Scroll to top

Wade Matthews «Spring Tour». Interacción, tiempo y lugar


José Angel Santiago Lardón - 29 mayo, 2019 - 0 comments

Wade Matthews “Spring Tour”. Organizan: Morada Sónica, Wet Dreams Records y Clasijazz Clasijazz, jueves, 30 de mayo de 2019. 22:00 H.

Wade Matthews y la libre improvisación

«Elegir lo desconocido y el camino menos transitado, disfrutando del riesgo de sorprenderse. Viviendo en la música». Wade Matthews.

Wade Matthews, intérprete y profesor con varias décadas de experiencia en improvisación y una larga trayectoria en cursos, escuelas, conferencias y actividades didácticas, está considerado como uno de los más destacados profetas, defensores, teóricos y practicantes de la escena internacional de la llamada libre improvisación.

La improvisación es consustancial a la música desde sus mismos orígenes y es elemento fundamental en expresiones musicales como el jazz o el flamenco.

Sin embargo, no fue hasta hace medio siglo cuando la libre improvisación inició su andadura, en un principio en estrecha relación con el free jazz surgido en la década de los 60 y, pronto, como expresión autónoma con el improvisador como sujeto que interactúa con otro u otros para participar en un proceso —en lugar del habitual producto del compositor clásico— que tiene lugar en un momento y lugar determinado.

En el texto ¡Escucha! Claves para entender la libre improvisación, Matthews señala una fundamental diferencia entre composición clásica y la improvisación libre, que arroja luz sobre la esencia de esta expresión musical:

«Hemos hablado de como la composición consiste en establecer relaciones entre los sonidos. En el caso de la improvisación libre, las relaciones más importantes se establecen, no entre los sonidos, sino entre los músicos. Es importante tener en cuenta que, en una improvisación libre en grupo, cada músico está tomando sus propias decisiones acerca de cuando, cómo, y qué toca. Pongamos un ejemplo comparativo. En un dúo de violines compuesto, suenan dos violines, y a lo largo de la composición se establecen distintas relaciones musicales entre lo que tocan uno y otro. Pero todo lo que tocan ambos está compuesto por una sola persona. Es como un diálogo de novela. Dentro del argumento se trata de una conversación entre dos personajes, pero en realidad son personajes ficticios, frutos de una sola mente creativa, y su diálogo es igualmente ficticio. Pero en el caso de la libre improvisación musical, si hay dos músicos, hay también dos mentes creativas. […] El diálogo es real, y es preciso ser consciente de este detalle para entender realmente lo que está pasando en la música. Lo importante, entonces, no es juzgar, sino simplemente ser conscientes de que las relaciones que se establecen en una improvisación musical en grupo son fruto de múltiples imaginaciones, escuchas y personalidades. Son relaciones establecidas en ese mismo instante, ya que ninguno de los músicos puede prever automáticamente lo que va a tocar los demás antes de escucharlo. Puede sonar como una receta para el caos, pero no es muy diferente de una buena conversación, salvo por el detalle nada desdeñable de que los que conversan son conversadores profesionales, que dedican su vida y su arte a ello.

Así pues, en una libre improvisación, cada músico está tomando decisiones todo el tiempo. Y cuando se ve a los músicos en escenario, creando su obra, no es difícil percatarse de este proceso, sentirlo en sus posturas, en cómo se miran, en cuándo tocan y cuándo no, en el puro fluir de la música. De hecho, es probable que, de no haber reflexionado sobre ello, no nos demos ni cuenta de hasta qué punto, en la música improvisada, este elemento visual guía nuestra escucha, nuestro entendimiento de lo que ocurre. La prueba está en escuchar una grabación. A todos menos los más doctos en esta música, les resultará enormemente más complicado entenderla».

Y en una entrevista realizada por Chema Chacón para la revista Oro Molido, Wade Matthews señala como elemento clave para el desarrollo de la libre impovisación su capacidad de crear un discurso colectivo, así como:

 «La posibilidad de crear algo juntos y esto supone cuestionar una serie de ideas acerca del proceso creativo que la inmensa mayoría de las personas asociadas con las artes nunca pensaron cuestionar».

Wade Matthews

Wade Matthews (La Chapelle-St. Mesmin, Francia, 1955). Músico improvisador, compositor y escritor estadounidense de origen francés. Al inició de su carrera tocó el clarinete bajo y la flauta y en la actualidad se expresa con instrumentos electrónicos, fundamentalmente procesadores o laptop.

