Scroll to top

Ben Monder. Las alas de libertad de la guitarra


José Angel Santiago Lardón - 20 octubre, 2019 - 0 comments

Ben Monder (guitarra). Clasijazz, domingo, 27 de octubre de 2019. 20:00 H.

Ben Monder nos visitó hace tres años —18 de noviembre de 2016—, también en solitario y en el marco del Ciclo Grandes Guitarristas Internacionales. Entonces presentaba el álbum Amorphae (ECM, 2015), ahora nos trae Day After Day (Sunnyside, 2019), doble álbum a guitarra solista y trío con un repertorio de versiones de canciones que forman parte de su educación musical y sentimental, desde Bob Dylan o George Harrison a Olivier Messiaen o Quincy Jones.

Entonces nos brindó un memorable concierto en el que dio muestras de todo cuanto la experimentación de la guitarra moderna puede ofrecer en un viaje a través de sutiles paisajes sonoros plenos de colorido y texturas, esta noche nos sorprenderá con un nuevo viaje a lo desconocido, irrepetible y único, que acontece en el momento y lugar precisos

Biografía

«Ben Monder es un músico muy evolucionado, posee un amplio registro de acordes, un excelente intérprete». Pat Metheny

Ben Monder (Nueva York, 1962). Apasionado por la guitarra desde la infancia comenzó a tocarla cuando tenía once años tras dos años con el violín. Entre 1979 y 1984 completó su formación asistiendo a centros como el Conservatorio de Música de Westcheste, Miami University y Queens College.

Activo profesionalmente desde 1984, comenzó a trabajar en diversos contextos y con una gran variedad de músicos, al principio en clubes y otros escenarios con figuras emergentes entonces del jazz de la Gran Manzana como Tim Berne, Dave Binney, Chris Cheek o John Gando y en el seno de la Carnegie Hall Jazz Orchestra y, luego, con músicos consolidados como Jack McDuff, Marc Johnson, Paul Motian, Lee Konitz o Toots Thielemans, entre otros muchos.

Fue miembro regular de formaciones tan prestigiosas como la Maria Schneider Jazz Orchestra, una de las big bands más influyentes de las últimas décadas o el Paul Motian Octet, y ha trabajado y grabado con otras no menos significativas bandas como las lideradas por Drew Gress, Guillermo Klein, Reid Anderson, Bill McHenry, Patrick Zimmerli, Tin Ries, Donny McCaslin, Frank Kimbrough, con la cantante Jane Kelly Williams, así como con músicas procedentes de otras estéticas musicales como con el cantautor vasco y renovador de la canción vasca Ruper Ordorika y celebrada fue su colaboración con las partes de guitarra en la grabación del último álbum de David Bowie, Blackstar (RCA/Columbia, 2016) publicado dos días después de la muerte del cantante.

A lo largo de su carrera ha trabajado y grabado con grandes figuras del universo jazzístico, entre otras, Lee Konitz , Paul Motian, Chris Cheek, Tim Berne, David Binney, Theo Bleckmann, George Garzone, Jon Gordon, Julie Hardy, John Hollenbeck, Marc Johnson, Frank Kimbrough, Guillermo Klein, Dave Liebman, Michael Leonhart, Rebecca Martin, Donny McCaslin, Bill McHenry, Charles Pillow, Tim Ries, Pete Robbins, Josh Roseman, Maria Schneider, Kendra Shank, Toots Thielemans, Kenny Wheeler, Dan Willis, Miguel Zenón y Patrick Zimmerli.

En la actualidad continúa interpretando y grabando música original tanto a guitarra solista como a trío, cuarteto y formatos más amplios y colaborando en proyectos a dúo con el polifacético vocalista Theo Bleckmann.

Activo y prestigioso docente, imparte seminarios y talleres a lo largo de todo el mundo y ejerció como docente del departamento de improvisación jazzística del New England Conservatory entre 2002 y 2005, así como en la New School of Music.

En 2013 fue becado por la Shifting Foundation y en 2014 recibió el prestigioso premio Doris Duke Impact.

Creador de paisajes sonoros

«Creo que lo que todos los artistas tienen en común es que han trascendido su estilo e incluso su instrumento para lograr una voz personal». Ben Monder

Crear una voz y un lenguaje distintivos en un instrumento musical es tan difícil como raro, un don propio de los genuinos creadores y el guitarrista Ben Monder es uno de ellos. Desde hace más de tres décadas ocupa un lugar de honor entre los intérpretes del instrumento y la vanguardia jazzística contemporánea por la personal originalidad de su sonido, su notable dominio de la guitarra y su versatilidad estilísitica.

