándares de compositores, sobre todo estadounidenses, y música cálida y entrañable y sobre todo una manera de entender conceptos como el jazz, la tradición, el futuro, la vida misma. Para ello han rescatado temas del legendario cancionero americano —Great American Songbook—, en particular de compositores como Hoagy Carmichael, Jimmy Van Heusen, Cole Porter o Billy Strayhorn y los han hecho propios con una hondura íntima y cómplice.

Se habla con profusión y a menudo y con inconsciente ligereza de proyectos, cuando cabría hablar de mensajes, de difusión de ilusiones, de sueños que se materializan ante nuestra asombrada mirada con esa mágica ligereza con la que nace un brote nuevo.

A esta clase de sueño —consistente, de envergadura, amasado con esfuerzo e imaginación a lo largo de los últimos meses— pertenece el que nos ofrece el gran saxofonista malagueño Enrique Oliver que ha querido presentar con el revelador pero inquietante título de Incerteza (Blue Asteroid, 2020). Para tal logro se rodeó de músicos de primer nivel que respondieron solícitos a la invitación y aportaron su deje personal: el baterísta Jorge Rossy, el pianista Albert Sanz y el contrabajista Dee Jay Foster y con invitados especiales cuando la ocasión, y exigencia creativa, lo exigieron como el trompetista Voro García y el flautista Fernando Brox aportado sus personales destellos sonoros.

Se ha dicho que es su proyecto más potente, o su más esforzado mensaje. Se ha venido hablando desde antiguo de su gestación, de su fulgor, de su alcance, de tantas y tantas cosas, de todo eso que palpita en el seno de un sueño. Así lo presentó el propio Enrique:

«En este nuevo trabajo, presento dos arreglos de standards de jazz y ocho composiciones propias. Todo el material del disco ha sido escogido y compuesto durante los últimos 5 años en los que he vivido en 3 ciudades distintas, Lisboa, Basel y Málaga que me han aportado experiencias vitales y musicales totalmente extraordinarias».

Música reflejo de sus experiencias y afinidades, como el eco rolliniano del acompasado y vibrante “Calipsonny”, tributo a una de su grandes referencias, el guiño a Coltrane de “After This”, la arrebatadora, honda y emotiva balada “Rocío”, las creativas relecturas de los dos únicos standards —“How About You” y “I’ll Look Around”—, el aire de bolero de “Reconciliación”, el eco de bossa nova de “Incerteza”, tema que da título al álbum o el blues “Blues for Joshua” en homenaje a Joshua Redman, uno de sus ídolos.

El álbum se grabó en los estudios de Manolo Toro (Puerto Records) a la manera de antaño, de corrido, sin tomas falsas —una toma y listo— y con todos los músicos a la par como si de un directo se tratase —al igual que hiciera en su día para el sello Blue Note el célebre alquimista del sonido Rudy Van Gelder— para dar una idea precisa del cómo va a ser, con esa mágica impronta de la empatía entre músicos.

En el 2018 fue seleccionado para formar parte del programa internacional Focusyear de la prestigiosa Escuela Superior de Música de Basel (Suiza), contando con coachers como Joshua Redman, Kurt Rosenwinkel, Mark Turner, Wolfgang Muthspiel, Guillermo Klein o Dave Holland, entre otros.

En la actualidad reside en Málaga donde compagina su labor docente en el CAMM ‘Maestro Puyana’ (Centro de Artes y Música de Málaga, de la Asociación de Jazz de Málaga) con la participación en numerosos proyectos jazzísticos de la escena nacional e internacional.

Pese a su juventud, Enrique Oliver está considerado como una de las grandes figuras de la escena del jazz nacional, un auténtico virtuoso con un sobresaliente torrente de creatividad e improvisaciones magistrales e impecables y con una amplia trayectoria profesional a sus espaldas.

Pero quizás la mejor carta de presentación sean las palabras que su colega, el saxo alto Ernesto Aurignac, escribió en su página web:

«¿Es John Coltrane, Stan Getz, Hank Mobley? No, es Enrique Oliver, mi tenor favorito. Son dos metros de libertad, de búsqueda constante, de genialidad, de fantasía, de locura, de frenesí, de sinceridad. Su saxo y él son uno y es pura inspiración para todos los músicos cuando lo oímos tocar, siempre es un viaje sublime oír su música porque es entrar dentro de su corazón».

