Impressions

Jazzmeia Horn. A Jazz Suite

Jazzmeia Horn (voz). The Artistry of Jazz Horn: Victor Gould (piano) Géraud Portal (contrabajo) Henry Conerway III (batería). Clasijazz, lunes, 16 de  abril de 2018. 22:00 H.

Jazzmeia: A Jazz Suite

Uno. El nacimiento de una voz

«Cuando se canta en la iglesia, no es por entretenimiento, son espirituales para elevarse». Jazzmeia Horn.

Al margen o más allá de notas biográficas y desarrollos curriculares, lo que hoy parece cierto es que Jazzmeia Horn ha sabido en poco tiempo y pese a su juventud, catalizar y atraer la atención del público y, por supuesto, de la crítica.

La extensión de su registro vocal y su dominio técnico trajó de inmediato a la mente de muchos el recuerdo de Ella Fitzgerald, sobre todo por la práctica del scat. Sin embargo, sus fuentes iniciales fueron otras…

En el principio estuvo el canto, el góspel de la iglesia, los espirituales… Allí, en esos himnos religiosos de exaltación y liberación, germinó el origen de todo y el origen de su propio nombre.

Porque Jazzmeia es su nombre real —no uno de combate, ni inventado en cualquier despacho por un agente o especialista en managament—, el nombre que le puso su abuela paterna al nacer:

«Mi abuela, que estaba casada con un pastor eclesiástico y tocaba el piano y el órgano en la iglesia, eligió mi nombre, Jazzmeia […] Ella quería ser músico profesional, pero como estaba casada con un ministro de la iglesia no podía interpretar música laica como el jazz o el blues profesionalmente. Esa fue la razón por la que al nacer me puso el nombre. De algún modo, continúo su legado».

Así, Jazzmeia creció en un entorno familiar vinculado a la iglesia, su madre cantaba en el coro y ella también, desde los tres años hasta que terminó la educación secundaria. Además su padre era batería.

Más tarde, mientras estudiaba en la célebre Booker T. Washington High School de Dallas, Roger Boykin, uno de los profesores y conocido multiinstrumentista actuó como acelerante de su futura afición por el jazz…

«Un día vino con un Cd en la mano y me pidió que lo escuhase. Uno de los temas era de Sarah Vaughan cantando “Shule-a-Bop” y nada más escucharlo penetró en mi mente de tal modo que me dije, esto es lo que quiero hacer el resto de mi vida, no quiero hacer otra cosa que no sea esa».

Después vino la profunda influencia de Betty Carter —acaso la más innovadora, y rebelde, vocalista de la historia del jazz—, evidente en su forma de instrumentalización vocal a la manera bop expresada en sus personales y vibrantes solos improvisados con un original y amplio rango de contralto capaz de alcanzar notas altísimas.

Y por fin, el reconocimiento o, si se quiere, la fama, algo a lo que ella apenas presta atención, porque:

«Ahora, siendo madre y esposa y educadora y música no tengo tiempo para pensar en eso».

El resto es futuro, sueño e ilusión, el mismo que el futuro del jazz, pero asumiendo una alta responsabilidad:

«Mi abuela me dijo que debía ser responsable tanto de la generación anterior a la mía como de la posterior».

Dos. Una biografia (Oficial)

«Me siento agradecida por dedicarme a la música profesionalmente y abrigo el profundo deseo de insuflar en las almas de los demás el espíritu de la música». Jazzmeia Horn.

Jazzmeia Horn (Dallas, Texas, 19.04.1991). Ganadora en 2015 del Thelonious Monk International Vocal Jazz Competition y en 2013 del Sarah Vaughan International Jazz Vocal Competition, Jazzmeia posee un nombre que habla por sí mismo sobre su auténtica esencia. Desde Dallas (Texas), su reputación de artista emergente (“Rising Star) no tardó en llegar a Nueva York. Deseosa de iniciar su carrera como solista se trasladó a Nueva York en 2009 para graduarse en The New School for Jazz and Contemporary Music, y pronto comenzó a actuar como sidewoman con destacados músicos: Winard Harper, Junior Mance, Billy Harper, alumnos del Lincoln Center, Vincent Gardner, Delfeayo Marsalis, Mike LeDonne, Peter Bernstein, Johnny O”Neal, Vincent Herring, Kirk Lightsey, Frank Wess y Ellis Marsalis.