Se formó en Boston y Nueva York. Doctor en composición y electroacústica por la Columbia University de Nueva York. Su tesis doctoral que versa en torno a la improvisación dirigida por sonidos electrónicos la realizó en la Columbia-Princeton Electronic Music Center. Desde entonces se dedica a la libre improvisación con medios acústicos y electrónicos.

En 1989, tras su doctorado, se trasladó a Madrid donde reside en la actualidad y donde formó el colectivo de improvisación Música Libre —colectivo español de música improvisada responsable del Festival Hurta Cordel—, así como de los conciertos quincenales celebrados en El Juglar, además de colaborar con otras formaciones y músicos de vanguardia, entre otros el grupo Zyklus, el baterista Pedro López, el contrabajista Baldo Martínez o el trompetista Markus Breuss. En la actualidad coordina el ciclo de conciertos de música improvisada ¡Escucha! en el espacio Cruce Arte y Pensamiento Contemporáneo, que reune al colectivo de artistas de Madrid.

Miembro activo de la escena de improvisación internacional, al inicio de su carrera musical experimentó tanto con instrumentos tradicionales como el clarinete bajo, la flauta o el saxo alto como con sintetizadores acústicos en una profunda reflexión sobre sus límites  y posibilidades sonoras, de fraseo y relación con la respiración orientada a un lenguaje musical basado en la creación en tiempo real. A medida que la tecnología posibilitó procesadores más rápidos haciendo viable la síntesis con ordenadores portátiles, Matthews abandonó de forma gradual los instrumentos habituales de metal y madera y regresó a su inicial pasión objeto de su doctorado, ajustando un sintetizador virtual que le permitiese un control más rápido y eficaz de los parámetros sonoros tanto para tocar en solitario como interactuando con otros músicos.

En esta línea fundó en 2007 Intermedia 28 junto al fotógrafo Adam Lubroth y el guitarrista Julio Camarena, desarrollando proyectos como la combinación de grabaciones de campo con síntesis electrónica recurriendo para ello a una configuración de dos ordenadores que desde entonces es su herramienta e instrumento expresivo principal.

Matthews ha presentado su trabajo en los cinco continentes, incluyendo actuaciones en destacados escenarios como Museo de Arte Moderno (Nueva York), Centro Nacional de las Artes (México DF), Teatro Colón (Buenos Aires), Museo de Arte Contemporáneo Reina Sofía (Madrid), The Stone (Nueva York), Fylkingen (Estocolmo) y conciertos y festivales en ciudades como Londres, París, Berlín, San Francisco, Montevideo, Barcelona, Beirut, Cabo Verde, Lisboa, Dublín, Oslo, entre otras. Además de su actividad concertística, desarrola una intensa labor educativa en torno a sus ideas musicales como conferenciante y profesor visitante que le ha llevado a prestigiosos centros, entre otros, Conservatorio de París, Universidad de California (San Diego), California  Art Institute, Columbia University, Universidad de las Américas (Puebla, México) Universidad Americana de Beirut y Universidad de Limerick (Irlanda).

Escritos

Como escritor ha coordinando números de la Revista de Occidente y Doce Notas Preliminares y ha publicado en La Balsa de la Medusa, además de once tomos de la Historia de la Música Deutsche Grammophon.

En 2012 publicó el ensayo Improvisando. La libre creación musical (Turner Música), ensayo clave y de referencia en torno a la materia en español y que viene a sumarse otras obras importantes como son el texto clave del guitarrista británico Derek Bailey (1930-2005), La improvisación: su naturaleza y su práctica en la música (Trea, 2010), texto original de 1980 y actualizado en 1992; la obra de la saxofonista y percusionista gallega Chefa Alonso, Improvisación libre. Composición en movimiento (Dos Acordes, 2008), Llorenç Barber y Montserrat Palacios, La mosca tras la oreja De la música experimental al arte sonoro en España (Fundación Autor, 2009), exhaustivo análisis del panorama de la música experimental y la libre improvisación en España y el clarificador ensayo del saxofonista, compositor y escritor Josep Lluís Galiana, Improvisación libre. El gran juego de la deriva sonora (Edict Oràlia Llibres i Publicacions, 2012).

En la Introducción Matthews nos transmite las razones de la génesis de la obra:

«Este libro nace de las preguntas que me he hecho a lo largo de varias décadas de actividad profesional como improvisador musical. Nace, pues, de la praxis y de las ideas que genera un contacto diario con esta forma de hacer música. Son estas preguntas las que explican la presencia de todo lo demás […] A menudo, cuando nos interesa algo, lo más difícil no es encontrar respuestas sino aclarar qué es, exactamente, lo que estamos preguntando».

