Scroll to top

Jazz’ta Quintet: Justo a tiempo


José Santiago Lardón 'Santi' - 20 marzo, 2016 - 0 comments

2016-03-11 23.25.48

«El que aprende y aprende y no practica lo que sabe, es como el que ara y ara y no siembra». Platón

Es sabido que una big band, entre tantas otras cosas —puro divertimiento, fragor que nos hace bailar o soñar…— es un genuino vivero de músicos, una cantera, un espacio para el encuentro, la investigación y el aprendizaje. Es el inicio de un arduo camino, la mejor manera de afrontar el futuro de una música como el jazz cuya esencia es puro mañana.

En La música es mi amante Duke Ellington lo exponía con sabias palabras: «Hay un sinfín de bandas en los colegios y universidades con jóvenes muy preparados que se aplican y quieren convertirse en músicos profesionales, del mismo modo que hay muchísimos músicos muy buenos que se dedican a la enseñanza de esos jóvenes». Y Lee Konitz en una entrevista concedida a El País en 2007 negaba los malos augurios que a cada tanto se ciernen sobre el futuro del jazz, aduciendo que «la prueba es que cada día hay más escuelas y más estudiantes. Los jóvenes saben mucho, tocan muy bien y dedican grandes esfuerzos a encontrar su propia voz… que es lo que hacemos todos».

En las big bands tradicionales, y en las de vanguardia, se curtieron, formaron y echaron alas quienes al cabo del tiempo fueron figuras señeras: Charlie Parker, Miles Davis, Coltrane, pero también grandísimos virtuosos como Johnny Hodges, Roy Eldridge, Harry ‘Sweets’ Edison, Lester Young, Ben Webster o Don Byas por citar algunos clásicos. Y todos ellos gustan de volver, a cada tanto, a su seno para reencontrarse con los orígenes, para compartir, sentir el vibrato sublime de su explosión sonora, o divertirse. Una necesidad como el agua que sacia, como el aire que aspiramos, como la vida misma.

Y aquí, en Almería, en el seno de la Clasijazz Big Band Swing & Funk, la benjamina, la hermana menor, de breve pero ya intensa vida, se curten, educan y disfrutan un aguerrido grupo de jóvenes estudiantes que dividen su tiempo entre la formación académica habitual con los estudios musicales, asistencia a talleres y seminarios, master class y otras actividades creativas.

Jazztat Quintet 2

Jóvenes que dan la gran sorpresa, que no lo es tanto para un observador atento, porque se veía venir, flotaba en el ambiente, era la consecuencia lógica del esfuerzo y la ilusión.Y como sucede en todo cuento, erase que se era cuatro jóvenes bing bandseros, de la Clasijazz Big Band Swing & Funk por supuesto, que dijeron ¡Ya está! ¡Hagámonos quinteto!, y del caos y la nada surgió Jazz’ta Quintet, cabal onomatopeya de un deseo o, si permiten la analogía arquitectónica, un arco de cuatro dovelas trabadas por la clave experimentada del contrabajista Fafi Molina y para esta ocasión alzado a modo de pórtico sobre las firmes columnas del saxofonista Mike Fletcher y el pianista Pablo Mazuecos, maestro y mentor

BB Clasijazz Swing Pablo Sanchez

Jóvenes miembros de la big band como el baterista Álvaro Sánchez, también vibrafonista, devoto de la música latina y con un extenso bagaje a sus espaldas como la joven Dixieland o la big band del conservatorio de Almería, o el sonido bluesy a lo montgomery de la guitarra de caja honda de Pablo Sánchez, o el trombonista José Diego Sarabia cuya progresión musical es asombrosa y de quien dijo Barry Harris que poseía un sonido hermoso y que llegaría lejos si se esforzaba, y que ya imparte taller en esta casa, al igual que el fogoso trompetista José Carlos Hernández quien, amén de talleres de trompeta, combo y big band infantil, tuvo la osadía de poner en pie junto a su colega, el saxo tenor Aurelio Muñoz, la Bigbandarax, con muy jóvenes alumnos y alumnas de la Escuela Municipal de Música de Gádor y la Escuela de Música Martínez Muñoz de Alhama de Almería de las que son sus respectivos responsables. La banda, dirigida por José Carlos, vio la luz en marzo de 2015 y se vistió de luces en esta sala el 26 de junio de ese año.