Al poco empezó a aparecer en importandes festivales internacionales de jazz y en míticos clubes como Lenox Lounge, Bill”s Place, The Apollo, The Blue Note, Dizzy”s Jazz Club-Coca Cola, Minton”s, The Jazz Standard, Smalls Jazz Club, Zinc, Jazz Gallery, Birdland, y en The New Jersey Performing Arts Center.

Además de los premios citados ha recibido otras distinciones como los premios concedidos por la revista Downbeat (Student Music Award Recipient 2008 y 2009); el Best Vocal Jazz Soloist Winner 2010; en 2013 el Betty Carter Jazz Ahead Program at The Kennedy Center (Washington D.C.), en 2012 el Rising Star Award de la Sarah Vaughan International Vocal Jazz Competition, fue finalista de la MidAtlantic Jazz Vocal Competition en 2014 y en 2015 el premio de la XVI Annual Central Brooklyn Jazz Consortium”s Young Lioness.

En la actualidad imparte clases de jazz en el NJPAC Well’s Fargo (Programa de Jazz para jóvenes) y en Jazz In The Schools Program in Newark (New Jersey).

Actúa en numerosos clubes de la escena nacional e internacional liderando su vigoroso grupo The Artistry of Jazz Horn que suele incluir pianista, batería, contrabajista, saxofonista, poeta, bailarín y a ella como vocalista. Confiesa que es una persona humilde para quien la música está por encima de Dios.

Tres. Un Manifiesto: A Social Call

«Con A Social Call quise hacer música intensa y profunda que iluminase y curase, música con la que se pueda bailar o gritar».

A Social Call (Prestige, Concord, 2017) su primer álbum, contó con la colaboración de Victor Gould (piano), Ben Williams (contrabajo), Jerome Jennings (batería, percusión) Stacy Dillard (saxo tenor), Josh Evans (trompeta) y la participación especial del trombonista Frank Lacy..

Incluye 10 temas: Tight, East of the Sun (West of the Moon), Up Above My Head, Social Call, People Make the World Go Round, Lift Every Voice And Sing/ Moanin, The Peacocks (A Timeless Place), I Remember You, Afro Blue/ Eye See You/ Wade in the Water y I’m Going Down.

El título del álbum asume una doble significación, una musical y otra política. La primera hace referencia a Betty Carter, su gran influencia estilística, y al álbum que publicó para Columbia en 1955 que, además contiene el tema de título homónimo compuesto por el saxo Gigi Gryce y con letra de Jon Hendrichs. La segunda es una llamada al compromiso social y militancia reivindicativa ante el progresivo deterioro de la situación y las injusticias contra el pueblo afroamericano —asesinatos de negros: «Black lives mater…»— y los inmigrantes latinos, recogida a modo de manifiesto en “Afro Blue / Eye See You / Wade in the Water”, la única composición original de Jazzmeia incluída en el álbum. El tema comienza con una relectura de un clásico de Mongo Santamaria a dúo entre cantante y batería, seguido de una glosa social narrada a modo de rap y concluye transformado en un profundo spiritual. Aquí, Jazzmeia da fe tanto de su formación inicial en los espirituales negros como del acervo cultural de sus antepasados africanos.

Pero también en el tema inicial del álbum muestra su querencia hacia la legendaria Betty Carter. En el conmovedor e inquietante “Tight”, una de las composiciones más conocidas de Carter, Jazzmeia desarrolla un vertiginoso canto en scat cargado de cruda intención.

