Scroll to top

Jesse Davis Quartet. La alargada sombra del saxo alto


José Angel Santiago Lardón - 19 marzo, 2019 - 0 comments

Jesse Davis (saxo alto) Fabio Miano (piano) Ignasi González (contrabajo) Esteve Pi (batería) Clasijazz, jueves, 4 de abril de 2018. 22:00 H.

La alargada sombra del saxo alto

Se da por sabido que el jazz moderno inició su andadura de la mano del trompetista Dizzy Gillespie y el saxo alto Charlie Parker aliados en míticas sesiones junto a figuras como Thelonious Monk, Bud Powell, Curly Russell, Oscar Pettiford, Kenny Clarke o Max Roach. De esas tumultuosas e irreverentes sesiones en el célebre Minton’s Playhouse de Nueva York nació un nuevo estilo, una nueva estética, un nuevo concepto armónico y melódico del jazz que se dio en llamar be bop o simplemente bop y cuya esencia básica fue un nuevo lenguaje, interpretado por pequeños combos, por lo general quinteto —trompeta, saxo, piano, contrabajo y batería— y caracterizado por la autonomía de los instrumentos de la sección rítmica que asumirán roles melódicos.

El nuevo estilo, que además supuso una reivindicación de la esencia afroamericana del jazz frente a la comercialización a la que en cierto aspecto la había llevado el swing, abrió paso a una sucesión de nuevas formas expresivas como el cool y al poco, a partir de la década de 1950 el hard bop —una nueva visita a las raíces afroamericanas como el blues, el gospel o el soul— que pronto asumió el rol de mainstream o corriente principal del jazz, dando lugar a sucesivas tendencias que se extienden hasta la actualidad: postbop, neobop o neotradicionalismo, representado en figuras como Miles Davis, John Coltrane, Wayne Shorter, McCoy Tyner, Bill Evans, Sonny Rollins, Ron Carter, Freddie Hubbard, Joe Henderson, Wynton Marsalis, entre otros muchos.

Con el advenimiento del jazz moderno cobró gran relevancia el saxo alto —afinado en mi bemol y con repertorio en la música culta moderna (Ravel, Kodayl o Berg)—, si bien ya estaba presente en las big bands de los años 30 y en algunos combos que lo acogieron con entusiasmo, dando origen a una tradición de altoists de primer orden escrita por una legión de jazzmen de primer orden y que fueron forjando un lenguaje y una sonoridad que todo intérprete, y aficionado, debiera conocer: el pasado es el sendero del futuro.

Se dice que la historia del saxo alto se divide en tres periodos: preparkeriano, parkeriano y posparkeriano con Charlie Parker como eje divisor. Preparkerianos fueron legendarios altos como Benny Carter, Johnny Hodges o Frankie Thrumbauer que lo tocaba a veces. ¿Parkerianos?, claro, Parker, pero también toda una oleada de bopers, hardbopers, postbopers, new jazz: Phil Woods, Sonny Stitt, Jackie McLean, Lou Donaldson, Gary Bartz o Cannoball Adderley, y coetáneos pero en otra onda como Lee Konitz, Art Pepper o Paul Desmond. Y posparkerianos un enjambre de altistas de estéticas variadas, desde el subversivo free de Ornette Coleman o Arthur Blyte, al vanguardismo extremo del multiinstrumentista Anthony Braxton, a las propuestas más afines a la tradición mainstream del hard bop y sus sucesivas derivas, como Sonny Fortune, Greg Osby, Kenny Garrett, Steve Coleman, Bobby Watson o Jesse Davis, el más joven de los mencionados.

El caso del saxo alto Jesse Davis (Nueva Orleans, 1965) es singular. Sobre él se ha escrito hasta la saciedad que es un neobop convencido, heredero directo de esa larga tradición de altoists y en especial de Charlie Parker, Sonny Sitt y Cannoball Adderley, y que por tanto permanecía anclado en las influencias de sus modelos.

