Scroll to top

El corazón de la ciudad en el baúl de don Bebo (batanga)


José Angel Santiago Lardón - 26 abril, 2015 - 0 comments

Yo quiero tocar hasta que me muera”. Bebo Valdés (1918-2013)

Big band Clasijazz Bebo

Atardecer índigo en la bahía trazada entre Punta Entinas y Cabo de Gata, una ligera brisa acre marina perfuma el ambiente, pudiera ser La Habana, pero es Almería…. Vuela el recuerdo a mayo de 2005… Don Bebo en el horizonte de Roquetas de Mar, Chucho aquí mismo, la misma bahía, la misma luz radiante como de fotografía de don Carlos ­—Pérez Siquier—, una oscilante trainera deja un trazo blanco espuma en la mar.

Silencio. Fundido en negro. Un foco ilumina al enorme y desvencijado baúl que yace en el centro del escenario cuajado de sellos: La Habana, New York, París, Estocolmo, Madrid, Almería. Silencio. Se abre la tapa con inquietante chirrido de goznes mal engrasados y de su negra entraña de noche van saliendo con tímida expectación saxos, trombones, trompetas, un pianista —otro don, Pablo Mazuecos para más señas—, contrabajo, batería, congas y tundidoras,¡toda una big band!, hombres y mujeres abrazados a violines, a violas, a cellos, dos contrabajos más, ¡una orquesta de cámara!, y una mujer a quien dicen Sensi Falán —resonacia marina en su voz aguda como de chillido de gaviota, grave como el eco espiral de una caracola­— y la poderosa voz tenor de Sergio Núñez, el corazón partido entre almeriense y canario y otro don, Latino, Francisco Blanco, cordobés pero valenciano de Sedaví sujetando en una mano la broncínea boa del saxo barítono y en la otra un abultado hatillo de papeles pautados de pentagramas mágicos, los papeles de don Bebo. Chasquea los dedos, y uno y dos y tres…

All that jazz… un oleada de vientos incendia el recinto con las resonacias cobrizas de una descarga, ingenio de don Bebo como lo es ese ritmo afrocubano de la batanga, “Nocturno en Batanga”, y “Lizzy”, tema central de la película Chico y Rita, y el desconsuelo de “Deportación” a tutti cuerda, y tiempo de boleros como “Bésame mucho” o “Sabor a ti” en las impagables voces de Sensi y Sergio, o la tristeza de “Love for Sale”, y otra descarga es “Persecución”, y el alma cubana vibrando en “Tin Tin Teo” o “Mambo Heard” y así durante casi dos horas mientras en la pantalla titilaban imágenes del film, de la arquitectura colonial de una La Habana tan cercana a la del ayer de Almería derruida bajo la picota de los nuevos tiempos.

Gentes de Almería, del colectivo Clasijazz —Big Band y Orquesta Sinfónica FIMA—, pero también de otros territorios que quisieron sumarse a la celebración, el saxo alto del inglés Mike Fletcher, el trombón de Colomer, el tenor de Enrique Oliver, la trompeta de Voro García…y desde la lejanía los arreglos de Jesús Santandreu buscando el zen en China, o los de Perico Sambeat acaso ahora en su Valencia natal

Silencio. Yace en el escenario el baúl de don Bebo atesorando en sus entrañas el corazón de la ciudad, presto a desatar, cual caja de Pandora, y a la menor provocación otra explosión de descargas, batangas, mambos, boleros… Yace en la memoria un hartazgo de música, materia sutil y etérea pero de remembranza tan honda como tajo de fierro.

 

 

La música de Chico y Rita. Tributo a Bebo Valdés. Clasijazz Big Bang. Orquesta Sinfónica FIMA. Sensi Falán. Sergio Núñez. Francisco Blanco ‘Latino’ (director invitado). Auditorio Muncipal Maestro Padilla. Almería. Domingo 1 de marzo de 2015. 19:30

©José A. Santiago Lardón ‘Santi’ (3 de marzo de 2015

Related posts