Impressions

Ernesto Aurignac Strings Ensemble. Ernesto’s Dreams

Ernesto Aurignac Strings Ensemble. Ernesto Aurignac (saxo alto) Pablo Valero (flauta) Julia Candamil (clarinete) Carlos Parrado (clarinete bajo) Alejandro Romero (violín I) Guille Bustamante (violín II) Mauricio Sánchez (viola) Elisa Treviño (chelo) Joan Masana (contrabajo) Adrián Jiménez (batería). Clasijazz, sábado, 19 de mayo de 2018. 22:30 H.

One: Ernesto’s Dreams

«Me gustaría seguir creciendo en la creación, la composición, la producción y en la interpretación mientras siga con vida. Me encantaría seguir viviendo todo tipo de experiencias musicales y seguir aprendiendo de todo tipo de músicos y músicas. Y también sueño con llevar mi música a todos los rincones del mundo». Ernesto Aurignac.

Aurignac, maestro Don Ernesto, tiene un sueño, un sueño inmenso con el universo, un sueño poliédrico, inmeso sueño que contiene tantos como instantes tiene un día, un mes, un año.

Un sueño, o una suma de sueños, ambicioso, enormemente ambicioso, como han de ser todos los sueños, porque para eso son y no trivialidades amarengadas a que nos tienen acostrados de mucho ha a esta parte esos predicadores desde los mal llamados massmedia.

Un sueño de una grandeza que va más allá del horizonte, que raya la delgada línea del infinito, un sueño que quiebra normas, rompe ataduras y abre senderos…

Un sueño que palpita incesante con la fiereza del latido de los grandes creadores, como Cervantes, como Homero, como Monet, como Picasso o como Charlie Parker…

¡Ah Parker!, y ya penetramos en la pura sensibilidad de Ernesto, en la matería primigenia con la que empezó a amasar sus sueños y que siendo tan mudables como las aguas del turbulento rio de su imaginario cabe hablar de sueños de lunes, de martes, de miércoles, de jueves, de viernes, de sábado que es hoy y ya sobre las tablas el escenario ¿qué soñará?…, de sueños con Adderly, con Johny Hodges, Ornette Coleman, Jackie McLean, Sonny Stitt, de Cotrane, de Art Pepper, de Mark Turner y, como no, de Phil Woods a través de espirítu de su saxo adquirido durante un viaje a Nueva York

Un turbión de sueños confesos como ha poco declaró en una entrevista en la revista digital Saxrules Magazine: música para el álbum Obelisco de la cantante Irene Lombard para 15 instrumentos, música para el segundo álbum con su quinteto, adaptación para banda sinfónico de su álbum UNO, música para su futuro DOS con la Ernesto Aurignac Orchestra, para 25 instrumentos, y que bajo el título Cosmogonía acaba de colgar en facebook, su Primer Movimiento. Compleja obra, dedicada a Salvador Dalí, y que según declara:

«Está basada en el caos originario, en el cual el mundo no estaba formado, pues los elementos que habían de constituirlo se hallaban en desorden; en este sentido, se presenta el agrupamiento de estos elementos, en un lenguaje altamente simbólico, con la participación de elementos divinos que pueden poseer o no atributos antropomorfos. Así se establece una realidad, ayudando a construir activamente la percepción del universo y del origen de dioses, la humanidad y elementos naturales. A su vez, permite apreciar la necesidad del ser humano de concebir un orden físico y metafísico que permita conjurar el caos y la incertidumbre».