Pero esto no es todo, y este mismo año han visto la luz dos nuevos álbumes. El primero, Tenorism, realizado mediante micromecenazgo y firmado junto al también saxo tenor Daniel Torres y la colaboración de músicos como José Carra, Bori Albero y  y Ramón Prats y con Rick Margitza, colaborador habitual del Miles Davis de finales de los años 80. Y el segundo, ya grabado y a falta de edición, el álbum a cuarteto, ahora sin piano, junto al joven guitarrista Juan Caballero, el bajista Dimitri Skidanov y Sergio Díaz a la batería, vivaz relectura de una selecta colección de clásicos.

Ha formado arte de la residencia artística de de la Clasijazz Big Band Profesional que tuvo lugar entre enero y junio de 2021, y el 10 de abril de 2021 impartió una sugestiva e instructiva masterclass en el marco del Aula de Música de la Universidad de Almería.

Marcos Varela (contrabajo)

Marcos Varela (Houston, Texas). Bajista excelente y versátil —brillante tanto con el contrabajo como con el bajo eléctrico—, compositor, productor y educador, ocupa un lugar destacado en la escena jazzística estadounidense e internacional.

Comenzó su carrera musical en su ciudad natal a los 17 años tocando el bajo a la par que asistía a la célebre High School for the Performing & Visual Arts —escuela por la que pasaron grandes figuras de la música y el arte de la actualidad, entre otros, Jason Moran, Robert Glasper, Beyonce Knowles, Brian-Micheal Cox, Eric Harland, Chris Dave o Matt Mullenweg. Influenciado por sus profesores y compañeros decidió emprender una carrera musical.

Pronto alcanzó un gran reconocimiento en la escena jazzística de Houston. Con 18 años recibió el premio NFAA International Jazz, formó parte de los All-Star del IAJE Cliffor Brown/Stan Getz y fue invitado a participar en el IASJ (Frieburg, Alemanía), programa dirigido por Dave Lieman y George Gruntz en el que participaban los mejores estudiantes de jazz internacionales. Después formó parte del prestigioso programa Betty Carter Jazz Ahead (Washington), así como del Rivinia-Steans Institute (Chicago), programas a los que se asiste por invitación entre una selección de músicos sobresalientes por su nivel de interpretación y composición.

Esta extraordinaria formación le permitió una beca para completar sus estudios en la prestigiosa New School University / Mannes School of Music de Nueva York.

Completada su estancia en la New School of Music decidió asentarse en Nueva York convirtiéndose en miembro activo de la escena jazzística de la ciudad, colaborando y actuando con numerosos y destacados músicos y formaciones como, entre otros, Billy Hart, Charli Persip, Martha Wainwright, The Lat Poets (Umar Bin Hassan), The Mingus Big Band, Jason Moran, Yosvany Terry, Larry John McNally, Lee Curreri, Bill Lee, Manuel Valera, Brad Leali, George Cables, Billy Harper, Orrin Evans, Bob Mover, Frank Lacy, Mike Moreno, Logan Richardson, Greg Bandy, Winard Harper, Clifton Anderson, Edsel Gomez, Aaron Goldberg, Mark Shim, Phoenix Rivera, Steve Williams, Rudy Royston, Ron Afif, E.J. Strickland, David Budway, David Weiss, Lauren Sevian , Bruce Barth, Bruce Cox, Andre Hayward, Tyshawn Sorey, Jacob Sacks, Junior Mance, Wayne Escoffery, Thomas Heberer,Logan Richardson, Dayna Stevens, Helen Sung, Ohad Talmor, Donald Vega, Michael Attias, Antonio Hart, Miles Okazaki, Nir Felder, Sam Barsh, Allan Harris, Robert Glasper, George Colligan, Victor Jones, Kendrick Scott, Lew Tabackin y Geri Allen.

Brillante compositor, ha compuesto música, participado en videos musicales y grabado para diversos artistas y proyectos, como el proyecto de The Last Poets- Umar Bin Hassan (Jerome Huling), Cappadonna del Wu-Tang Clan, Styles P, Common, Dead Prez, Roy Hargrove, entre otros. Otro proyecto en desarrollo del que forma parte es una nueva visión del hip-hop jamaicano (“Rally Bop”). Más reciente es su trabajo con destacados compositores como Larry John McNally (Rod Stewart, Bonnie Raitt, Mavis Staples, Alan Toussaint) y Lee Curreri (Fame).