Jazz’ta Quintet es, además y sobre todo, el grito de júbilo tras el sueño hecho realidad, como grito es el blues, el gospel, o una song work, o como lo fue el hard bop, viaje de ida vuelta a las raíces del jazz, o “en esencia, se trataba de devolver al jazz moderno a sus orígenes del blues y la música gospel”, como escribió Horace Silver (1928-2014), el pianista más representativo de este estilo, en su autobiografía Let´s go to the nitty gritty (Oxford University Press, 2006), porque “El jazz debe tener su puntito picante, si no, no sabe a nada”.

Hard bop es el punto partida y el bautismo musical de estos jóvenes aunados en quinteto que asumen un repertorio complejo y poderoso, pleno de matices, de la mano de dos de sus máximos exponentes, amén de grandes entre los grandes de la historia del jazz: el citado Silver y el extraordinario trompetista Lee Morgan (1938-1972), muerto prematuramente a los 34 años. Entre los temas de Horace Silver “Mexican Hip Dance”, “Señor Blues”, “Mary Lou”, “The Jody Grind”, “Filthy McNasty”, “The Preacher”, “Son for my Father” (Cantiga para meu pai), “Silver Serenade” o “Nutville” y entre los de Lee Morgan “The Sidewinder”, “Ceora”, “Totem Pole”, “Boy, what a Night”, o “I Remember Clifford” la hermosísima balada que Benny Golson compuso en memoria del trompetista Clifford Brown (1930-1956) otro de los grandes y tema obligado para cualquier intérprete del instrumento. Un repertorio que ha cautivado a los miembros del grupo y con el que esperan que el público no sólo disfrute sino que salte y baile con extrema efusión.

Jazz’ta Quintet se presentó el pasado diciembre de 2015 en el Café Jazz Broadway de Alhama de Almería acompañados por el gran saxofonista malagueño Enrique Oliver, ante un público totalmente entregado.

*

Molina, Fafi

Fafi Molina (Almería, 1954) Absorto en la música desde siempre, desde los 9 años con el maestro Richoly, con la bandurria, el laúd, la guitarra. Luego el bajo eléctrico y grupos locales, y el flamenco y el jazz que incendiaron su espíritu y sus andanzas por Barcelona codeándose en jam sessions y grabaciones con grandes como Enrique Herrera, Joan Albert Amargós, Max Suñé, Toti Soler, Gato Pérez, Sisa (colaboró en Quaselvol nit pot sortir el sol), o Jordi Sabatés, y conoció al bajista Carles Benavent. Y en Granada como músico de Carlos Cano con quien realizó la primera grabación del Himno de Andalucía y el álbum A la luz de los Cantares. Y desde 1978 asentado en esta ciudad donde, entre otros, creó y formó parte de formaciones como Chanca y luego La Bulla Blues Band, con el guitarrista Alberto Bonilla organizó el Taller de Músicos de Almería del que surgieron grupos que participaron el IV Festival Internacional de Jazz de Almería. En los 90 creó el grupo de fusión Sonido Blanco actuando con frecuencia en la Peña el Taranto, como en el memorable homenaje al guitarrero almeriense Antonio de Torres, donde compartió cartel con Juan Habichuela, Tomatito y Niño Josele. Luego Groove Jazz Collective que actuó en numerosas sesiones del Georgia Jazz Club, donde acompañó al trompetista norteamericano Stephen Franckevich y participó en el X Aniversario del Boulevard del Jazz (1995), programa radiofónico de Canal Sur Radio dirigido por Javier Domínguez, junto a Paul Stoker, Chano Domínguez, Guillermo McGuill e Insólito Club. Colaboró artistas y grupos significativos de la escena local: Miguel Saavedra, Alberto Bonilla, José del Olmo, Paco Rivas, Pepe Viciana, Agustín Sanchis, Antonio Gómez,  Indal Jazz o Petit Comité.

Dirigió el grupo de jazz del Aula de Música dependiente del Vicerrectorado de Extensión Universitaria de la Universidad de Almería, organizó un taller de improvisación e impartiendo clases de teoría del lenguaje de jazz.

