Scroll to top

Noemí Pérez Group. Una mujer apasionada


José Angel Santiago Lardón - 6 agosto, 2019 - 0 comments

Noemí Pérez (voz) Pablo Mazuecos (piano) Rafael Molina ‘Fafi’ (contrabajo) Miguel Canale (batería) Clasijazz, jueves, 8 de agosto de 2019. 22:30 H.

Noemí Pérez. Una mujer apasionada

La vida de Noemí es la historia de una pasión honda, la infatigable lucha por hallar el vehículo expresivo con el que transmitir lo que en su corazón y alma bullen y la inaplazable urgencia de contarlo a los demás, a nosotros, al público expectante de noticias, como sin duda hará esta noche de reencuentro con su querido escenario de Clasijazz.

Pocas voces como la suya, sólida y cálida, con tesitura de soprano pero teñida con los quebrados dejes del flamenco y de las swingeantes síncopas del jazz, son capaces de tender con el público una conexión tan estrecha y hechizante, tan recogida fascinación.

Cualidades debidas no al caprichoso azar, ni solo a un don natural, sino al esfuerzo de mujer trabajadora y comprometida con su arte, fruto de su inalienable pasión musical.

Ferviente amante de la música, esta granadina criada en Almería, se inició en este mundo siendo aún muy niña, cantando en el coro de su parroquía. A los 13 años ingresó en el conservatorio para estudiar música y danza, decantándose por la carrera de piano, aunque enamorada de muchos otros instrumentos, estudió violín durante más de tres años, y poco después el canto lírico llamó a su corazón y comenzó su estudio.

Finalizado el Grado Medio de Piano y Canto en el Real Conservatorio Profesional de Almería bajo la dirección del pianista Luis Gázquez Abad —con quien se casaría años después—, Noemí se trasladó al Conservatorio Superior de Granada para continuar su formación y luego, al Conservatorio Superior de Córdoba Rafael Orozco donde finalizó el Grado Superior de Canto y Piano bajo la dirección de su maestro, el catedrático Carlos Hacal, quien le transmitió todo su amor y sabiduría por el canto.

Esta experiencia lírica le llevó a seguir buscando nuevos caminos expresivos para la voz cuando la pasión por el jazz se cruzó en su camino y la condujo a cantar en numerosas agrupaciones jazzísticas locales y a formar parte del nacimiento y andadura de Clasijazz, mítica asociación con club propio célebre y prestigioso a nivel nacional e internacional, primero en el entrañable sótano del Quinto Pino y, ahora, en las deslumbrantes instalaciones de Oliveros.

En su insaciable e infatigable búsqueda de nuevos conocimientos y recursos expresivos, fundó y dirigió el Coro Gospel de Clasijazz —semillero de grandes voces almerienses de la actualidad—, tarea que compaginó con el estudio y profundización en Barcelona del innovador sistema vocal Estill Voice Training, también conocido como Voice Craft, creado y desarrollado por la cantante estadounidense Jo Estill (1921-2010) y que, en esencia, consiste en una aproximación sistemática al entrenamiento de la voz con el fin de mejorar su rendimiento y posibilidades en el campo profesional, sea cantada o hablada, permitiendo el descubrimiento de la belleza mediante la producción de sonido a través de una serie de ejercicios laríngeos. Sistema, además, que han seguido otras grandes vocalistas como, por ejemplo, Celeste Alías.

En 2009 su afán de conocimiento la embarcó en el máster Experto en patología de la voz, que realizó en la Universidad de Alcalá de Henares.

Pero su sed de horizontes y su pasión por la música marcaron su destino rumbo a Nueva York en 2011 con el firme propósito de enriquecerse con la cultura del jazz y de las nuevas músicas latentes en la efervescente escena musical de la Gran Manzana.

Allá conoció al guitarrista barcelonés Albert Alabedra con quien inició una fértil colaboración que mantiene en la actualidad en torno al complejo y poliédrico mundo de la música flamenco fusion que la transportaba cada noche a la añoranza de sus raíces andaluzas y de cuyo arte y expresividad son testigos muchos locales neoyorquinos, entre otros, 55 Bar, célebre local de blues y jazz, o la sala Rock Wood Music Hall, ubicada en el Lowe East Side.

Su admirable tesitura de soprano, su tesón y afán por el estudio, le permiten perpetrar universos expresivos en apariencia antagónicos pero que no lo son cuando se deja, como ella hace, media vida en el empeño, como es cantar con la cabeza o con el corazón —entiándase lo clásico o el jazz— porque Noemí lo hace con ambos órganos y aún más, canta con el alma, leasea al modo body & soul.