Influido en sus inicios por el gran Jim Hall, su sonoridad plena de matices, sutil y etérea le acercan a históricos intérpretes del instrumento como, por ejemplo, John Abercrombie o Bill Frisell, pero también a los noruegos Terje Rypdal o Elvind Aarset. Pero en su universo musical laten también otras variadas influencias como el mítico A Love Supreme de John Coltrane, Led Zeppelin o la música primera de la banda Fleetwood Mac, según declaró en la entrevista “20 Questions” publicad en la revista digital Sound It Out en noviembre de 2017.

Considerado guitarrista de guitarristas, se expresa con suma maestría en variadas tradiciones y estéticas musicales pero siempre con un lenguaje muy personal, envolvente, que explora infinitas armonías, profundo y sustancial, con una dinámica introspectiva que desarrolla en extensas composiciones. Su música puede resultar extraña, etérea, generadora de sensaciones ambiguas que provocan en el oyente emociones profundas que le transportan a los confines de lo onírico.

La dimensión de su dominio estilístico —que abarca desde los estándares hasta el jazz de vanguardia y la improvisación, o las composiciones para guitarra clásica— es un continuo desafio que en ocasiones amenaza con el quebranto de las canónicas habilidades interpretativas del instrumento.

Su concepto de la improvisación es abierto, no preconcebido o como declaró en cierta ocasión: «es el enfoque del no enfoque… trato de ser consciente de elementos como la textura, el timbre, la armonía, la dinámica y el contraste».

La mayoría de sus composiciones tienen su origen en ideas abstractas que actuan a modo de punto de partida para una profunda experimentación en busca de las posibilidades idoneas para construir un todo coherente y fascinante.

Estos aspectos, entre otros muchos, laten tanto en las creaciones recogidas en su discografía como en sus conciertos que se convierten en verdaderas aventuras o viajes sonoros que acontecen en el momento y lugar preciso, irrepetible, son mensajes musicales en los que sucede algo y no una mera expresión de un tema concreto. Así sucedió en el memorable concierto que nos dejó en esta sala en noviembre de 2016 y también en solitario —¡hace ya tres  años!—. Una extensa improvisación de unos 45 minutos a través de la que recorrimos paisajes somoros inimaginables.

Reseñas críticas

Desde el inicio de su carrera y la publicación de su primer álbum la crítica ha destacado y elogiado de manera unánime su figura, obra y estilo creativo comparándolo como propio de un genio y situándolo entre los grandes intérpretes de la guitarra contemporánea. Reseñemos solo algunas de ellas:

«Durante la última década ha ido refinando su expresividad fluida y ligera con un lenguaje muy personal y moderno y de gran lirismo. Recurriendo a efectos como el foot pedal o jugando con el tiempo, ha aportado una sólida base a la experimentación abstracta». Jim MaCnie, Village Voice.

«Con extraordinarios proyectos publicados en solitario y más de un centenar de grabaciones como acompañante… Monder sobresale por la gran profundidad de su concepto armónico. Tejiendo complejos arpegios y densas y extrañas polirrítmias como en el álbum Oceana (2005), o explorando explosivas figuras del blues como en el álbum grabado con el Marc Johnson’s Right Brain Patrol, Monder lleva sus guitarras Ibanez AS50 y 36 Martin hasta horizontes inexplorados». BC. Guitar Player Magazine, 101 Forgotten Greats and Unsung Heroes.

«Su musica, elucubraciones atmosféricas con influencias nórdicas que recuerdan a las sonoridades de Terje Rypdal y Elvind Aarset. Texturas y voces lejanas plenas de misterio que rememoran infinitas praderas y desiertos azotados por el viento, incluso a nevadas tundras escandinavas. Ben no toca de modo habitual, sino marcando atmósferas y sonoridades que flotan en el ambiente, creando un mundo propio». Distrito Jazz

Discografía como líder o colíder

Debutó como lider con el álbum Flux (Songlines, 1995) a trío con el bajista Drew Gress y el baterista Jim Black, al que siguieron Dust (Arabesque, 1997), Excavation (Arabesque, 2000), Oceana (Sunnyside, 2005), At Night (Songlines, 2007) en coautoría con el cantante y músico electrónico Theo Bleckmann —habitual colaborador de Monder—, Bloom (Sunnyside, 2009) a dúo con el saxo tenor Bill McHenry, Hydra (Sunnyside, 2013) —improvisación grabada en un día en 2001—, Amorphae (ECM, 2016) y el reciente Day After Day (Sunnyside, 2019).

