Scroll to top

Sara Soul Quartet. Especial música hispanoamericana. «Vivir a la deriva»


José Angel Santiago Lardón - 15 octubre, 2019 - 0 comments

Sara Soul Quartet. Sara Martínez (voz) Octavio Santos (piano, cello,) Rafael ‘Fafi’ Molina (contrabajo) Antonio Linares (batería). Clasijazz, sábado, 18 de octubre de 2019. 22:30 H.

Vivir a la deriva

«Y cuando llegue el día del último viaje, /y esté al partir la nave que nunca ha de tornar, /me encontraréis a bordo ligero de equipaje, / casi desnudo, como los hijos de la mar». Antonio Machado.

Anhelado reencuentro con Sara Martínez —o Sara Soul, o Saretha—, una voz con garra y de excepcional energía. La última vez que se presentó en Clasijazz fue en enero de 2018 con un repertorio que incluía temas emblemáticos de su carrera cargados de funk, soul y pasión en compañía de viejos colegas y músicos de la casa: el pianista Pablo Mazuecos, el contrabajista Bori Albero y Miguel Canale a la batería.

Sara es mudable como el viento otoñal pero profunda en cada uno de sus virajes, le gustan los retos, el cambio, no reclinarse en lo hecho. Ha transitado diversas variantes de la música negra —soul, funk, r&b, jazz…—, ahondado en la incisiva y aún no descubierta al completo música de Nina Simone —Remembering Nina Simone. Women are strong, Clasijazz, 2015.

Comprometida y, por tanto, reivindicativa con las causas de los sin causa sea la de la mujer —Just Woman a dúo con el guitarrista Carlos López, La Guajira, 2017— o las de quienes viven a la deriva huyendo del horror, buscando un futuro ni mejor ni peor, simplemente algo llamado futuro. Esta es la esencia que orienta y late en este último proyecto, o mensaje, que nos presenta esta noche.

Vivir a la deriva, mar de por medio, es una onerosa realidad que convierte al ser humano en nauta, poetica expresión, pero en la mayoría de los casos en naufrago, terrible existencia. Una realidad actual pero no novedosa, sino histórica. Desde la noche de los tiempos el hombre ha viajado a otros lugares, a otras tierras, buscando futuro que es sobre todo horizonte de bienestar o huida del horror, la persecución o la guerra y con ello aportando su grano de arena para erigir ese universo de futuro en el que conscientes o no habitamos.

En su continuo deambular, ligero de equipaje, diría Machado, llevó consigo lo poco que podía, lo intangible pero esencial, su lengua, los recuerdos, la desesperación y el grito, la voz hecha canción, la música como esencia última que le queda a quien nada le queda.

La música y las canciones folclóricas hispanoamericanas son el resultado de la mezcla étnica entre componentes de origen europeo, africano e índígena y su evolución está profundamente vinculada a los avatares de la migración al Nuevo Mundo. Centenares de miles de europeos cruzaron el Atlántico en busca de un destino mejor; con ellos iba su música que al cabo se mezcló con las de allá dando lugar a un vasto universo musical mestizo y de extraordinaria riqueza.

Es lo que se conoce como música de ida y vuelta —en la que Fernando Wilhelmi al frente de la Orquesta de Ida y Vuelta lleva tanto tiempo empeñado— que esconde un vasto mundo cultural, un sinfín de expresiones musicales de riqueza inconmensurable procedentes de esa extensa y poliédrica área geográfica conocida como america latina que se extienden desde México hasta la punta sur del continente, incluyendo dos lenguas hermanas, español y portugués, un raudal de dialectos, una legión de países, y un casi infinito cúmulo de regiones, cada una con una tradición musical ancestral y propia.

A ese rico y exorbitante cosmos de mestizaje sonoro pertenece el repertorio que Sara —Soul, o simplemente Sara—, nos ofrece esta noche, arrebatadores canciones como “La flor de la canela”, “Alfonsina y el mar”, sones de candombe o alguna melancólica vidalita rioplatense.

Para llevar a buen puerto su intencionado mensaje Sara ha reclutado a expertos navegantes como el hábil cellista y pianista Octavio Santos, el veterano Fafi Molina, curtido en mil aventuras musicales a las que la música de raíz no es ajena, o el joven Antonio Linares, batería de la exitosa Gata Brass Band.

Sara Soul (voz)

Sara Martínez —o Saretha Franklin o Sara Soul— como a ella le gusta ser llamada en clara alusión a sus inclinaciones estilísticas, es una de las más destacadas vocalistas del panorama almeriense.

Inició su andadura profesional hacia 2011 en el Coro Gospel de Clasijazz con la cantante Carlene Graham, de quien además recibió clases colectivas de canto.