Sin embargo, tras un proceso inicial de emulación de los logros de sus referencias y, en especial, tras su debut discográfico con Horn of Passion (Concord, 1991) en el que definía su actitud ante el instrumento, no tardó en romper amarras y en liberar todo su potencial creativo, hallando eso que todo buen saxofonista —y cualquier músico— anhela y persigue, tener una voz personal y un estilo y sonido propio. Y ello queda de manifiesto ya en su segundo álbum, (As We Speak, Concord, 1992), en el que delimita sus gustos y posibilidades que como escribió Federico González en Cuadernos de Jazz (nº 13, 1992): «son amplios e ilimitadas respectivamente». Un camino creciente de logros y afinamiento de una estética personal de la que dan fe la serie de álbumes publicados por el sello Concord y para los que contó con la colaboración de los más destacados músicos de la escena jazzística neoyorquina.

Como instrumentista posee una técnica portentosa y hay pocas cosas que no se pueda permitir, un sonido amplio y una natural afinidad por el blues con la que tiñe muchas de sus interpretaciones. Con le saxo alto su lenguaje es poliédrico, capaz de endulzar y embellecer su sonoridad con una pátina similar a la empleada por Johnny Hodges, pero también sabe espolear su fraseo con recursos de bopper nato y, cuando se lo propone, puede expresarse con la sobriedad y aspereza del posbop.

Virtudes estas, desde luego no veniales, que acrecienta con sus grandes dotes para la composición y el arreglo. Como compositor maneja con sabiduría una extensa y colorida paleta que jamás le conducen al estereotipo o a lo ya visto y sabe crear entornos atractivos merced a su notable dominio de las texturas de los planos sonoros.

Se recurre con demasiada frecuencia a las denominaciones y en este caso a Jesse Davis se le incluye en la categoría de neobop, sin embargo, como él mismo mantiene:

«Lo único que me interesa es tocar música hermosa, nadie quiere escuchar música fea».

Y eso, lo de hacer música hermosa, lo hace con auténtica pasión.

Jesse Davis (saxo alto)

Jesse Davis (New Orleans, Louisiana, 1965). Incluido entre los llamados young lions de Nueva Orleans, es un continuador de la tradición iniciada por la familia Marsalis y otros músicos de la gran ciudad del delta del Mississippi, por lo que a nadie debiera sosprender que estudiase con el patriarca Ellis Marsalis en el prestigioso New Orleans Center for Creative Arts.

Desde su más temprana edad mostró dotes de gran talento musical, cuando su hermano, reputado intérprete de tuba clásica, le regaló un saxo a los 11 años y le enseñó los rudimientos del instrumento. Tocó en las marchind band de la escuela primaria, pero no se interesó por el jazz hasta que acudió al New Orleans Center for the Creative Arts donde el legendario Ellis Marsalis le hizo escuchar discos de Charlie Parker, lo que provocó un cambio radical en su idea de la música.

Se trasladó a Chicago para estudiar con beca en la Northeastern Illinois University (1983-1986). Participó en numerosas jam sessions junto a Von Freeman y colaboró con Redd Holt, Eldee Young y Ramsey Lewis. El contrabajista Rufus Reid le aconsejó trasladarse al Willliam Patterson College de New Jersey (1986-1987) y luego a la New School de New York, donde estudió con el crítico Ira Gitler, quien más tarde dijo de él: «Jesse destacó entre todos los demás alumnos».

Durante sus años de estudiante ganó varios premios y distinciones en diferentes festivales, como los de Notre Dame, Wichita State, New York University, Southern University y Loyola. En 1989 fue elegido “músico más distinguido” entre todos los participantes en el Festival de Música Down Beat de Filadelfia.

Después comenzó a trabajar como músico freelance con destacadas figuras y formaciones como la gran orquesta de Illinois Jacquet, los Savoy Sultan de Panama Francis, Jack McDuff, Major Holley, Cecil Payne, Jay McShann, Chico Hamilton, Junior Mance, Kenny Barron, Tete Montoliu, Cedar Walton, Benny Golson, Tana Reid, The Newport All Stars, Roy Hargrove, Hank Jones, entre otros grandes nombres de la escena jazzística. Debutó discográficamente con el grupo de Tana Reid y luego grabó junto a otras grandes músicos, como el saxofonista Benny Golson, el pianista Cedar Walton, el contrabajista Ray Brown (Some of my best friends are saxophone players) o el vibrafonista Milt Jackson (Burning at the Woodhouse).

