Scroll to top

Orquesta Sinfónica FIMA plays Jobim sinfónico II. «Tom, brasileiro de oficio y corazón»


José Angel Santiago Lardón - 11 julio, 2019 - 0 comments

Tom Jobim, brasileiro de oficio y corazón

Jobim — Antônio Carlos Brasileiro de Almeida Jobim— llevaba el oficio adosado al nombre y clavado como un rejón de fuego en su corazón hecho de sueños y música, Tom para los amigos, para cualquiera aquí y acullá allende los mares.

Lado A: Uma biografia vital: oito canções inéditas

Propuesta de futuro álbum a modo de biografía vital con canciones elaboradas a partir de declaraciones de Tom Jobim recogidas en numerosas fuentes: liner notes de algunos de sus álbumes, entrevistas, ensayos, artículos, etc.

Track 1. Simplesmente vida

«Sigo componiendo, pero menos. Mi vida fue más o menos así: me pasé la juventud corriendo y jugando en la playa. Luego, cuando me casé, pasé a llevar una vida nocturna, años y años en aquella vida oscura. Y hoy en día soy un hombre matinal, un pájaro de mañana; me levanto temprano, a las cinco de la mañana muchos días, y me siento al piano».

Track 2. Anseio pela terra

«Mi alma canta. / Veo Río de Janeiro. / Estoy muriendo de nostalgia./ Río, su mar, playas sin fin…/ Dentro de un minuto estaremos ahí./ Cristo Redentor. / Brazos abiertos sobre la bahía de Guanabara… / Abróchense el cinturón, / estamos llegando». Samba do Avião.

Track 2.Dinheirinho (dúo vocal Tom & Vinicius)

En el célebre bar bodega Villarinho, reducto bohemio de periodistas, intelectuales y artistas, el poeta le ofrece trabajar en un proyecto, Jobim le pregunta: «¿Hay algún dinerillo en esa historia?».

Track 3. Jobim abraça Moraes

«Casi siempre venía primero la música y luego la letra. Vinicius siempre escuchaba la música y luego se inspiraba y creaba un poema. Hacía que las palabras cantaran. Aunque a veces ocurría todo al mismo tiempo. Había momentos mágicos. Nos sentábamos frente a un piano vertical con una botella de cerveza tibia y nos poníamos a tocar. Hacíamos dos o tres canciones al día».

Track 4. O que é a bossa nova?

«La bossa nova es una samba económica, sin mucha percusión»

Track 5. A harmonia a bossa

«Siempre busqué la armonía, parece que intenté armonizar el mundo»

Track 6. A alegria da vida

«La bossa es una especie de alegría triste […] Antes la música brasileña era una tragedia, era la negación, no ante todo, no no. Y la bossa empezó a decir frases afirmativas: “Eu sei que voy te amar, por toda minha vida”. Hasta ese momento la música brasileña era: “Adeus, adeus”, venganza; era todo mal de amores. Ése fue un cambio importante».

Track 7. Vida efêmera

«Longa é a arte, tâo breve a vida». Querida, tema principal de una telenovela brasileña

Track 8. Saudade triste

«No temo a la muerte, lo que añoro es la vida […] Vivir cada segundo como nunca más»

Lado B: Orquesta FIMA plays Jobim Sinfónico II: dirige Duccio Bertini

En está segunda sesión dedicada a la faceta sinfónica de Tom Jobim tendremos de nuevo las voces solistas de Rocío Asensio y Ruth Becerro junto a la sección de cuerdas de la Orquesta Sinfónica FIMA, cuarteto de jazz y dirección de Duccio Bertini.

El repertorio, basado en una selección de los álbumes de Jobim The Composer of Desafinado Plays (Verve, 1963) y Wave (A&M, 1967) e incluye célebres canciones como Garota de Ipanema, Insensatez, Samba de uma nota, Meditacacio, Amor en paz, Agua de beber, Wave, Dialogo, Batidinha, The red blouse, todos ellos con arreglos de Claus Ogerman, amigo personal y profesional de Jobim.