Al margen de la música para estos proyectos, ha escrito música para varias producciones de cine y televisión. Destaca la banda sonora de la película Roots in Water de la gran directora Domenica Cameron-Scorsese. La película es una adaptación de la obra teatral de Richard Nelson y fue seleccionada para el Festival de Cine de Tribeca y se presentó además festivales de cine como los de Chicago, Woods Hole, Praga o el de Albuquerque, entre otros. Destaca también la música escrita para la película Greenwich and 11th”, dirigida por John Carlino y estrenada en el Festival de Cine de Fort Lauderdale (2010). Además algunas de sus composiciones se pueden escuchar en programas populares de televisión estadounidenses y spots comerciales.

Además de su labor como compositor y sideman de destacados músicos, lidera sus propios grupos y proyectos. Entre ellos destaca la gira europea de presentación de su álbum debut San Ygnacio, estrenado en el histórico festival Jazz á Liège (Bélgica) en el que compartió cartel con Fred Hersch Trio. Además lideró un cuarteto de grandes figuras en la Semana del Jazz de Prishtina (Kosovo) en marzo de 2020.

Debutó como líder con el álbum San Ygnacio (Origin, 2016 ), grabado en 2012 contó con la colaboración de los pianistas George Cables y Eden Ladin, los saxos alto Arnold Lee y Logan Richardson, la saxo tenor Dayna Stephens, el trombonista Clifton Anderson y Billy Hart y Kush Abadey en la batería y elogiosas notas del legendario bajista Ron Carter. El álbum recibió 5 nominaciones Grammy y fue seleccionado como uno de los mejores debuts de 2016 por prestigiosas publicaciones como Jazziz Magazine y NPR Music.

Entre sus más recientes grabaciones cabe citar su colaboración en los álbumes del pianista Peter Zak One Ming (Fresh Sound, 2018) junto al saxo tenor Seamus Blake y el batería Billy Drummond y en el del batería Rob García Illumination (Fresh Sound, 2020) en el que además participaron el saxo alto John O’Gallagher y el tenor Noah Preminger.

A lo largo de su carrera ha realizado giras a lo largo de tres continentes y en más de diez países, actuando en importantes festivales de jazz como los de Monterrey, CA Jazz Festival (Estados Unidos), Liege Jazz Festival (Bélgica), Bremen-JazzAhead  (Alemania), Montreaux (Suiza), Montreal (Canadá), Vancouver. (Canadá), Umbría (Italia), IAJE ’06 & ’07 (Nueva York), Ljubljana (Eslovenia), Cape Cod (Massachusetts) o JVC Jazz Festival (Nueva York), entre otros

Además se ha presentado en destacados clubes neoyorquinos como Dizzy’s Club Coca-Cola, Jazz Standard, Le Poisson Rouge, Birdland, Small’s, 55 Bar, Zinc Bar, Fat Cat, La Lanterna, Smoke (NYC), The Kitano y Sweet Rhythm (NYC).

Celebrado por la crítica especializada ha recibido además elogios de maestros, entre ellos del legendario Ron Carter, quien escribió en las notas a su álbum debut —San Ygnacio—: «su tono, elección de notas y composiciones situarán su interpretación y nombre en la lista de bajistas para ser escuchados»… «un valioso miembro para cualquier formación musical»… «uno de los mejores bajistas como demuestra su impresionante curriculum»… «un buen ejemplo de talento que es esencial para la escena y un dominio de primera en su instrumento, así como una completa comprensión de la historia. y aspectos del jazz».

Rajiv Jayaweera (batería, percusión)

Rajiv Jayaweera (Londres). A los cinco años comenzó a recibir lecciones de piano en Londres y en la escuela secundaria empezó a estudiar la trompeta, aunque su pasión desde siempre era la batería que comenzó a tocar durante su segundo curso de secundaria. Terminados los estudios secundarios y ya en Melbourne (Australia), ingresó en el año 2000 en el Victorian College of the Arts donde descubrió el jazz y la improvisación y completó su licenciatura en Música.

Durante su estancia en Melbourne fue miembro activo de la escena jazzística y baterista muy solicitado a lo largo de una década grabando y tocando en numerosos locales y escenarios de la ciudad y del país y realizando giras internacionales con destacados músicos y bandas australianas como , entre otras, The Joe Chindamo Trio, The Bennett’s Lane Big Band, The Sam Anning Quintet, Bopstretch y The Australian Art Orchestra’s Crossing Roper Bar Project.