Tras firmar un contrato en exclusiva con la prestigiosa discográfica Concord publicó el primer álbum como líder en 1991, Horn of Passion, que contó con el histórico baterista Jimmy Cobb como invitado especial. Luego aparecieron una serie de grabaciones para el citado sello para los que contó con excelentes músicos, entre otros, el guitarrista Peter Bernstein, los pianistas Brad Mehldau y Mulgrew Miller, el trompetista Nicholas Payton o los bateristas Lewis Nash o Eric McPherson, recogidas en álbumes como As we speak (1992), Young at Art (1993), High standards (1994), From within (1996), First Insight (1998) y Second Nature (2000). Entre sus últimas grabaciones cabe citar The Setup (Alltribe Records, 2004), Live at Smalls (Smalls Live, 2011) o Soul Searchin’ Live In Seoul (Nagel Heyer, 2017).

Entre 1993 y 1995 realizó varias giras por Europa al frente de su cuarteto. En sus más de 60 apariciones en España, Francia, Italia, Suiza y el Reino Unido recibió brillantes críticas y una excelente recepción por parte del público. Destacable fue su participación en julio de 1996 en la gira europea como miembro de la célebre Sax Machine de Phil Woods, conclave de extraordinarios saxos altos que reunió además a Charles McPherson y Gary Bartz.

Además, entre 1994 y 1997 colaboró de forma regular con su paisano y amigo Nicholas Payton, trompetista con quien mantiene una especial relación musical, fruto de la cual fue la participación en varios álbumes y la publicación de Gumbo Noveau (Verve, 1994), recopilación de temas clásicos del repertorio de New Orleans de los año 20 y 30 bajo la óptica de músicos de jazz modernos.

En 1996 debutó en el cine de forma destacada, interpretando el papel del saxofonista clásico Earl Warren en la célebre pelicula de Robert Alman Kansas City, donde interpretó el papel del saxofonista clásico Earl Warren y en la que además intervinieron jóvenes músicos en el papel de históricas figuras del jazz como, por ejemplo, Graig Handy como Coleman Hawkins, Joshua Redman como Lester Young, James Carter como Ben Webster o Geri Allen como Mary Lou Williams.

Tras una estancia en Nueva York de casi una década regresó a su ciudad natal en 1996 donde formó una banda integrada exclusivamente por músicos residentes en Nueva Orleans a la que bautizó con el nombre de Louisiana Bebob y con el que realizó una gira de cinco semanas por Europa enla primavera de 1998.

En 1999 formó parte de la gira original de Jazz at the Philharmonic Revisited y además participó en las giras de este homenaje a Norman Granz en 2001 y 2003.

En 2004 se trasladó a Italia donde reside en la actualidad y forma parte activa de la escena jazzística europea realizando numerosas giras y grabando con la banda creada junto al batería Alvin Queen.

En 2005 inició los arreglos para su proyecto The Charlie Parker Legacy Band, grupo dedicado a la interpretación de composiciones de Charlie Parker y con el que se ha presentado con gran éxito en numerosos festivales europeos.

En agosto de 2005 intervino como invitado especial en el conjunto de cuerda dirigido por el saxofonista Phil Woods Bird withh Strings… and More.

Ha colaborado además en numerosos proyectos, como por ejemplo, con la Sant Andreu Jazz Band dirigida por Joan Chamorro, colaboración recogida en el documental A Film About Kids and Music (Jazz to Jazz, 2015) dirigido por Ramon Torn, suerte de viaje de la mano del director de la orquesta y los jóvenes que la integran a través de los senderos del jazz y en el que además participan figuras destacadas como el propio Jesse Davis, Terell Stafford, Wycliffe Gordon y Ricard Gili.