Ámbitos musicales que han orientado su carrera y ha transitado con sobresaliente éxito y sabiduría desde hace años, baste recordar destacados trabajos con orquesta como Requiem y Misa de la Coronación de Mozart con el Coro y Orquesta de Murcia, Memorias de Sicamú del compositor y profesor Rafael Liñán Vallecillos en el teatro Manuel de Falla de Granada con el Coro y Orquesta del Conservatorio Superior de la ciudad, o su papel como Luisa Fernanda en la zarzuela homónima del maestro Moreno Torroba con el coro y orquesta de Melilla dirigida por el maestro Mendoza.

Y en el universo del jazz ha colaborado con músicos almerienses, entre otros, Pablo Mazuecos, Eduardo Mortensen, Javier Domínguez, el saxofonista jienense Sergio Albacete presentándose de diversos locales y circuitos de jazz de la ciudad y participado como vocalista solista con la Big-Band del Conservatorio Superior de Granada, junto al maestro Ashkenazy, así como con la Clasijazz Big-Band de Almería; en numerosos recitales en ciudades como Córdoba, Sevilla o el Auditorio Maestro Padilla.

Célebre fue su participación con la Clasijazz Big Band en el memorable Concierto Sacro de Duke Ellington que tuvo lugar en mayo de 2012 en el citado Auditorio Maestro Padilla con un elenco de 60 destacados músicos del panorama nacional bajo la dirección del saxofonista Perico Sambeat y la colaboración del coro de la Orquesta Ciudad de Almería (OCAL).

En la actualidad, residente en Nueva York, colabora con el guitarrista Albert Alabedra, pero también con otros artistas radicados en Nueva York como la bailarina Auxi Fernández, el guitarrista Andreas Arnold o el violinista Ernest Llorens.

Pablo Mazuecos (piano)

Pablo Mazuecos (Almería, 1979) Poseído por la música aún antes de echar los dientes —dicen que nacieron teclas en su lugar—, se define como pasional amante de la música. Licenciado en Económicas, su pasión le llevó a graduarse en el Real Conservatorio de Música de Almería en la especialidad de piano. Recibió consejos de los pianistas Pierre Marie Van Caengemen o Javier Herreros, y siguió cursos con Tamas Vesmas o Juan José Pérez Torrecillas. Influencia clave en su formación y amor por la música fue su primer profesor, ya fallecido, Luis Gázquez Abad. Siguió cursos de jazz (VI Seminario de Jazz, Foro de Profesores impartido por la Juilliard School of Music…) y clases de pianistas como Fabio Miano o Juan Galiardo, y de modo propio un inabarcable turbión de consejos que su avidez de esponja absorbía con inaudita voracidad: basta oirle tocar el piano para advertir la cuantía y variedad de sus recursos.

En el ámbito de la música clásica ha dado infinidad de recitales con diferentes agrupaciones camerísticas —Cuarteto Indalo, Camerata Indálica—, colaborado con la Orquesta Ciudad de Almería (Amor Brujo de Falla, Concierto para clarinete, arpa y piano de Aaron Copland o Stabat Mater de Pergolesi o Concierto para piano y quinteto de Howard Brubeck), con la Banda Municipal de Almería en conciertos clásicos y de jazz (Symphonic Jazz Suite de Brescriscutto).

Su amor por la canción le ha llevado a realizar un amplio abanico del repertorio del lieder como la integral de Mozart o los de Alma Mahler, con especial atención a los de compositores como Schubert y Schumann. Además ha acompañado a diferentes cantantes, entre otros, las sopranos Cristina Bayón, María Jesús García, Noemí Pérez, Mayte Ordaz o a Luis María Paccetti. Y en la actualidad continúa acompañando a grandes voces de la lírica nacional, entre otros, al barítono José Julián Frontal o a la mezzosoprano Magdalena Llamas junto a quien realizó en 2014 uno de sus más relevantes conciertos, inaugurando el ciclo de música de la prestigiosa universidad de Alcalá de Henares. Y en el campo de la ópera organizó y acompañó en 2013 la producción de Don Giovanni de Mozart dirigida por Curro Carreres, uno de los grandes de la dirección escénica española.

Y proyecto colosal, titánico se diría, es en el que anda sumido: la interpretación de la integral de la obra de W. A. Mozart y cuyo cumplimiento ocupará, al menos, diez años.

Su pasión y dedicación por otras músicas como el jazz lo han llevado a tocar con grandes figuras como Jorge Pardo, David Pastor, Perico Sambeat, Ramon Cardo, Joaquín Chacón, Alfons Carrascosa, Francis Posé, Tomás Merlo, Francisco Blanco ‘Latino’, Tony Belenguer, y un interminable etcétera.