En 2012 se integró como cantante en la banda funky y soul almeriense Soul Clippers junto a Antonio Diaz (batería), Carlos Alba (bajo), Luis García (percusión), Chema Bautista (teclados), Javi Maresca (guitarra), a la par que empezó a recibir clases vía skype de Maika Edjo, profesora de canto y vocalista de la banda madrileña de funk The Sweet Vandals.

En julio de 2014 se presentó en Clasijazz con la formación Sara y los Picasso junto a dos históricos del jazz almeriense, el contrabajista Joaquín ‘Chipo’ Martínez, el batería Lito Vergara, y Chema Bautista en el órgano Hammond, con un repertorio cargado de jazz, funk y soul pero también con acertados guiños a la bossa y joyas del repertorio jazzístico como “Nigth in Tunisia”, “It Could Happen to You”, “How High the Moon” o “Blue Bossa”.

En junio de 2015 puso en marcha y presentó en Clasijazz el ambicioso proyecto Remembering Nina Simone. Women are strong, homenaje a la gran cantante y pianista Nina Simone —y a todas las que lucharon contra ese duro apartheid de ser mujer en un mundo de hombre y del que el jazz no estuvo exento, incluida Billie Holiday— y para el que supo embaucar y se dejaron seducir a una nutrida legión de “sacerdotisas de la voz” y compañeras musicales como Sara Marcos, Ana Molina, Ana Pedrosa, Ruth Becerro, Isa Cazenave y Esther Martos, acompañadas por la habilidad pianística de Pablo Mazuecos y con lectura de textos a cargo de Ruth Becrro.

Y también de honda reivindicación feminista es el proyecto Just Women presentado en septiembre de 2017 en La Guajira a dúo con el guitarrista Carlos López, con un repertorio a modo de recorrido por las voces de insignes mujeres guerreras que hicieron de su voz bandera con la que intentar cambiar el mundo: Billie Holiday, Etta James, Bessie Smith, Eidt Piaf, Nina Simone, Ella Fitzgerald, Shirley Bassey o Melody Gardot,

Ha continuado su formación en diferentes cursos y entornos, con profesores y profesoras como Anita Roy (India), Celia Mur (España), Celeste Alías (España), Barry Harris (E.E.U.U), entre otros muchos, siempre profundizando, como afirma, «en la música que más me llena: soul, funk, swing y jazz».

Compagina su formación con diferentes proyectos que circunvalan sus gustos musicales a través de formaciones con las que en la actualidad continúa como Alma-Zen Music, 1.2.3 Jazz! o Sara Soul Trío, entre otros.

El último proyecto en que anda involucrada es Didactic Jazz Band, un teatro concierto creado con el objetivo de acercar a los más pequeños a la música de jazz.

En 2014 y con Soul Clippers ganó el segundo premio “Mejor maqueta” en el MiáQué Festival de Porcuna (Jaén).

Y según anuncia en su facebook recientemente ha emprendido una interesante labor docente, impartiendo clases en áreas como «iniciación al canto, con técnicas de respiración, técnica vocal, pérdida del miedo escénico, una mezcla entre aprendizaje técnico y terapia emocional, dirigida a personas que quieren ponerse un poco más serias con el canto, para personas que les gusta cantar por hobby y personas que quieren usarlo como terapia».

Octavio Santos (piano, cello)

Octavio Santos (Madrid, 1986). Aunque nació en Madrid se crió en Almería. Ha estudiado música desde los ocho años, licenciándose en la especialidad de violonchelo en el Real Conservatorio Superior de Música Victoria Eugenia de Granada.

Su gran y principal pasión es la música a la que se dedica por completo, componiendo canciones tanto con el cello como con el piano, realizando conciertos en público e impartiendo clases y talleres.

Su trayectoria en el ámbito del jazz comenzó en Clasijazz hacia el año 2003, donde inicio su estudio de forma autodidacta y asistiendo a diversos cursos y seminarios con profesores como el pianista Kenny Barron, o los trompetistas David Pastor y Joe Magnarelli, entre otros.

Ha autoeditado el disco de jazz Contrastes con canciones originales, entre ellas “Bossando” que será interpretada por el Clasijazz Combo Latino.

En el ámbito del jazz toca habitualmente en Clasijazz con el cello o el piano junto a formaciones como la Clasijazz Big Band Latina dirigida por Fernando Wilhelmi, la Clasijazz Big Band Swing & Funk o la Orquesta FIMA con la que participó como cellista en los extraordinarios conciertos interpretando los repertorios de Stan Getz Focus, Clifford Brown with Strings y sendos Jobim Sinfónico, con arreglos, transcripción y dirección del director italiano Duccio Bertini.

Y reciente es su colaboración con el Clasijazz Combo Latino, que se presentó con gran éxito en el marco del XXVII Festival de Jazz de Almería 2019.