Discografía Jesse Davis

  • Horn of Passion (Concorde, 1991): Jesse Davis (sa) Antoine Roney (tp) Mulgrew Miller (p) Rufus Reid (b) Jimmy Coob (d) Eric McPherson (d).
  • As We Speak (Concord, 1992): Jesse Davis (sa) Robin Trowers (tb) Jacky Terrasson (p) Dwayne Burno (b) Leon Parker (d).
  • Young at Art (Concord, 1993): Jesse Davis (sa) Peter Bernstein (g) Brad Mehldau (p) Dwayne Burno (b) Leon Parker (d).
  • High Standards (Concord, 1994): Jesse Davis (sa) Nicholas Payton (tp) Dado Moroni (p) Peter Washington (b) Lewis Nash (d).
  • From Within (Concord, 1996): Jesse Davis (sa) Nicholas Payton (tp) Hank Jones (p) Ron Carter (b) Lewis Nash (d).
  • First Insight (Concord, 1998): Jesse Davis (sa) Peter Bernstein (g) Mulgrew Miller (p) Ron Carter (b) Kenny Washington (d).
  • Second Nature (Concord, 2000): Jesse Davis (sa) Massimo Farao (p) Aldo Zunino (b) Massimo ‘Max Dall’ Omo (d).
  • The Setup (Alltribe Records, 2003): Jesse Davis (sa) Peter Bernstein (g) Ray Drummond (b) Donald Edwards (d).
  • Live at Smalls (Smalls Live, 2012). Jesse Davis (sa) Ryan Kisor (tp) Spike Wilner (p) Peter Washinton (b) Billy Drummond (d).
  • Soul Searchin’ Live In Seoul (Nagel Heyer, 2017).- Jese Davis (sa) Paul Kirby (p) Martin Zenker (b) Kim Minchan (d).

Fabio Miano (piano)

Fabio Miano (Brindisi, Italia, 1956). Su familia emigró a Toronto (Canadá) siendo aún niño, donde empezó a estudiar piano en el Royal Toronto Conservatory a los 8 años. A los 12 años su familia se instaló en Bruselas donde estudió jazz con el pianista Paul Lambert. En 1975 regresó a Canadá para ultimar sus estudios musicales en Concordia University, licendiándose en en 1979, a la par que tocó tanto con formaciones locales como universitarias, entre ellas las big bands de las universidades de Concordia y de MacGill. Actuó regularmente con el Colling Biggins Quintet en el Four Seasons Sheraton Hotel. Y aún encontró tiempo para dirigir su propio trío y acompañar a muchos músicos de paso por Montreal.

En 1979 vino a España actuando en diferentes clubs y festivales del país. En 1983 le ofrecieron una plaza de profesor en Bolonia (Italia). Entre 1983 y 1985 realizó giras por Italia, Portugal y España, tocando en festivales y clubes con sus propias formaciones y acompañando a figuras como Bruce Forman, Steve Lacy, Carl Burnett, Bobby Watson, Bob Mover, Pat LaBarbera, Massimo Urbani, Gary Bartz, Ricky Ford, la cantante Jeanne Lee, y formando parte del grupo del saxofonista exmiembro de los Jazz Messengers, Dave Schnitter. En 1986 se integró en el sexteto Seis en Uno, ganador del Primer premio del concurso de jazz valenciano, editando un álbum subvencionado por la Diputación Valenciana y Radio Nacional.

Entre 1987 y 1989 alternó su estancia entre España e Italia, tocando en festivales junto a Jorge Pardo, Sal Nistico o Boby Watson. En 1989 regresó de nuevo a Canadá, donde formó su propio sexteto, dio conciertos con su trío y acompañó a Bob Mover, Pat La Barbera, Dave Young o Steve Wallace.

Desde 1991 reside en Alicante formando parte de la escena jazzística nacional y realizando frecuentes giras con grandes figuras nacionales e internacionales. En 1993 fundó, junto a Richie Ferrer y Carlos González ‘Sir Charles’, el Milestones Trío que fue rítmica de artistas como Gary Bartz, Pedro Iturralde, Jeanne Lee o Grant Stewart. Después y con otras formaciones actuó como sideman de Grant Stewart, Eric Alexander, Jim Rotondi, Joe Magnarelli y un largo etc.