Formó parte de la Ual Jazz Band con la que participó en el XXI Festival de Jazz de San Juan Evangelista de Madrid (2002), mantuvo el cuarteto estable de hard bop con influencias danesas González/Mazuecos/Morente/Mortensen. Es director musical de la Dixieland Clasijazz,

Es miembro de la Clasijazz Big Band, con la que se han llevado a cabo, desde su creacción en 2010, programas de altura como Concierto Sacro de Ellington, Creaciones propias, estrenado justo en el V Aniversario de la banda, Epitaph de Charles Mingus, o realizado junto al maestro Lee Kontiz, por citar algunos. Codirigió con Bori Albero la Clasijazz Big Band Swing & Funk, de la que en la actualidad es director titular el saxofonista Mike Fletcher,

Trabajó en el Conservatorio Profesional de Danza de Almería durante cinco años, creando además músicas propias para coreografías. En la actualidad es profesor pianista acompañante de canto en el Real Conservatorio Profesional de Música de Almería.

Pasional amante de la música, su querencia le llevó a fundar en 2003 Clasijazz o, si quieren, la Fundación Indaliana para la Música y las Artes (FIMA), activista infatigable, promotor de las más osadas aventuras, dispuesto a afrontar cualquier música —música solo hay una— desde ámbitos tan, en apariencia, distantes como la clásica, el bolero, el jazz, la bossa, o la música experimental de libre interpretación. Conversador pertinaz los afters mudan en una suerte de aula callejera donde los límites los pone la estrechura del reloj. Y a uno se le antoja que tiene el corazón partío entre Schubert y Bill Evans.

La Fundación Indaliana para la Música y las Artes, de la que Pablo es indicutible alma mater, recoje todo un complejo cultural autosuficiente que alberga un club de música clásica y jazz donde actúan artistas internacionales, mantiene una orquesta sinfónica residente, tres big bands —Clasijazz Big Band, Clasijazz Big Band Swing & Funk y Little Clasijazz— y realiza una protéica labor de difusión cultural por todos los rincones de la geografía nacional y cuyo modelo de financiación y la trascencia de programación y dirección artistica es en la actualidad referente y fuente de inspiración para numerosos colectivos internacionales.

En íntimo contacto con músicos nórdicos, con quienes colabora con frecuencia, y se lleva a cabo el interesante ciclo JazzDenmark, es responsable de organizar el Ciclo de Conciertos Internacionales, su persistencia —capaz de meter al diablo en misa mayor— ha conducido hasta esta sala a figuras como Eric Alexander, Ignacio Berroa, Joe Lovano, Grant Stewart, Pierre Dørge, Enrico Pieranunzi, Martin Andersen, Joe Magnarelli, Perico Sambeat, Jim Rotondi, Dorantes, Diego Amador, Kenny Werner, Barry Harris, Lee Konitz, Gary Bartz, Brad Mehldau, Fred Hersch, Sheila Jordan o Benny Golson, por citar solo a algunas leyendas.

Además organizó el Festival Internacional de Niños, Jóvenes y no tan jóvenes durante todas sus ediciones creando en 2011 la Orquesta Joven Nacional de Jazz de España (Joven Big Band Nacional de España).

Rafael Molina ‘Fafi’ (contrabajo)

Rafael Molina Herrera (Almería, 1954) Absorto en la música desde siempre, desde los 9 años con el maestro Richoly, con la bandurria, el laúd, la guitarra. Luego el bajo eléctrico y grupos locales, y el flamenco y el jazz que incendiaron su espíritu y sus andanzas por Barcelona codeándose en jam sessions y grabaciones con grandes como Enrique Herrera, Joan Albert Amargós, Max Suñé, Toti Soler, Gato Pérez, Sisa (colaboró en Quaselvol nit pot sortir el sol), o Jordi Sabatés, y conoció al bajista Carles Benavent. Y en Granada como músico de Carlos Cano con quien realizó la primera grabación del Himno de Andalucía y el álbum A la luz de los Cantares. Y desde 1978 asentado en esta ciudad donde, entre otros, creó y formó parte de formaciones como Chanca y luego La Bulla Blues Band, con el guitarrista Alberto Bonilla organizó el Taller de Músicos de Almería del que surgieron grupos que participaron el IV Festival Internacional de Jazz de Almería. En los 90 creó el grupo de fusión Sonido Blanco actuando con frecuencia en la Peña el Taranto, como en el memorable homenaje al guitarrero almeriense Antonio de Torres, donde compartió cartel con Juan Habichuela, Tomatito y Niño Josele. Luego Groove Jazz Collective que actuó en numerosas sesiones del Georgia Jazz Club, donde acompañó al trompetista norteamericano Stephen Franckevich y participó en el X Aniversario del Boulevard del Jazz (1995), programa radiofónico de Canal Sur Radio dirigido por Javier Domínguez, junto a Paul Stoker, Chano Domínguez, Guillermo McGuill e Insólito Club. Colaboró artistas y grupos significativos de la escena local: Miguel Saavedra, Alberto Bonilla, José del Olmo, Paco Rivas, Pepe Viciana, Agustín Sanchis, Antonio Gómez,  Indal Jazz o Petit Comité.