En 2011 decidió instalarse en Nueva York, un antiguo deseo acariciado desde que en 2002 pasó en la ciudad tres meses y quedó enamorado de la vibrante escena musical de la ciudad—, y la ocasión se materializó cuando tras varias audiciones para algunas escuelas con el fin de realizar un máster, ingresó en el Purchase College (State University of New York) completando su maestría en jazz en 2013 con ilustres maestros de la batería como tutores, entre otros, John Riley y Kenny Washington.

En Nueva York permaneció los últimos diez años actuando y realizando giras con diferentes bandas y presentándose en la práctica totalidad de sus más legendarios clubes —Smalls, Blue Note, Bar Next Door, Dizzy’s, Birdland, entre otros—. Durante cuatro años tocó y realizó giras internacionales con el vocalista francesa Cyrille Aimee.

A lo largo de su carrera se ha presentado en prestigiosos escenarios, entre otros Jazz at Lincoln Center, Doha o The Cotton Club, (Tokio) y en importantes festivales de jazz como los de Londres, Montreux y Copenhague, entre muchos otros.

Con su propio quinteto se presentó como artistas en residencia en la Conferencia Internacional de Jazz de Tailandia 2020, siendo uno de los actos principales del festival.

Durante los últimos años se centró de modo especial en el desarrollo de su propio proyecto musical.

Ha recibido becas del Australia Council for the Arts, The Ian Potter Cultural Trust, The American-Australian Foundation, y fue finalista del prestigioso Freedman Jazz Fellowship, presentándose en la Ópera de Sydney en 2013.

Rajiv considera como influencias esenciales en su estilo a maestros como los legendarios Elvin Jones, Tony Williams, Paul Motian o Brian Blade y se toque se caracteriza por la sutileza, ligereza y a volúmenes suaves o moderados, con una dinámica suave y prestando atención al equilibrio general del grupo, dejando espacio para que la improvisación de los intérpretes respire de modo natural o como declaró en una entrevista para Jeff Potter de la publicación Modern Drummer: «No creo que la batería tenga que estar necesariamente al frente del grupo para que la música sea potente».

Debutó como líder con el excelente álbum Pistils (Outside in Music, 2020), presentado en Clasijazz el pasado 21 de julio de 2021, en el que incluye composiciones originales que buscan inspiración en la tierra de sus antepasados, Sri Lanka (antiguo Ceilán). Con el concurso del lenguaje del jazz nos muestra un abanico de los variados recuerdos e imágenes grabados en su memoria a lo largo de sus frecuentes viajes a la isla para visitar a sus abuelos, la feracidad de la naturaleza, el exotismo de algunas de sus flores, el pausado pero eficaz ritmo del elefante, la belleza de recónditos lugares de la ciudad de Colombo…

Feracidad y exuberancia musical muy a tono el tema que da título del álbum —el pistilo es el órgano femenino de reproducción de las flores y por tanto génesis creativa— y del que se incluyen dos versiones, la que abre la grabación que cuenta con la participación de su compañera Laura Bello —a quien tuvimos en Clasijazz presentando su álbum Sikame en noviembre de 2017 (https://clasijazz.com/lara-bello-sikame/)—, y la que la cierra, con Chris Cheek como solista.

En una reciente entrevista con el medio digital Canción a quemarropa Rajiv, a petición del entrevistador define en dos o tres palabras la esencia y sentido de cada una de las composiciones: «Pistils (toma 1): delicado, esencia, belleza. Ellstandissa: cíclica, inquietante. Welikadawatte: movimiento, jardín. Galadari: Cambio, paisaje de la ciudad. Nilus: melancolía, agua. The Elephant: vida salvaje de Sri Lanka. Hirimbura: Heavy, al sur de Sri Lanka. Malkoha Bird: ave fugaz. Pistils (toma 2): etéreo, volatil

Para la ocasión eligió a un elenco de destacados músicos del panorama internacional con quienes mantiene viejos lazos de amistad y trabajo o con quienes ha trabajado con regularidad: el saxofonista Chris Cheek, el pianista Aaron Parks, el guitarrista Hugh Stuckey, el contrabajista Sam Anning y Lara Bello en el tema que abre el álbum. Además de la batería Rajiv toca dos no muy conocidos instrumentos de percusión, el thammattama (o tambor del templo), conjunto de dos tambores tradicional de Sri Lanka que se toca con baquetas terminadas en punta redondeada y el caxixi que es una especie de coctelera de origen africano y sudamericano.

© José Santiago Lardón Santi (Diciembre, 2021)

Artículos relacionados

Post a Comment