De su discografía cabe destacar los álbumes 6 en 1 (1986); Fabio Miano & Carlos Gonzálbez, Reflections (EGT, 1997), álbum a dúo con el guitarrista valenciano de resonancias monkianas; Fabio Miano Septet, Personally Speaking. Tribute to Duke Pearson (Xabia, 2002) que contó con David Pastor (tp), Perico Sambeat (sa), Jesús Santandreu (st), Carlos Gónzalez (g),Mario Rossy (b) y Esteve Pi (d); Fabio Miano New York Quintet (Blau, 2009) junto a Grant Stewart (st) Jim Rotondi (tp) John Webber (b) y Joe Farnsworth (d), así como su participación en el colectivo Recordando Clasijazz. Vol. 1 (Clasijazz Live Rcd., 2012).

Y como sideman ha colaborado en numeros álbumes, entre otros, Jordi Vilà i els Seus Amics, Homenatge a Charles Mingus (Dahiz, EGT, 1991-1992) junto a Jordi Vilà (b) Perico Sambeat (sa) Ramón Cardo (st) Xavier Barberà (tb) Joan Soler (g) Fabio Miano (p) Paco Aranda (d), Ted Curson (tp) José Luis Granell (st) Kim Leff (tb) Joan Soler (g) Donato Marot (p) y Grant Stewart Quartet, Buen rollo (Fresh Sound, 1999) junto a Grant Stewart (st), Chris Higgins (b) y Marc Miralta (d).

Músico de alto voltaje, muy solicitado como sideman por músicos internacionales (Scott Hamilton, Joe Magnarelli, Kirk McDonald, Eric Alexander, Grant Stewart, Gary Bartz o James Moody) y nacionales (Perico Sambeat, Horacio Fumero, Pedro Iturralde, Carlos Gonzálbez o Jorge Pardo). De enciclopédica sabiduría sus dedos destilan el inmeso legado de la tradición pianística: Art Tatum, Errol Gadner, Teddy Wilson… y el de todos aquellos grandes cuya tradición bulle en su memoria nutriéndola para luego reescribir un mensaje nuevo, cargado de futuro, convencido que a la tradición delmainstream aún le queda mucho camino, todo el futuro.

Ignasi González (contrabajo)

Ignasi González (Lleida, 1969) Inició los estudios de jazz con Alfons Enjuanes después de estudiar solfeo y guitarra clásica. Ingresó en el Taller de Músics de Barcelona para formarse en armonía, solfeo, combo y bajo eléctrico, con profesores como Eladio Reinón, José Luís Gámez, Manuel Vega y Acelino de Paula. Continuó su formación con los contrabajistas Alexis Cuadrado, Mario Rossy y David Mengual a la par que amplió sus conocimientos de armonía y arreglos con Iñaki Askunze. En 1998 inició los estudios de contrabajo clásico en la Escuela de Música de Balaguer y en el Conservatorio Profesional de Lleida.

Ha trabajado como profesor de solfeo, armonía moderna, bajo eléctrico y contrabajo en distintas escuelas de música, entre otras, Escola de Músics de Lleida, Escola Municipal de Música de Tàrrega, y en la del Principado de Andorra.

En 1999 abrió en Lleida, junto a otros músicos locales, el centro de enseñanza de música moderna Músics donde imparte clases en la actualidad.

En 1994 fundó el cuarteto Swing Affair, con el que editó dos álbumes. Dos años después creó en Lleida el Ignasi González Trío que actuó como base rítmica de los conciertos del club de jazz Antares.

Su afán de afrontar nuevos retos le han llevado a colaborar con músicos como Bob Sands, Perico Sambeat, Alfons Carrascosa, Mikel Andueza, Víctor de Diego, Iñaki Askunze, Juan Chamorro, Chris Kase, Benet Palet, Juan de Diego, José Luís Gámez, David Mitchell, Alfons Enjuanes, Joan Monné, Cristóbal Montesdeoca, David Xirgu, Esteve Pi, Jo Krause o Pau Bombardó, entre otros.