Con el nuevo milenio su ímpetu musical le llevó a integrarse en el grupo del Niño Josele, actuando en el Festival de Flamenco de la Feria de Almería, Festival de Jazz de El Ejido y en la Bienal de Flamenco de Sevilla. Formó la UAL Jazz Band que participó en el Festival de Jazz de El Ejido, Níjar y en el San Juan Evangelista de Madrid. En 2003 colaboró con el grupo teatral La Torna y en 2004 con el grupo de la vocalista Chelo García. Con el percusionista Salvador Martos y el guitarrista Ruben de Rosario fundó Plaza Vieja en la onda del nuevo flamenco y en 2007 el grupo de fusión Tangai. En 2009 colaboró con el guitarrista y cantaor flamenco El Niño de Las Cuevas en su espectáculo Sinfonía Flamenca. Actuó en el Festival Flamenco de Los Escullos junto al Niño Josele y el bailaor Juan de Juanes, liderando su propio grupo. En 2010 fue miembro de Pepe Viciana Jazz Trio. Grabó con Sensi Falán el álbum Y vivir de nuevo (2011) y colaboró en el video reivindicativo para la Restauración del  Cortijo del Fraile con La Nana del Caballo Grande. En 2012 participó en la grabación de Die Vier Spiegel des Emirs Von Córdoba, álbum de Cluse Krings de nueva música andalusí basado en la vida de Abd al-Rahman emir de Córdoba de Cluse Krings.

Músico de dilatada experiencia en el flamenco, jazz y folclor, miembro de Clasijazz, es solicitado como sideman, amén de trabajar como freelance para formaciones como Isabel Hernández Quintet o este Jazz´ta Quintet.

**

Fletcher Mike

Mike Fletcher (Birmingham, Gran Betaña). Educado en un ambiente musical, su padre  propicio, comenzó con el piano a los 6 años, cambió al chelo a los 8 y al saxo a los 13. Tan temprana afición le vino de su padre, saxofonista, y de la nutrida colección de música clásica de la casa familiar.

A los 16 años ingresó en el Conservatorio Superior de Birmingham, donde estudió con los saxofonistas Mike Williams y Julian Siegel. Graduado en 2005 vivió y trabajó en el Reino Unido, Alemania y España, labrándose una sólida reputación. Además del saxo alto, es virtuoso del tenor en do y la flauta, arreglista y compositor de gran personalidad creativa y un lirismo y vigor exultantes. Ha liderado bandas de diferentes formatos, desde trío a big band, con músicos como Hans Koller, Mark Sanders o Dan Weiss. Ha tocado en ciudades del Reino Unido como Birmingham, Cheltenham, Londres y Manchester, y en festivales de jazz de Bélgica, Alemania, Portugal, Suecia, Canadá y Brasil.

En 2012 llevó sus composiciones al festival de música Cambios de Brasil, y en 2013 se unió a la Orquesta de Jazz europeo como saxo alto, recorriendo el continente bajo la dirección de Ann-Sofi Søderqvist. En 2014 fue elegido para participar en el programa ECHO Rising Stars con el que realizó con su trío 11 conciertos en escenarios de ciudades europeas: Londres, Baden Baden, Hamburgo, Barcelona, Budapest, Dormund, Estocolmo, Bruselas, Birmingham o Lisboa.

Su versatilidad musical le ha permitido tocar y grabar con músicos como Tony Bianco, John Dankworth, Paul Dunmall, Bobby Previte, Tony Levin o Dan Weiss. Trabaja en proyectos de trío, noneto y orquesta de jazz.

En 2013 editó el álbum Nick of Time en trío con el bajista Olie Brice y el batería Tymoteusz Jozwiak, y en enero de 2015, Vuelta, bajo el nombre de Mike Fletcher Trio, con el mismo bajista y el baterista Jeff Williams e integrado por composiciones propias donde revela su íntima relación con Andalucía y Almería, su otra residencia emocional. Se presentó en esta sala en febrero de 2015, de la que es habitual en las jam sessions, junto a Lee Konitz o en el portentoso poyecto Mike Fletcher Quintet estrenado el pasado 6 de febrero con Julián Sánchez, Albert Cirera, Bori Albero y Ramón Prats, y el no menos interesante Antonio Gonzáles Mike Fletcher Quintet.

