Scroll to top

Con rabia


José Angel Santiago Lardón - 6 mayo, 2015 - 0 comments

VinceBenedetti (Testaccio Art of Jazz)_VillaCelimontanaJazz2005_02

A lo largo de ya casi cuatro décadas de vicio jazzístico he sido testigo de un hecho tan crucial como asombroso, en este país, en esta región de acento sureño y mediterráneo, en la práctica totalidad de sus tierras ha germinado un afán por el jazz sin precedentes, y ha brotado en los lugares más inusitados, como en una infinita y feraz primavera, una aguerrida cohorte de músicos que pueden medirse cara a cara con lo más cool de la escena internacional, y que apellidos como González, Albero, o Pérez sean sinónimos equiparables a Rollins, Garrison o Jones.

No es momento éste de entrar en sesudo análisis de las razones que han alentado a que tan crecido número de jóvenes haya abrazado el desabrido mundo del jazz, en tantas ocasiones maltratado, ninguneado, cuando no despreciado: música de negros, a nadie interesa… Valga por ahora hablar de pasión, esfuerzo, estudio, ilusión, de forjar cultura… Porque de eso se trata, de cultura, de esa tontería casi etérea, pero que tanto cuesta alcanzar, y que es la mera esencia de la vida, si me apuran todo, puro goce, pese a que en las obtusas altas esferas decisorias anden con la vista esquiva o hagan mutis por el foro —¡ese sinsentido del 21% de IVA!, por hablar de algo más que ofensivo.

Indemnes a la desazón los cats de esta noche —con el beneplácito de maestro Vince— dan fe de ese largo camino, de su tránsito por tan proceloso camino, de hollar “el jazz en el agridulce blues de la vida”, que no es una frase hecha sino el título de un libro de Wynton Marsalis, quizás porque anden ya poseídos sin remedio por “el veneno del jazz”, que también es un libro, una ácida novela policiaca con trasfondo jazzístico de la escritora Charlotte Carter, y ya en vena literaria —en un mes se celebra el Día del Libro—, músicos que llevan “una vida a muerte” —biografía de Nina Simone— y hacen propia “la rabia de vivir” —ahora la autobiografía del clarinetista Mezz Mezzrow, Really the blues, en la edición inglesa — y echando mano de nuestro acervo literario, “Qué buenos vasallos, si hubieran buen señor”.

Hermosa tontería esta de la cultura. ¿No les parece?

 

 Vince Benedetti Quartet. Vince Benedetti (p) Antonio González (st) Bori Albero (b) Julio Pérez (d). Clasijazz, sábado 28.03.2015

©José A. Santiago Lardón ‘Santi’ (24 de marzo de 2015)

Related posts