Dirigió el grupo de jazz del Aula de Música dependiente del Vicerrectorado de Extensión Universitaria de la Universidad de Almería, organizó un taller de improvisación e impartiendo clases de teoría del lenguaje de jazz.

Con el nuevo milenio su ímpetu musical le llevó a integrarse en el grupo del Niño Josele, actuando en el Festival de Flamenco de la Feria de Almería, Festival de Jazz de El Ejido y en la Bienal de Flamenco de Sevilla. Formó la UAL Jazz Band que participó en el Festival de Jazz de El Ejido, Níjar y en el San Juan Evangelista de Madrid. En 2003 colaboró con el grupo teatral La Torna y en 2004 con el grupo de la vocalista Chelo García. Con el percusionista Salvador Martos y el guitarrista Ruben de Rosario fundó Plaza Vieja en la onda del nuevo flamenco y en 2007 el grupo de fusión Tangai. En 2009 colaboró con el guitarrista y cantaor flamenco El Niño de Las Cuevas en su espectáculo Sinfonía Flamenca. Actuó en el Festival Flamenco de Los Escullos junto al Niño Josele y el bailaor Juan de Juanes, liderando su propio grupo. En 2010 fue miembro de Pepe Viciana Jazz Trio. Grabó con Sensi Falán el álbum Y vivir de nuevo (2011) y colaboró en el video reivindicativo para la Restauración del  Cortijo del Fraile con La Nana del Caballo Grande. En 2012 participó en la grabación de Die Vier Spiegel des Emirs Von Córdoba, álbum de Cluse Krings de nueva música andalusí basado en la vida de Abd al-Rahman emir de Córdoba de Cluse Krings.

Músico de dilatada experiencia en el flamenco, jazz y folclor, miembro de Clasijazz, es solicitado como sideman, amén de trabajar como freelance para formaciones como Isabel Hernández Quintet o Jazz´ta Quintet presentado en esta sala en marzo de 2016 junto a José Carlos Hernández, José Diego Sarabia, Pablo Sánchez, Mike Fletcher y Pablo Mazuecos.

Miguel Canale (batería)

Miguel Canale (Montevideo, Uruguay, 1965): Batería, percusión. Su primer contacto con el instrumento ocurre a los 3 años. En breve, este “juguete” se convierte en su preferido y de allí en más, los tambores serán compañeros inseparables.

Durante su período universitario, colabora con varios solistas y grupos de fusión en los cuales el “candombe” (ritmo popular afro-uruguayo) y la “murga” (prima hermana de la chirigota gaditana) constituyen la base rítmica.

La proximidad de su tierra con el Brasil y sus repetidos viajes a las diferentes regiones de este país determinaron su especial predilección e interés por esta música.

Su formación ha sido siempre autodidacta e incluye un vasto número de workshops y masterclasses con grandes profesionales del instrumento: Jorge Rossy, Ignacio Berroa, Salvador Niebla, Ramón Prats, Martin Andersen y Gonzalo del Val entre otros.

Es su condición de arquitecto la que en el 2004 lo lleva hasta Almería, donde hoy trabaja como diseñador en su propia firma.

En 2006 y recién formado, el grupo de bossa nova y música popular brasileña Color Brasil (García-Granados-Balastegui-Sorensen) le brinda la oportunidad de reencontrarse con el instrumento y estrenarse en la escena local.

Ya con Clasijazz como punto de encuentro comienza a interactuar con otros músicos y participar en diferentes grupos: Fugazz Quartet, Andrew McNicholas (varios) y Luis Sánchez, Pepe Viciana (varios), Pablo Mazuecos (varios) y Diego Cruz quinteto entre otros

Hoy y como parte de la sección rítimica del club, junto a Mazuecos y Bori Albero, ha acompañado numerosas voces solistas y formado parte de proyectos jazzísticos junto Antonio Gómez, Antonio González y Mike Fletcher. Y crucial es su labor en el desarrollo del ciclo Un artista o un disco puesto a punto por Clasijazz Quintet del que forma parte.

Repertorio

Primer pase

  • We’r Be Togheter Again
  • Streets of Dreams
  • Tenderly
  • More Than yo Know
  • Meet You at the
  • The Rules of the Road

Segundo pase

  • En la imaginación
  • Depot Horar
  • Mi mejor canción
  • Qué dirás de mí.
  • Costumbres
  • La puerta

© José Santiago Lardón ‘Santi’ (Agosto, 2019)

Related posts

Post a Comment