Flux (Songlinges, 1995)

Ben Monder (guitarra, composición) Drew Gress (bajo) Jim Black (batería).

Muy considerado entre los guitarristas y otros músicos por su virtuosismo y dedicación, Monder ha reunido un programa de composiciones originales, que incluye tres piezas en solitario, para su primer CD como líder. Arraigado en la improvisación de jazz, su música integra influencias de gran alcance, en particular el clásico del siglo XX (Bartok, Stravinsky, Carter) y el rock, lo que refleja sus experiencias como intérprete y oyente. El trío explora formas y texturas, elaborando las melodías evocativas de Monder y su lenguaje armónico personal, a menudo dulcemente disonante. Sus temas en solitario, de gran elaboración y desafiantes en lo rítmico, suelen recordar la complejidad de lo simple y la sensación cíclica de la música de proceso. Monder toca la guitarra eléctrica sin emplear una gran variedad de efectos sino que su tono y ataque poseen calidad de quien ha pulido su estilo para centrarse en lo esencial.

Dust (Arabesque, 1997)

Ben Monder (guitarra, composición) Ben Street (bajoI Jim Black (batería, percusión)

En vez de mostrar una exhibición de su virutosismo y calidad compositiva, deslumbra con la exploración de las infinitas posibilidades del trío de guitarra. Y aunque resulta evidente que se trata de un álbum de jazz, en la música late la suma de su querencia musical por otros lenguajes como la clásica o el rock. La empática interrelación entre los intépretes y la variedad de estados de ánimo y sensaciones de las canciones definen a Monder como un compositor y guitarrista de exquisitas credenciales musicales.

Excavation (Arabesque, 2000)

Ben Monder (guitarra, composición) Theo Bleckmann (voz) Skuli Sverrisson (bajo eléctrico) Jim Black (batería, percusión)

La melodía del primer tema, “Mistral”», marca el tono del resto del álbum, un continuo de guitarra acompañado por los tonos de pedal del bajista Skuli Sverrisson. En la música de este disco Monder toca con un tono difuso y acuático que difumina en gran medida su impresionante técnica con atmosferas de escenarios de ensueño y de una extraña rareza folclórica con subrepticias incursiones en el heavy metal o en el rock

Oceana (Sunnyside, 2005)

Ben Monder (guitarra, composición) Theo Bleckmann (voz) Kermit Driscoll (bajo) Skuli Sverrisson (bajo) Ted Poor (batería).

A propósito de su debut para el sello Sunnyside, definió Ben Monder la música del álbum Oceana como«una extensión de lo que he estado haciendo en los últimos 10 o15 años… Experimentar con una variedad de formas y tratar de explorar las posibilidades armónicas y texturales de la guitarra en configuraciones de solo, trío y cuarteto. Las influencias van desde el jazz hasta la clásica del siglo XX y el rock, pero esta fusión es más intuitiva que consciente». Un viaje musical cargado de sutileza, improvisación telepática y agitadas síncopas con el mar como fuente de inspiración —“Oceana” es el tema principal y que da título al álbum— como explica el autor: «Pensé en la experiencia oceánica, la del bebé que aún no disntigue entre su mundo interno y el externo y por lo tanto no percibe límetes entre ambos… Pero además evoca la escena de una película en la que un hombre es arrastrado por el mar por la ballena que arponeó. Me pareció una imagen terrible y de una firme fijeza. La música es un flujo casi constante y, a menudo, sin centro tonal, produciendo el efecto de un continuo deslizamiento sin sensación de arraigo o estabilidad alguna.

At Night (Songlines, 2007)

Theo Bleckmann (voz) Ben Monder (guitarra) Satoshi Takeishi (batería).

At Night es un estudio de contrastes que fluye a modo de declaración unificadora. El elemento recurrenteon las tres configuraciones de los textos del poeta sufí Rumi. Pero Monder y Bleckmann evocan la profundidad interior y la cálidad sensualidades de las meditaciones del poeta en torno a Dios y la belleza terrental de un modo difirente, persoanl, con un profundo sentido de la aventura y la búsqueda a través del lenguaje de la improvisación.

Bloom (Sunnyside, 2009)

Ben Monder (guitarra) Bill McHenry (saxo tenor)

Grabado en un sesión en 2001, el dúo del guitarrista Ben Monder y el saxofonista Bill McHenry expresan con audacia una empatía y confianza absoluta entre ellos y el envidiable don de escucharse mutuamente para crear una auténtica obra maestra del arte musical. En diez temas transportan al oyente a un espectacular universo sonoro erigido con acordes de textura, evocadores efectos percusivos y melodías creadas espontáneamente aunados en un profunda comunión musical. Juntos parecen navegar a través de un mar de complejidad melódica, en una serie de contextos rítmicos y armónicos hacia una nueva y audaz visión de la improvisación del siglo XXI.