Grandeza, proeza propia de dioses, de sublimes creadores, como grandes son los sueños hechos carne en álbumes como UNO (Moskito Records, 2015), obra ideada para gran orquesta y que contó con la colaboración especial como invitados de Perico Sambeat (sa, ss) Carles Beneavent (b) y Carme Canela (voz). El proyecto surgió de sus experiencias e influencias musicales, con una formación y sonido original donde música clásica y jazz se dan la mano en un todo que evoca al infinito Uno. La orquesta la integraban Mari Pepa Contreras Gámez (oboe), Fernando Brox (flauta), Enrique Oliver (saxo tenor), Pau Domenech (clarinete bajo), Lorena Fernández (trompa), Javier Camara y Patricio Media (trompa), Julián Sánchez (trompeta), Toni Belenguer (trombón), Tiziana Tagliani (arpa) Martín Meléndez (violonchelo) Jaume Llombar (guitarra) José Carra (piano), Dee Jay Foster (contrabajo), Ramón Prats (batería) Carlos Cortés (percusión).

Grandeza anida también en su album Anunnakis (Fresh Sound New Talent, 2016), en quinteto con Jaume Llombart (guitarra), José Carra (piano), Dee Jay Foster (contrabajo) y Joâo Lopes Pereira (batería). Álbum especial tanto por el diseño, obra de Arkitz del Río, como por su nombre y su música, como señala el propio Ernesto: «El título está relacionado con mis inquietudes y pensamientos desde hace muchos años y que tienen que ver con el Universo, los planetas, las galaxias, las dimensiones, los sonidos, la vida y las teorías extraterrestres y terrestres. Todos los temas que he compuesto para Anunnakis tienen un reflejo de los sonidos que mi mente imagina a partir de estas inquietudes cósmicas”. Algo que me trae a la memoría el coltraniano álbum Interstellar Space (Impulse, 1967), grabado a dúo con el baterísta Rashied Ali.

Grandeza íntima y creadora en Ernesto Aurignac Trío plays Standards (Blue Asteroid, 2017) junto al contrabajista Pedro Campos y Santi Colomer a la batería, sueño que al fin escapó del remolino de su mente: «Siempre tuve en la cabeza hacer un disco a trío, sin instrumento armónico, tocando alguno de mis standards favoritos. Un disco que fuera sencillo, fácil de escuchar y dinámico, en el que se pasen los temas volando, lleno de clásicos, todos los temas de duración breve, solos cortos,  exposición y reexposición de las melodías al uso, con un sonido directo, humilde y sincero… Ni ensayamos ni pensamos que tocar antes de grabar. Lo improvisamos todo. Llegamos  al estudio y una vez con los intrumentos y el sonido preparado: ¿qué tocamos?». Un disco sencillamente superlativo, como en un directo.

Y grande, atrevido, innovador es MAP (2016) acrónimo del trío integrado por Marco Mezquida, uno de los más osados y lúcidos pianistas del panorama nacional, el vehemente, desbordante y polifacético saxofonista malagueño Ernesto Aurignac y el batería gironés Ramón Prats de golpe preciso y creativo y con una impecable carrera a su espaldas. La música del álbum de título homónimo remite a un lugar y a un tiempo imaginado. Es una síntesis regeneradora de músicas y estilos populares, académicos y libres. Una confluencia de la musicalidad de Mezquida, la pasión y visceralidad de Aurignac y la fantasía estructurada de Prats. Con una oportuna cita del poeta Fernando Pessoa —“Soy los alrededores de una ciudad que no existe, el comentario prolijo a un libro que no se ha escrito”— definitoria del oriente y sentido de su discurso musical, de toda la música, de lo que fue el jazz desde sus orígenes. Una música heterodoxa y nada convencional, que huye del cliché y los prejuicios, que se articula a medida que se interpreta, una suerte de viaje musical por paisajes sonoros que se despejan a medida que el intérprete y el oyente avanzan. Una mixtura de clasicismo, jazz,  free jazz, música contemporánea y popular, cocinada con admirable sabiduría por la poderosa personalidad de sus intérpretes. Música —12 temas originales de los miembros del trío—, en definitiva, sin fronteras, que configura un mapa de sonidos sin límites, una invitación a un viaje musical inexplorado y emocionalmente rotundo, con conspicuas referencias a Bill Evans, Keith Jarrett, Brad Mehldau, Agustí Fernández, Charlie Parker, Sonny Rollins, Steve Coleman, Ornette Coleman, Tony Williams o Jack DeJonette, entre otros.