The Composer of Desafinado Plays, es el primer álbum que grabó Jobim en Estados Unidos, e incluye doce versiones instrumentales de sus composiciones —“The Girl from Ipanema”, “Amor em Paz” (“Once I Loved”), “Agua de Beber”, “Vivo Sonhando”, “O Morro Não Tem Vez”; “Insensatez”, “Corcovado”, “One Note Samba”, “Meditation”, “Só Danço Samba”, “Chega de Saudade” y “Desafinado”— arreglados por Claus Ogerman, quien además asumió la dirección. Contó con la participación de una docena de músicos, entre ellos destacados jazzistas — Leo Wright (flauta), Jimmy Cleveland (trombón), George Duvivier (contrabajo), Edison Machado (batería) y una sección de cuerda— incluido el propio Jobim al piano y a la guitarra, pese a su resistencia a tocar esta última porque «ese era un instrumento que tocaba de oído». Se salieron con la suya los productores, a medias, que se negaban a que tocase el piano porque querían vender la imagen de latin lover with guitar que reflejaba la portada del álbum— «Deberías tocar la guitarra. Si tocas el piano, rompes la imagen»

Wave (A&M, 1967) contó con un elenco de jazzme de primer nivel —entre ellos los trombonistas Urbie Green y Jimmy Cleveland, el flautista Jerome Richardson y el contrabajista Ron Carter—, un destacado trío de bateristas / percusionistas, entre ellos Um Romao, que después fuera miembro de Weather Report — y una amplia sección de cuerda de nuevo con arreglos y dirección de Claus Ogerman. Las 10 canciones incluidas, todas autoría propia —“Wave”; “The Red Blouse”, “Look t the Sky”, “Batidinha”, “Triste”, “Mojave”, “Diálogo”, “Lamento” “Antigua” y “Captain Bacardi”—, la moderna sabiduría de los arreglos de Ogerman y la delicada pero eficaz interpretación lo convierten en un álbum hipnótico y seductor, en un auténtico gozo que sabe a poco su algo más de media hora.

Se dice que tal vez sea el álbum más jazzístico de Jobim, su mejor grabación y en la que de nuevo interviene con la guitarra, el piano, el clavicordio —“Antigua”— o su voz perezosa y vulnerable en “Lamento”

Pero sobre todo es el canto arrebatado del oficiante de brasileiro a su tierra, presente  en todas las canciones, salvo “Mojave” —guiño al crudo desierto estadounidense—, ese territorio circunscrito a su Río de Janeiro que solo abandonaba para supervisar la grabación de sus álbumes, para cuidar la buena siembra de la semilla de la que brotaría una canción.

Oficio y corazón de brasileiro en su idolatrado Río de Janeiro, su hogar:

«El Río de aguas azules y los cielos aún más azules, del café negro y de las plantas verdes que crecen y crecen, del Pan de Azúcar y de Ipanema, de su mujer y de sus hijos. Para Jobim, Río es un lugar de paz y ocio placentero, un lugar sin presiones», escribe Norman Gimbel, en el libreto del álbum.

Un hogar como incesante fuente de inspiración de una música delicada y sutil pero profunda que se me antoja comparable al ingenuo pero expresivo y brillante colorido de cierta pintura naif, como el que la pintora brasileña de origen griego Lía Mittarakis (1934-1998) reflejo en su Rio de Janeiro, gosto de vocé

Más información

Para saber más sobre Tom Jobim, el director Duccio Bertini, las solitas Rocío Asensio y Ruth Becerra y otros aspectos consulten el texto correspondiente a la primera sesión dedicada a Jobim sinfónico “Orquesta Sinfónica FIMA plays Jobim sinfónico. Un canto de amor a Brasil” en la sección Impressions de la web de Clasijazz.

Orquesta Sinfónica FIMA plays Jobim sinfónico. «Un canto de amor a Brasil»

© José Santiago Lardón ‘Santi’ (Julio, 2019)

Related posts

Post a Comment