En el campo de la música clásica suele presentarse en diversos escenarios con diversos proyectos, entre otros, los conciertos de presentación de sus grabaciones.

Ha publicado dos álbumes, Cheloterapia y Piano al cielo, en plataformas digitales en los que muestra su faceta de compositor más experimental

En la actualidad se encuentra componiendo su próximo disco con canciones originales para violonchelo y orquesta.

Si desean escuchar su música y seguir sus conciertos, visiten su web: octaviosantos.com.

Rafael ‘Fafi’ Molina (contrabajo)

Rafael ‘Fafi’ Molina Herrera (Almería, 1954). Absorto en la música desde siempre, desde los 9 años con el maestro Richoly, con la bandurria, el laúd, la guitarra. Luego el bajo eléctrico y grupos locales, y el flamenco y el jazz que incendiaron su espíritu y sus andanzas por Barcelona codeándose en jam sessions y grabaciones con grandes como Enrique Herrera, Joan Albert Amargós, Max Suñé, Toti Soler, Gato Pérez, Sisa (colaboró en Quaselvol nit pot sortir el sol), o Jordi Sabatés, y conoció al bajista Carles Benavent. Y en Granada como músico de Carlos Cano con quien realizó la primera grabación del Himno de Andalucía y el álbum A la luz de los Cantares. Y desde 1978 asentado en esta ciudad donde, entre otros, creó y formó parte de formaciones como Chanca y luego La Bulla Blues Band, con el guitarrista Alberto Bonilla organizó el Taller de Músicos de Almería del que surgieron grupos que participaron el IV Festival Internacional de Jazz de Almería. En los 90 creó el grupo de fusión Sonido Blanco actuando con frecuencia en la Peña el Taranto, como en el memorable homenaje al guitarrero almeriense Antonio de Torres, donde compartió cartel con Juan Habichuela, Tomatito y Niño Josele. Luego Groove Jazz Collective que actuó en numerosas sesiones del Georgia Jazz Club, donde acompañó al trompetista norteamericano Stephen Franckevich y participó en el X Aniversario del Boulevard del Jazz (1995), programa radiofónico de Canal Sur Radio dirigido por Javier Domínguez, junto a Paul Stoker, Chano Domínguez, Guillermo McGuill e Insólito Club. Colaboró artistas y grupos significativos de la escena local: Miguel Saavedra, Alberto Bonilla, José del Olmo, Paco Rivas, Pepe Viciana, Agustín Sanchis, Antonio Gómez,  Indal Jazz o Petit Comité.

Dirigió el grupo de jazz del Aula de Música dependiente del Vicerrectorado de Extensión Universitaria de la Universidad de Almería, organizó un taller de improvisación e impartiendo clases de teoría del lenguaje de jazz.

Con el nuevo milenio su ímpetu musical le llevó a integrarse en el grupo del Niño Josele, actuando en el Festival de Flamenco de la Feria de Almería, Festival de Jazz de El Ejido y en la Bienal de Flamenco de Sevilla. Formó la UAL Jazz Band que participó en el Festival de Jazz de El Ejido, Níjar y en el San Juan Evangelista de Madrid. En 2003 colaboró con el grupo teatral La Torna y en 2004 con el grupo de la vocalista Chelo García. Con el percusionista Salvador Martos y el guitarrista Ruben de Rosario fundó Plaza Vieja en la onda del nuevo flamenco y en 2007 el grupo de fusión Tangai. En 2009 colaboró con el guitarrista y cantaor flamenco El Niño de Las Cuevas en su espectáculo Sinfonía Flamenca. Actuó en el Festival Flamenco de Los Escullos junto al Niño Josele y el bailaor Juan de Juanes, liderando su propio grupo. En 2010 fue miembro de Pepe Viciana Jazz Trio. Grabó con Sensi Falán el álbum Y vivir de nuevo (2011) y colaboró en el video reivindicativo para la Restauración del  Cortijo del Fraile con La Nana del Caballo Grande. En 2012 participó en la grabación de Die Vier Spiegel des Emirs Von Córdoba, álbum de Cluse Krings de nueva música andalusí basado en la vida de Abd al-Rahman emir de Córdoba de Cluse Krings.

Músico de dilatada experiencia en el flamenco, jazz y folclor, miembro de Clasijazz, es solicitado como sideman, amén de trabajar como freelance para formaciones como Isabel Hernández Quintet o Jazz´ta Quintet presentado en esta sala en marzo de 2016 junto a José Carlos Hernández, José Diego Sarabia, Pablo Sánchez, Mike Fletcher y Pablo Mazuecos.

Antonio Linares (batería)

Pendiente de información

© José Santiago Lardón ‘Santi’ (Octubre, 2019)

Related posts

Post a Comment