Hydra (Sunnyside, 2013)

Ben Monder (guitarra) Theo Bleckmann (voz) Skuli Sverrisson (bajo) Ted Poor (batería) Gian Slater (voz) Martha Cluver (voz).

Este estimulante Hydra es una visión emocionante del mundo musican de Monder, pleno de colorido, matices, energía y conceptualización, suma de sus vasto potencial e increíble talento de difícil definición. Aspectos que se reflejan en canciones como la épica e intrincada “Hydra”, los arpegios que  rememoran a la lira en “Elysium”, la sutil plena de los colores tonales de la guitarra “Aplysia” o la quebrumbosa “Yugen”, que hace referencia a la estética japonesa de la soledad y el misterio, y expersada a través de una serie de doce tonos con la guitarra doblando a la voz Martha Cluver.

Amorphae (ECM, 2016)

Ben Monder (guitarra eléctrica, guitarra eléctrica barítono) Pete Rende (sintetizador) Andrew Cyrille (batería) Paul Motian (batería).

El guitarrista Ben Monder grabó por primera vez para ECM como miembro de Paul Motian Band en Garden of Eden (2004) y este álbum fue originariamente concebido como una serie de duetos entre Monder y Motian. Se grabó una primera sesión en 2010 pero tras la muerte de Motian en 2011 se decideió completar el proyecto Andrew Cyrille, innovador e influyente batería, incluyendo además al teclista Pete Rende en dos temas. Toda la música es original de Monder, salvo el clásico “Oh, What a Beautiful Morning” de Rodgers y Hammerstein del musical Oklahoma! que interpretan Monder y Motian. En el álbum escuchamos a Monder solo, a dúo con Motian y Cyrille y a trío con Cyrille y Rende, gama de opciones expresivas que revelan tanto los conceptos musicales del guitarrista como su adaptabilidad. Guitarrista de guitarristas, es un maestro de las texturas y de la creación de voces poco habituales, creando lo que la crítica ha definido como “misteriosos y poderosos paisajes sonoros”.

Elogiado unánimante por la prensa especializada, se ha escrito numerosas reseñas, entre otras:

«En la música del álbum domina un complejo aglomerado de sonoridades etéreas. Grabado en dos sesiones distanciadas en tres años, Monder recurre a diferentes combinaciones de intérpretes y formatos, solo, duetos o trío… consiguiendo con el concurso de la guitarra barítono sensuales y oscuras atmósferas.… Un álbum poderoso y extraño» Thomas Conrad, Jazz Times.

Day After Day (Sunnsyside, 2019)

Ben Monder (guitarra) Matt Brewer (bajo, disco 2) Ted Poor (batería, disco 2).

La última grabación de Monder, Day After Day, es un doble álbum —el primero a guitarra solista, el segundo a trío— en el que expresa las dos vertientes de su naturaleza artística, el lado analítico y estructural y el de libre improvisador y lo hace por primera vez con versiones de temas ajenos de autores de muy diversa adscripción estilística como Quincy Jones, Burt Bacharack, Olivier Messiaen, John Barry, Henri Mancini, Johnny Mandel, Bob Dylan o George Harrison, entre otros.

Publicar arreglos de obras de otros compositores era una meta que rondaba en la mente de Monder desde hacía tiempo y la concesión de una beca en 2014 de la Shifting Foundation le brindó la ocasión. La mayoría de los temas son canciones que le son muy queridas, muchas procedentes de discos que escuchó en su infancia.

Disco 1: 1. Dreamsville (Henry Mancini) 2. Emily (Johnny Mandel) 3. O Sacrum Convivium (Olivier Messiaen) 4. My One an Only Love (Guy Wood, Robert Mellin) 5. The Windows of the Wordl (Burt Bacharach) 6. Never Let Me Go (Jay Livingstone) 7. The Midnight Sun Will Never Set (Quincy Jones)

Disco 2: 1. Galveston (Jimmy Web) 2. Dust (Danny Kirwan) 3. Long, Long, Long (George Harrison) 4. The Guitar Man (David Gates) 5. Goldfinger (John Barry) 6. Only Yesterday (Johnn Bettis) 7. Just Like a Woman (Bob Dylan) 8. Day After Day (Pete  Ham).