***

Mazuecos Pablo

Pablo Mazuecos (Almería, 1979) Poseído por la música aún antes de echar los dientes —dicen que nacieron teclas en su lugar—, se define como pasional amante de la música. Inició sus estudios musicales en el Real Conservatorío de Música de Almería en la especialidad de piano. Recibió consejos los pianistas Pierre Marie Van Caengemen o Javier Herreros, y siguió cursos con Tamas Vesmas o Juan José Pérez Torrecillas. Influencia clave en su formación y amor por la música fue su primer profesor, ya fallecido, Luis Gázquez Abad. Siguió cursos de jazz y clases de pianistas como Fabio Miano o Juan Galiardo, y de modo propio un inabarcable turbión de consejos que su avidez de esponja absorbía con inaudita voracidad: basta oirle tocar el piano para advertir la cuantía y variedad de sus recursos.

Ha dado infinidad de recitales con diferentes agrupaciones camerísticas, colaborado con la Orquesta Ciudad de Almería (Amor Brujo de Falla, Concierto para clarinete, arpa y piano de Aaron Copland o Stabat Mater de Pergolesi), con la Banda Municipal de Almería en conciertos clásicos y de jazz. Formó parte de la Ual Jazz Band con la que participó en el XXI Festival de Jazz de San Juan Evangelista de Madrid (2002). Ha tocado en jam sessions con Jorge Pardo, Joaquín Chacón, Alfons Carrascosa, Francis Posé, Tomás Merlo, Francisco Blanco ‘Latino’, Tony Belenguer, Ramón Cardo, y un infinito etc.

Es director musical de la Dixieland Clasijazz, mantuvo el cuarteto estable de hard-bop con influencias danesas González /Mazuecos/ Morente/ Mortensen. Trabajó en el Conservatorio Profesional de Danza de Almería durante cinco años, creando además músicas propias para coreografías Acompaña a grandes cantantes de la escena lírica española como José Julián Frontal o Magdalena Llamas.

Es profesor pianista acompañante de canto en el Conservatorio Profesional de Música de Almería. Forma parte de la Clasijazz Big Band, con la que se han llevado a cabo, desde su creacción en 2010, programas de altura como Concierto Sacro de Ellington, Creaciones propias, estrenado justo en el V Aniversario de la banda, Epitaph de Charles Mingus, o el reciente junto al maestro Lee Kontiz, por citar algunos. Codirige con Bori Albero la Clasijazz Big Band Swing & Funk.

Alma mater de la Fundación Indaliana para el Fomento de la Música y las Artes (FIMA), o Clasijazz, activista infatigable, promotor de las más osadas aventuras, dispuesto a afrontar cualquier música —música solo hay una— desde ámbitos tan, en apariencia, distantes como la clásica, el bolero, el jazz, la bossa, o la música experimental de libre interpretación. Conversador pertinaz los afters mudan en una suerte de aula callejera donde los límites los pone la estrechura del reloj. Y a uno se le antoja que tiene el corazón partío entre Schubert y Bill Evans.

En íntimo contacto con músicos nórdicos, con quienes suele colaborar, es responsable de organizar el Ciclo de Conciertos Internacionales, su persistencia —capaz de meter al diablo en misa mayor— ha conducido hasta esta sala a figuras como Eric Alexander, Ignacio Berroa, Joe Lovano, Grant Stewart, Pierre Dogh, Enrico Pieranunzi, Martin Andersen, Joe Magnarelli, Jim Rotondi , Dorantes, Kenny Werner, Barry Harris o Lee Konitz.

 facebook_event_1544388715859300

Jazz’ta Quintet. José Carlos Hernández (trompeta) José Diego Sarabia (trombón ) Pablo Sánchez (guitarra) Fafi Molina (contrabajo) Álvaro Sánchez (batería). Músicos invitados: Mike Fletcher (saxo alto) y Pablo Mazuecos (piano). Clasijazz 11 de marzo de 2016

©José A. Santiago Lardón ‘Santi’ (11 de marzo de 2016)

Artículos relacionados

kit digital