En 1998 creó el grupo Dexterity, homenaje a Dexter Gordon, reinterpretando gran parte de su repertorio y editando Tribute to Dexter Gordon (1999).

Ha acompañado a músicos de talla internacional, entre otros, los saxofonistas Benny Golson, Scott Hamilton, Grant Stewart, Adam Kolker y Kirk Macdonald, los trompetistas Joe Magnarelli y John Swana, el guitarrista Peter Berstein, o la cantante Tricia Evy.

Se ha presentado en festivales como los de Saint Gaudens Angoustrine (Francia), Lleida, Torroella de Montgrí, Ciutat Vella, Noves Músiques de Tàrrega, Sabadell, y en clubes como Nova Jazz Cava (Terrassa), Pipa Club y Jamboree (Barcelona), Populart (Madrid) o Clasijazz (Almería). Su último álbum editado es Hotel Orly con Xavier Monge Grupo (2002).

Esteve Pi (batería)

Esteve Pi Ventura (Falset, Tarragona, 1977) A los 10 años recibió sus primeras clases de solfeo, poco después de batería y a los 12 ingresó en la Banda de su pueblo. En 1997 se instaló en Barcelona, donde recibió clases particulares de los bateristas Pau Bombardó, Jorge Rossy, Marc Miralta y Jo Krause. Asistió al Taller de Músics de la ciudad a la par que comenzó a tocar con algunos de los más prestigiosos músicos de la escena jazzística nacional.

En 1999 ingresó en la EuroDisney International Students BigBand ‘99 (París), dirigida por grandes músicos como Peter Erskine, Rob Pronk o Matt Harris, siendo el único representante español en todas las ediciones de la orquesta.

En 2002 estudió en Nueva York con el gran batería Joe Fransworth y en 2003 regresó para estudiar con el maestro Kenny Washington. Estas clases y estancias fueron posibles gracias a sendas becas del Departamento de Promoción Cultural de la Generalitat de Catalunya.

Ha tocado con grandes figuras del jazz, entre otros, Johnny Griffin, Scott Hamilton, Dave Schnitter, Grant Stewart, Anthony Jackson, Jesse Davis, Jim Rotondi, David Berkman, John Swana, Perico Sambeat, Ximo Tébar, Peter Erskine, Alain Jean Marie, Fabio Miano, Xavier Richardeau, Mario Rossy, Rob Bargad, Kirk McDonald, Bob Sands, Ignasi Terraza, Iñaki Salvador, Albert Bover, Mike Phillip Mossman, Albert Sanz, Horacio Fumero, Chano Domínguez, Martirio, Jordi Bonell, Carlos Gonzálbez, Llibert Fortuny o Jorge Pardo.

Ha visitado numerosos clubes y salas nacionales, y participado en festivales de jazz, entre otros, Villette (París, 2000), Terrassa (1999, 2000, 2005 y 2006), Barcelona (1999), Getxo (2001, 2002), Foix (Francia, 2002), Festival Internacional de Guitarra (Barcelona, 2003), Veranos de la Villa (Madrid, 2003, 2004), Conde Duque (Madrid, 2003), San Javier (2003 y 2005) o Tánger (2005).

De las grabaciones en las que ha colaborado destacan Fabio Miano Septet, Personally Speaking, a tribute to Duke Pearson (Xabia Jazz, 2001), mejor disco español del año para Cuadernos de Jazz. Ximo Tebar Band, Embrujado (Omix). David Pastor, Stringworks (Omix). Dexterity featuring Grant Stewart. Live at Altxerri (Satchmo).

Entre sus intérpretes preferidos están los de siempre, los de las míticas décadas de los 50 y 60: Art Blackey, Philly Joe Jones, Max Roach, Roy Haynes, Elvin Jones, Art Taylor o Jimmy Cobb, y como compositor Monk, por lo complejo, profundo y divertido de sus temas.

© José Santiago Lardón ‘Santi’ (Marzo, 2019)

Related posts

Post a Comment