E igual grandeza late en el mensaje que esta noche nos presenta en ensemble de instrumentos de cuerda y trío de jazz con el que nos llevaran en un viaje por las sonoridades de las composiciones de Ernesto Aurignac, míticos standards, hermosas baladas, arrebatados boleros o delicadas bossa novas arreglados por el propio Aurignac.

Ernesto Aurignac Strings Ensemble Plays Originals & Standards.

Música original que funde el jazz con la música clásica impresionista y expresionista. El nuevo proyecto del compositor y saxofonista Ernesto Aurignac.

Ernesto Aurignac Strings Ensemble. Ernesto Aurignac (saxo alto) Pablo Valero (flauta) Julia Candamil (clarinete) Carlos Parrado (clarinete bajo) Alejandro Romero (violín I) Guille Bustamante (violín II) Mauricio Sánchez (viola) Elisa Treviño (chelo) Joan Masana (contrabajo) Adrián Jiménez (batería).

Two: A Jazz Life

Ernesto Aurignac (Málaga, 1982) Licenciado en saxofón por el Conservatorio Superior de Málaga. A los 18 años se trasladó a Barcelona donde estudió de forma autodidacta jazz, armonía moderna e improvisación. Allí tocó en la calle para costearse los estudios y la manutención. Después se fue a Madrid y hará algo más de cuatro años volvió a Málaga y ahora reside en Fuengirola. En su horizonte, otro de sus sueños, anidaba el deseo de ir a Nueva York para tocar y grabar y de allí se trajó un saxofón que perteneció al legendario Phil Woods, acaso el que éste heradara de Charlie Parker.

Ha actuado a lo largo y ancho de toda la geografía española cosechando siempre éxitos de crítica y público, además de en New York, Finlandia, Polonia, Ecuador, Francia, Chile, Australia, Rusia, Alemania, Portugal, Inglaterra, Canadá y México.

Imparte clases en seminarios de jazz nacionales e internacionales como profesor de saxofón, iniciación al jazz, combos y armonía moderna y ha compartido elenco de profesores con músicos de la talla de George Garzone, Seamus Blake, Dave Kikoski, Peter Berstein, Bob Gullotti, John Lockwood o Steve Grossman.

Ha trabajado en multitud de formaciones con músicos como Chano Domínguez, Perico Sambeat, Gilad Hekselman, Eric Alexander, Albert Bover, Javier Colina, Marc Miralta, Alain Perez, Albert Sanz, Anders Christensen, Alexi Tuomarila, Mike Mossman, Massa Kamaguchi, Dee Jay Foster, Andre Sumelius, David Mengual, Ramón Prats, Enrique Oliver, Julián Sánchez, Toni Belenguer, Bobby Martínez, Jaume Llombart, Jesús Santandreu, Pablo Martin, entre otros, y con figuras del flamenco, como Gerardo Nuñez, Antonio Rey, el Rubio de Pruna, el Piraña, Jesús Mendez, Sandra Carrasco, Cepillo, La Tremendita, La Genara e Israel Fernández.

Además forma parte del elenco de músicos del espectáculo Flamenco Hoy del cineasta Carlos Saura, bajo la dirección musical de Chano Domínguez.

Fue fundador y es vicepresidente de la Asociación de Jazz de Málaga, director de la AJM Bigband y profesor de saxofón, armonía y combos del Centro de Artes y Música Moderna ‘Maestro Puyana’ (CAMM).

Entre otras distinciones ha sido galardonado con el I Premio Concurso de San Sebastián 2008 con Albert Vila Quintet, Finalista Concurso Internacional Grupos de Jazz de Getxo 2008, con Josep Tutusans Septet, I Premio Mejor Grupo Concurso Internacional de Jazz Palma de Mallorca con Santi Colomer Quartet y Mejor Solista de Jazz Concurso Internacional Palma de Mallorca 2011.