A partir de esas preguntas surgidas durante su larga experiencia como improvisador, maestro de improvisadores y espectador de improvisaciones, Matthews elabora un revelador ensayo cargado de significado sobre la libre improvisación como proceso básico de creación artística y resultado del binomio creación-intepretación y como diálogo e interacción libre entre los músicos participantes y entre estos y el público y en el que, además, analiza y da pistas sobre aspectos claves como el silencio como forma de expresión y, en especial, sobre el momento y el lugar —estar aquí y ahora— en el que se desarrolla la interpretación. Pero además polemiza y cuestiona con cierto sarcasmo y fina ironía en torno a la enseñanza y la propia etimología del término conservatorio que con sobrada razón no se llama, como debiera, exploratorio, y añade multitud de elementos signifcativos como, por ejemplo, su relación inicial con el free jazz en tanto que forma expresiva donde prima más la interacción con los músicos que con aspectos armónicos, melódicos o rítmicos más vinculados a otras derivas jazzísticas como el swing, el bebop o el hardbop. En suma, libre improvisación como lugar de encuentro donde no existen jerarquías ni predominio de un instrumento sobre otro.

Obra preciosa para músicos, pero también a todos los creadores de otras especialidades y a todos los interesados en la creatividad y la reflexión artística. Incluye, además, glosario de términos, bibliografía y un valioso índice onomástico y temático.

Y para quienes el interés les lleve más allá, Wade Matthews incluye en su completa página web (wadematthews.info) un surtido número de artículos reveladores en inglés y español.

Proyectos

Wade Matthews desarrolla en la actualidad diversos proyectos en variadas formaciones, solo, dúos o tríos y cuartetos.

En sus intervenciones solo —con el concurso expresivo de ordenadores portátiles, grabaciones de campo y síntesis sonoras— que considera como el mejor diálogo a la par que el mayor desafío, crea una música `permeable capaz de dialogar con el entorno sónido y de compartir la escucha con la audiencia, reflexionando sobre la dirección que toma la improvisación y su comportamiento en el espacio y siempre con una divisa: «Elegir lo desconocido y el camino menos transitado disfrutando del riesgo de la sorpresa. Viviendo en la música».

A dúo participa en formaciones como Genmaicha junto al guitarrista Javier Pedreira, con el percusionista mejicano Dario Bernal-Villegas, con la bailarina francesa Valérie Métivier y con el saxofonista Stéphane Rives desarrollando discursos e investigaciones de amplio espectro.

Con Genmaicha, junto a Javier Pedreira con quien colabora desde 2011, desarrolla un intenso viaje de exploración musical orientado a la experimentación, el análisis y la comparación, en una aventura por territorios desconocidos compartiendo con la audiencia la música del aquí y el ahora como divisas de la libre improvisación, en ocasiones con la colaboración de improvisadores invitados como el guitarrista británico John Bisset y el músico electrónico griego Thanos Chrysakis.

Su colaboración con el percusionista mejicano Dario Bernal-Villegas se basa, según Matthews, en dos premisas. Una parte de la idea de Roland Barhes de que el estilo no es algo que se elige, sino parte inseparable de la identidad. La otra, un principio del percusionista francés Lê Quan Ninh: «No quiero tocar música improvisada; Quiero improvisar». Así pues, el dúo reflexiona en torno al discurso musical, el como hacerla juntos, en el momento y lugar determinado, sin restricción alguna. Juntos ha publicado dos álbumes Enantio_Dromia y Parállaxis en el sello Aural Terrains.

Con la artista y bailarina francesa Valérie Métivier colabora desde hace más de una década en una asociación en la que la intimidad y la vulnerabilidad son vivo reflejo de la fuerza y expresividad artística. Suelen colaborar con el cuarteto Alientos, con la flautista Alessandra Rombola y la bailarina Ly Than Tien. Además de sus actuaciones, Métivier y Matthews ofrecen un taller de improvisación de música y danza.

Con el saxo soprano francés Stéphane Rives ha colaborado en numerosas ocasiones y fruto de su comunión es el álbum Arethusa ‎(Another Timbre, 2009), celebrado como «magia de buena fe» por la revista The Wire y de «sorprendente y memorable» por la revista Paris Transatlantic.

El cuarteto Alientos —Ly Than Tien (movimiento y poesía) Valérie Métivier (movimiento) Alessandra Rombola (flautas y objetos) Wade Matthews (síntesis y grabación de campo maninulada, percusión)—, o cuatro improvisadores, dos que trabajan principalmente con sonido y dos que trabajan principalmente con movimiento, pero con el lema común de la improvisación, no como algo que se toca o baila, sino que se es, como una forma de ser. Utilizan el sonido y el movimiento para articular un diálogo cuya ágil relación es reflejo de su capacidad de estar plenamente presente, de habitar el momento de manera total.

