Scroll to top

Olia Dakogianni «Musicoma». El latido del comic


José Angel Santiago Lardón - 9 mayo, 2019 - 0 comments

Olia Dakogianni: “Musicoma”. Clasijazz, miércoles, 8 de abril de 2018.20:00 H.

Musicoma. El latido del comic

Puede que aún provoque oleadas de desprecio o, en el mejor de los casos, sorpresa una historia contada al estilo comic, o historieta, o como muchos en la ya lejana infancia llamabamos “tebeo”, un lenguaje narrativo durante demasiado tiempo denostado y condenado al purgatorio de lo banal y anatemizado como subproducto cultural.

Sin embargo y desde hace décadas, al menos desde la década de 1960, se ha erigido como medio expresivo de una profundidad y carga de gran calado y, por supuesto, como opción ideal de contar una historia. Evidente, todo arte persigue eso, contar, transmitir una experiencia, un mensaje, la máxima aspiración del ser humano.

Y una historia de inmensa hondura es la que Olia Dakogianni —la joven erasmus plus, o voluntaria que desde hace ya casi un año habita en cada uno de los rincones de Clasijazz— nos relata en Musicoma. Una historia que habla de música, de jazz, pero sobre todo de la vida, de la pasión, del amor, de encuentros y desencuentros…

Toda historia necesita personajes y Olia ha creado dos protagonistas cruciales como mensajeros de todo un complejo y feraz discurso, dos personajes heridos y bañados por la música, por el jazz, pero sobre todo por el acaecer de la vida.

Cameron y Ali son personas diferentes por origen, les distancia la edad, la realidad, el entorno social… solo comparten una situación dramática, ambos yacen sumidos en un profundo coma en un hospital. Comparten ese estado de infraconsciencia pero también de manera más o menos directa el entorno musical. Ali fue una prestigiosa cantante, Cameron el hijo de un músico.

A partir de ahí, de esa convivencia hospitalaria, Olia desarrolla un complejo mundo de relaciones, reales unas, otras fruto de la ensoñación que actúa a modo de vehículo narrativo de lo que fueron y son sus vidas: los sueños alcanzados y los perdidos, el revolucionario jazz del bebop con su héroes y leyendas como Charlie Parker, Dizzy Gillespie, Thelonius Monk, Chet Baker…

Para ello Olia conjura con sabiduría el concurso de efectivos recursos narrativos como, por ejemplo, el flashback o alteración de la secuencia cronológica, o expresivos como el hábil uso de puntos de vista o enfoque originales. Y muy personales y modernos son el descarnado trazo del dibujo o el vibrante colorido, en este caso realizados por medios digitales (tableta gráfica).

Fruto de un arduo trabajo desarrollado a lo largo de más de seis meses, Musicoma es además un sentido homenaje de Olia Drakogianni a la legendaria cantante Sheila Jordan, su primordial inspiración y a quien tuvo ocasión de conocer en su visita a Clasijazz en noviembre de 2018 y reencontrarse el pasado dos de mayo. Me atrevería a asegurar que Musicoma podría ser la otra vida de Sheila, una nueva ficción o la vida de tantas personas, de cada uno de nosotros.

La presentación contó con la colaboración de Alicia Sauds que nos dejó dos emocionantes canciones a capella y con la música creada e interpretada para la ocasión por Marios Goritsas, Myrto Kokkalia, Stergios Polizos y Maximiliano Pavlakis (Rizabov).

Una obra especial para todos los clasijazeros porque ha nacido en el seno de Clasijazz, a cuyos responsables agradeció Olia los esfuerzos vertidos en el proyecto y, porque como en alguna ocasión ha confesado, “se ha convertido en su hogar”

PD:

Los interesados que deseen reservar un ejemplar de esta singular obra pueden mandar un email a: clasijazz@hotmail.com.

© José Santiago Lardón ‘Santi’ (Mayo, 2019)

Related posts

Post a Comment