El álbum incluye además magníficos temas como el poema-himno “Lift every voice and sing/Moanin”, sobre la base musical del célebre tema del pianista Bobby Timmons; “East of the Sun” que Sarah Vaughan grabó en 1950 junto a Miles Davis; la hermosa balada “The peacocks” del pianista Jimmy Rowles o dos versiones jazzísticas de éxitos del rhythm & blues: “People make the world go round” y “I”m going down”.

El álbum incluye además temas como el poema-himno “Lift Every Voice and Sing/Moanin”, sobre la base musical del célebre tema del pianista Bobby Timmons y registrado por los Jazz Messengers de Art Blakey; “East of the Sun” que Sarah Vaughan grabó en 1950 junto a Miles Davis; la hermosa balada “The Peacocks” del pianista Jimmy Rowles o dos versiones jazzísticas de éxitos del rhythm & blues: “People Make the World go Round” y “I’m Going Down”.

Cuatro. Coros (a cuatro voces y solista)


«Jazzmeia Horn es el futuro del jazz!». Larry Rosen (músico, productor, ingeniero de sonido y empresario)

«No es solo una vocalista, sino una música con gran oído que madurará con los años». Al Jarreu, cantante

«Una de las mejores voces que he escuchado en los últimos 40 años». Jon Hendricks, cantante recientement fallecido.

«Una cantante que sobresale entre otras porque impregna de naturalidad cada una de las canciones que canta. Jazzmeia es una intérprete para quien cada palabra, cada gesto y cada ornamento es parte de su expresión personal, mudable según sea el instante del directo». London Jazz News.

Cinco. The Artistry of Jazz Horn

Victor Gould (piano)

Victor Gould (Los Ángeles, California). Comenzó a tocar el piano a los cuatro años. Tuvo la fortuna de crecer en un hogar en el que sus padres le apoyaron sin reservas.

Siendo aún estudiante en Berklee College of Music de Boston recibió una beca Herbie Hancock Presidential Scholarship. Y justo tras su graduación se presentó al prestigioso The Thelonious Monk Institute of Jazz donde obtuvo el grado de master.

Entre las distinciones y honores recibidos destacan el premio concedido en 2009 por la ASCAP Foundation Young Jazz Composer Award, y en 2006 fue finalista del Thelonious Monk International Piano Competition.

Se erigió rápidamente como destacado y reconocido músico tanto en la escena neoyorquina como en la internacional. Pronto se integró en el cuarteto del saxofonista Donald Harrison, en el que permaneció largo tiempo, interviniendo en la grabación de tres álbumes y un video y en las extensas giras que el grupo realizó por Estados Unidos y Europa, incluida España.

Ha tocado o grabado con una extensa nómina de grandes figuras del jazz, entre otras, Esperanza Spalding, Terence Blanchard, Branford Marsalis, Nicholas Payton, Ralph Peterson o Wallace Roney.

En la actualidad reside en Nueva York y forma parte del quinteto del trompetista Wallace Roney con quien ha grabado hasta la fecha dos álbumes, entre ellos el excelente Understanding (HighNote, 2013) que contó además con la participación del saxo alto Arnold Lee, el tenor Ben Solomon y el bajista Daryl Jones.

Y como miembro de la formación del contrabajista alemán Holger Scheidt participó en el álbum The Tide of Life (Enja, 2014). Y además ha participado en el álbum de Jazzmeia Horn, A Social Callk (Prestige-Concord, 2017).

Su primer álbum como líder es Clockwork (Fresh Sound New Talent, 2016) e incluye 10 temas originales y uno versión de una composición de Wayne Shoreter, con arreglos propios y la colaboración de un amplio elenco de músicos: Myron Walden (st), Jeremy Pelt (tp), Anne Drummond (fl), Yoojin Park (violín), Heejin Chang (viola), Veronica Parrales (cello), Ben Williams (d), E. J. Strickland (d) y Pedrito Martínez (perc).