En 2015 editó su primer álbum, Uno (Moskito Records, 2015), al que le siugieron Anunnakis (2016), Ernesto Aurignac Trío Plays Standards (2017) y el colectivo MAP (2016)

Y como sideman ha colaborado en una larga veintena de álbumes con destacados músicos, entre otros, James Wood, Igor Tavan, Perico Sambeat, Sindicato Ornette, Sandra Carrasco, Víctor Correa, Javier Galiana o Arturo Serra.

Está considerado como uno de los saxofonistas más importantes del panorama español actual: fue incluido a finales del año pasado (2015) como uno de los mejores en la lista publicada por la revista El Cultural del periodico El Mundo.

Aurignac sólo quiere tocar y escuchar música, sus únicas obsesiones, como también lo son proteicas figuras de la historia del jazz como Charlie Parker, siempre y en el origen, Ornette Coleman y toda una legión de conspicuos altoists entre los que me atrevo a incluir a Gary Bartz, Jackie McLean, Cannoball Adderley o al recientemente fallecido Phil Woods de quien, no en vano, posée una joya de saxo alto, añada 1954, comprado en Nueva York.

Su música es única, personal y muy reconocible. Sus conciertos son intensos, poderosos, vitales, prestos a la continua sorpresa y a la celebración en recíproca comunicación con el público, momentos únicos y mágicos. Quienes recuerden su after hours tras el concierto de José Carra Quintet —José Carra (p), Ernesto Aurignac (sa), Enrique Oliver (s), José López (b) y Guillem Amedo (d) del 3 de diciembre de 2011 en el antiguo Clasijazz del Quinto Pino, en un maratoniano mano a mano con su alter ego tenor Enrique Oliver, o su solo en el memorable Epitaph de Charles Mingus en el seno de la Clasijazz Big Band expandida del Auditorio Maestro Padilla del 2 de noviembre de 2015, entenderán que en su alma late toda la historia de eso que llamamos jazz y que es más que un estilo o un modo, música en libertad absoluta, y un forma de vida, o un enfermedad, según confiesa:

«Tengo una enfermedad incurable que es la música. No tengo una rutina definida de estudio actualmente. Me paso todo el día, las semanas y los meses: tocando el saxo, todo tipo de ejercicios técnicos, armónicos, transcripciones, improvisación, etc…; tocando con otros músicos haciendo conciertos, ensayos, sesiones, grabaciones, etc…; escribiendo música para todo tipo de formaciones y, tras un breve descanso, escuchando música, todo tipo de músicas, especialmente clásica y jazz.

Three: Strings In The Jazz?

El acompañamiento de cuerdas tentó a jazzistas de todo tipo, desde el clasicismo del swing, al moderno bebop —Charlie Parker, Clifford Brown—, al cool (Stan Getz), al hard bop (Cannonball Adderley) o a las más radicales y actuales vanguardias (Gary Burton)

Célebres, y muy recomendables, son los álbumes with strings de Cannoball Adderely, Clifford Brown, Charlie Parker, Roy Eldridge, Phineas Newborn, Stan Getz, Art Pepper o de grandes vocalistas como Billie Holiday Carmen McRae, Ella Fitgerald, Shirley Horn o Diana Krall.

Por esta sala han pasado ejemplos más que notorios, como el cuarteto del vibrafonista Arturo Serra presentando un proyecto con orquesta de cuerdas y viento de temas standards americanos y composiciones originales, con arreglos de Arturo Serra y la Orquesta Sinfónica FIMA, allá por marzo de 2015 y en septiembre de dicho año la interpretación del saxo alto Antonio González de clásicos de Charlie Parker también con la colaboración de la Orquesta Sinfónica FIMA y el pianista Marco Mezquida.

© José Santiago Lardón ‘Santi’ (Mayo, 2018)