Apéndice discográfico

Como líder o colider

  • Flux (Songlines, 1995)
  • Dust (Arabesque, 1997)
  • Excavation (Arabesque, 2000)
  • Oceana (Sunnyside, 2005)
  • At Night (Songlines, 2007) con Theo Bleckman.
  • Bloom /Sunnysiede, 209), dúo con Bill McHenry.
  • Hydra (Sunnyside, 2013)
  • Amorphae (ECM, 2016)
  • Day after Day (Sunnyside, 2019)

Como sideman

  • David Bowie: Nothing Has Changed (Parlophone, 2014); Sue (Or in a Season of Crime) (Parlophone, 2014); Blackstar (Columbia, 2015).
  • Guillermo Klein: Los Guachos II (Sunnyside, 1999); Los Guachos III (Sunnyside, 2002); Carrera (Sunnyside, 2012); Los Guachos V (Sunnyside, 2016).
  • Donny McCaslin: Seen from Above (Arabesque, 2000); Soar (Sunnyside, 2006); In Pursuit (Sunnyside, 2007); Declaration (Sunnyside, 2009); Blow (Motema, 2018).
  • Bill McHenry: Rest Stop (Fresh Sound, 1998); Graphic (Fresh Sound, 1999); Featuring Paul Motian (Fresh Sound, 2003), Roses (Sunnyside, 2007); Ghosts of the Sun (Sunnyside, 2011).
  • Paul Motian: Europe (Winter & Winter, 2001). Holiday for Strings (Winter & Winter, 2002); Garden of Eden (ECM, 2006).
  • Noah Preminger: Dry Bridge Road (Nowt, 2008); Haymaker (Palmetto, 2013); Some Other Time (Newvelle, 2016).
  • Maria Schneider: Evanescence (Enja, 1994); Coming About (Enja, 1996); Allegresse (ArtistShare, 2000); Days of Wine and Roses (ArtistShare, 2000); Concert in the Garden (ArtistShare, 2004); Sky Blue (ArtistShare, 2007).
  • Patrick Zimmerli: Explosion (Songlines, 1997); Expansion (Songlines, 2000); The Book of Hours (Songlines, 2002).
  • Pablo Ablanedo: Alegria(Fresh Sound, 2003).
  • Reid Anderson: The Vastness of Space (Fresh Sound, 2000).
  • David Binney: The Luxury of Guessing (AudioQuest, 1995).
  • Theo Bleckmann: No Boat (Songlines, 1997); Elegy (ECM, 2017)
  • Chris Cheek: A Girl Name Joe (Fresh Sound, 1998)
  • Gerald Cleaver:Adjust (Fresh Sound, 2001)
  • Dave’s True Story: Sex without Bodies (Chesky, 1998)
  • Yelena Eckemoff: Better Than Gold and Silver (L&H, 2018)
  • Jon Gordon: Currents (Double-Time, 1998)
  • Drew Gress: Heyday (Soul Note, 1998).
  • Nikolaj Hess: Global Motion + (Stunt, 2010).
  • John Hollenbeck: No Images (Composers Recordings, 2001).
  • Ingrid Jensen: Infinitude (Whirlwind, 2016).
  • Marc Johnson,Right Brain Patrol (JMT, 1992).
  • Frank Kimbrough: Noumena (Soul Note, 2000).
  • Steve LaSpina: Distant Dream (Steeplechase, 1998).
  • Rebecca Martin: People Behave Like Ballads (Maxjazz, 2004).
  • Dan McCarthy: Epoch (Origin, 2019).
  • Francisco Mela: Tree of Life (Half Note, 2011).
  • Andy Milne:Forward in All Directions(Contrology 2014); The Seasons of Being (Sunnyside, 2018)
  • Dave Pietro: Forgotten Dreams (A Records, 1994)
  • Mika Pohjola: Landmark (Abovoice, 2002); Northern Sunrise (Blue Music Group 2009).
  • Bruno Raberg: Lifelines (Orbis Music, 2008).
  • Tim Ries; Alternate Side (Criss Cross, 2001); The Rolling Stones Project (Concord, 2005).
  • Pete Robbins: Do The Hate Laugh Shimmy (Fresh Sound, 2008).
  • Josh Roseman:Cherry (Enja, 2000).
  • Josh Roseman: Treats for the Nightwalker (Enja, 2003).
  • Kendra Shank: A Spirit Free: Abbey Lincoln Songbook (Challenge, 2006); Mosaic (Challenge, 2009).
  • Jeremy Udden,:Torchsongs (Fresh Sound, 2006).
  • Andre White: Signal (Cornerstone, 2000).
  • Miguel Zenon: Looking Forward (Fresh Sound, 2001)

© José Santiago Lardón ‘Santi’ (Octubre, 2019)

Related posts

Post a Comment