El álbum fue bien recibido por la crítica que, amén de su virtuosismo, destacó aspectos como el vigor y expresividad de sus composiciones, o su poderosa y exquisita sensibilidad.

Géraud Portal (contrabajo)

Géraud Portal (Bourges, Francia, 1987). Empezó a tocar la batería de forma autodidacta a los 6 años, pero su dos hermanos, pianista y batería, le convencieron de que se pasara al contrabajo para poder tocar juntos. Aún adolescente, su hermano mayor —el pianista—, le descubrió su colección de discos de Miles Davis y a Géraud le llamó la atención un estuche de Miles Davis y John Coltrane y eso acabó por convencerle a tocar el contrabajo. Autodidacta, al contrario que otros jóvenes músico, su único diploma es el expedido por una escuela forestal, pues es con el oficio de leñador con el que suele ganarse el pan la mayor parte de su vida

En 2004 comenzó a tocar de manera profesional en el Crescent Jazz Club de Mâcon y pronto el saxofonista francés Gaëll Horellou le introdujo en el círculo parisino, tocando con algunos de los más destacados jazzmen, incluido Gaëll y en especial con su amigo de infancia y excelente pianista Etienne Déconfin con quien mantiene una especial empatía musical, presentándose en prestigiosos clubes como Cher o Duc des Lombards.

Entre 2006 y 2009 alternó estancias entre París y Nueva York, donde conoció a William Parker, contrabajista de vanguardia, compositor, educador y escritor con quien estudió de forma privada. Después pasó una temporada en New Jersey donde estudió a fondo música y compartió el día a días con su ídolo, el saxofonista y compositor David S. Ware. Regresó a Francia con la profunda convicción de que David había tocado algo en lo más profundo de su ser, le había abierto un camino: «la música realmente podía cambiar las cosas»

En París volvió a los escenarios con formaciones regulares, entre otras las del saxo Gaël Horellou, a trío o a septeto, Cesar Poirier Sextet, Transition Cosmic Power, con Stéphane Belmond y de modo especial con su viejo compañero en formaciones de diverso formato.

En 2012 puso rumbo de nuevo a Nueva York, ahora dirección Brooklyn, instalándose en casa de Bill Lee, contrabajista y padre del cineasta Spike, que alquilaba habitaciones de su casa de Fort Greene a jóvenes virtuosos deseosos de trabajar día y noche. Allí se puso en contacto con inquietos músicos con los que luego entraría por primera vez en un estudio de grabación, entre otros con Arnold Lee, sobrino de Spike y saxofonista apasionado por Coltrane, el tenor Ben Solomon y su amigo Etienne. El resultado fue el álbum Fort Greene Story publicado en 2014 por el sello francés Gaya Music y en el que además  intervino el batería Kush Abadey.

En 2013, tras varios meses en suelo americano y el visado caducado, regresó a su habitual actividad de leñador. Abandonó el contrabajo y decidió pasar por una escuela forestal para formalizar su estatus de leñador.

Sin embargo en 2014 retomó el instrumento y puso rumbo otra vez a Nueva York para grabar su segundo álbum, Brothers, en clara alusión a su amigo Etienne con quien colidera la grabación, junto al tenor Ben Solomon y el batería Kush Abadey editado como el anterior por Gaya Music en 2015.

Desde entonces reside en París donde se le puede oír con el trío del prestigioso batería americano Ari Hoening, en los clubes parisinos pero también en la región francesa de Berry, donde organizó un circuito de conciertos y encuentros con su amigo. Además es activo animador de las jam sessions de los viernes del club Duc des Lombards, labor de la que se siente orgulloso, buscando encuentros con músicos de todos los confines o americanos de paso por París, «una experiencia muy enriquecedora y un ambiente extraordinario”, según sus propias palabras.

Gracias a este privilegiado estatus en un club de referencia se ha labrado una gran reputación y ha multiplicado sus bolos y multiplicado los bolos como sideman.