Intermedia 28 —Adam Lubroth (imágenes manipuladas) Javier Pedreira (guitarra electroacústica de mesa) Wade Matthews (síntesis y grabación de campo manipulada)—, trío de músicos residentes en Madrid aunados por su compromiso con la creación colectiva transmedia en tiempo real. Emplean fotografía, video, música electrónica, electroacústica y acústica, grabaciones de campo y objetos para crear improvisaciones multimedia audiovisuales no narrativas basadas en un tema que cambia en cada actuación. Han presentado su trabajo en festivales y series de conciertos en España, Francia, Irlanda, Inglaterra, Suecia y México.

Enantio_Dromia es un trío integrado por el griego Thanos Chrysakis (electrónica), el percusionista mejicano Darío Bernal-Villegas (percusión) y Wade Matthews (síntesis y grabación de campo manipulada), cuya primordial finalidad es tener la oportunidad de hacer música. Su música ha sido celebrada por la crítica como «sorprendente en su claridad, exquisita en su paleta de sonidos e inagotable invención» (James Wyness) o el resultado de un «increíble nivel de maestría musical». (Dave X, Startling Moniker). A nombre del trío apareció el álbum Enantio_Dromia ‎(Aural Terrains, 2009), si bien los miembros han colaborado además en otras grabaciones como el citado Parállaxis (Aural Terrains, 2011) o junto a músicos como Javier Pedreira como por ejemplo Garnet Skein ‎(Aural Terrains, 2013).

Selección discográfica

Wade Matthews ha realizado numerosas grabaciones para las radios nacionales de Francia, España y para la BBC, así como una veintena de álbumes para sellos europeos y estadounidenses junto a destacados improvisadores de la escena internacional

  • Zyklus, Interface (Hyades, 1990). Wade Matthews, Baldo Martínez, Pedro López.
  • Zyklus, Nude (Hyades, 1993). Wade Matthews, Baldo Martínez, Pedro López.
  • Wade Matthews / Pedro López, Fases (Modisti, 1998).
  • Aspirations and Inspirations (Creative Sources, 2004).
  • Absent Friends (Sillón, 2005).
  • Wade Matthews / Ingar Zach-Mørke, Lys (Creative Sources, 2005).
  • Quentin Dubost / Wade Matthews / Stéphane Rives / Ingar Zach, Dining Room Music (Creative Sources, 2005).
  • Wade Matthews / Ernesto Rodrigues / Bechir Saadé / Guilherme Rodrigues, Oranges ‎(Creative Sources, 2006).
  • Andrew Drury / Sébastien Cirotteau / Wade Matthews, Bszent Hun ‎(Creative Sources, 2007).
  • Enantio_Dromia: Thanos Chrysakis / Wade Matthews / Dario Bernal-Villegas-Enantio_Dromia ‎(Aural Terrains, 2009)
  • Wade Matthews / Stéphane Rives, Arethusa ‎(Another Timbre, 2009)
  • Early Summer (CONV, 2010).
  • Ernesto Rodrigues / Neil Davidson / Wade Matthews, Erosions ‎(Creative Sources, 2010).
  • Luis Tabuenca / Wade Matthews, Punto Cero Aragón ‎(Aural Terrains, 2011).
  • Wade Matthews / Jill Burton / Jim Ivy / Travis Johnson, Scrolling Up (Ilse, 2011).
  • Thanos Chrysakis / Wade Matthews / Dario Bernal-Villegas, Parállaxis (Aural Terrains, 2011).
  • Wade Matthews&Alfredo Costa Monteiro, Winter ‎(Copy For Your Records, 2011).
  • Thanos Chrysakis / Wade Matthews, Numen ‎(Aural Terrains, 2012).
  • Ayelet Lerman / Wade Matthews / Carmel Raz, Growing Carrots in a Concrete Floor ‎(Aural Terrains, 2013).Thanos Chrysakis / Wade Matthews / Javier Pedreira, Garnet Skein ‎(Aural Terrains, 2013).
  • Wade Matthews / Javier Pedreira / Ernesto Rodrigues / Nuno Torres, Primary Envelopment ‎(Creative Sources, 2014).
  • Wade Matthews / Abdul Moimême, 10 Sound Portraits ‎(Creative Sources, 2017).

© José Santiago Lardón ‘Santi’ (Mayo, 2019)

Related posts

Post a Comment