En 2015 creó una nueva banda, Migus Music, con la que tiene previsto grabar su próximo álbum. Mingus es, además de su inicial Coltrane, otra de sus grandes influencias y ahora lo que le interesa por encima de todo. Con Mingus comparte el toque viril, telúrico, enraizado en el blues, y su sonoridad sobrehumana, casi animal, como a madera maciza.

Henry Conerway III (batería)

Henry Conerway (Detroit, Michigan). Es uno de los más solicitados baterías de la escena jazzística estadounidense desde que se instaló en Nueva York en 2015, como atestiguan sus colaboraciones en giras internacionales con destacados artistas como el legendario cantante Freddy Cole; el trompetista del Jazz at Licoln Center, Marcus Printup; la ganadora del Thelonious Monk International Jazz Vocal Competition de 2015 , Jazzmeia Horn; el trompetista Russell Gunn, nominado a un Grammy y director de la Count Basie Band; el también trompetista Scotty Baranhart así como sus numerosas actuaciones con la Jazz at Lincoln Center en Doha (Qatar).

Ha participado en destacados conciertos y festivales, entre otros, Atlanta Jazz Festival; Jacksonville Jazz Festival; Savannah Jazz Festival; National Black Arts Festival; Toronto Jazz Festival; The John F. Kennedy Center for the Performing Arts; The United Trombone Summit (Indiana University) junto a Slide Hampton, Steve Turre, Curtis Fuller y Bill Watrous; Birmingham Jazz Festival; The Gulf Coast Ethnic & Heritage Festival. Además ha actuado en The Beverly Hilton (Beverly Hills, CA) con el proyecto A Tribute To Ray Charles; Mount Vernon Jazz Series (Golden, CO) con figuras del jazz como el trompetista Nicholas Payton y el guitarrista Russell Malone, así como en prestigiosos clubes neoyorquinos: Minton’s, Birdland, Smalls, Smoke o el Dizzy’s Club Coca-Cola del Jazz at Lincoln Center.

Nativo orgulloso de Detroit supo aprovechar las múltiples oportunidades educacionales y culturales que ofrecía esa maravillosa gran ciudad, tocando ya como estudiante en la secundaria en el Detroit Jazz Festival, estudiando durante muchos años bajo la tutela del gran trompetista Marcus Belgrave (fallecido en 2015), ocupando atril durante largo tiempo de la Detroit Symphony’s Civic Jazz Orchestra.

Su sed por el lenguaje del jazz fue alimentado tanto por su madre, amante de la música, quien le ofreció actuaciones en directo de todo tipo, como  por su padre, un brillante violinista clásico con quien compartió un profundo amor por el jazz en todas sus facetas.

A punto de matricularse en el histórico y prestigioso Morehouse College de Atlanta —en el que se graduó en composición musical—, cofundó el grupo Jaspects, que no tardó en descollar en la escena musical de esa ciudad, alcanzando gran éxito, vendiendo miles de copias de sus grabaciones, multiplicándose las giras y colaborando con destacadas figras como Maroon 5’s P.J. Morton; con la cantante nominada a un Grammy Janelle Monae; con el cantante y actor Tyler Perry (Tony Hightower) o con la vocalista de soul Janelle Monaea que intervino en las grabaciones del grupo Jaspect.

Además ha compuesto música original para cine y actuado en obras teatrales estrenadas en Broadway, entre otras, la nominada a los premios Tony Shuffle Along, or, the Making of the Musical Sensation of 1921 y All That Followed.

Elogiado por la crítica y por otros grandes músicos, de él se ha dicho, por ejemplo, Rusell Gunn, trompetista y compositor nominado a un Grammy: «Henry Conerway III es una nueva y gran voz de la batería moderna. Entiende e interpreta la tradición alternándola con el aquí y el ahora».

© José Santiago Lardón “Santi” (Abril, 2018)