Scroll to top

Kenny Garrett, «Sounds from the Ancestors». Volver para avanzar


José Santiago Lardón - 12 noviembre, 2022 - 0 comments

Kenny Garrett Quintet, Sounds from the Ancestors

Kenny Garrett (saxo alto) Keith Brown (piano) Corcoran Holt (contrabajo)

Ronald Bruner (batería) Rudy Bird (percusión)

XXX Festival Internacional de Jazz de Almería 2022

Auditorio Municipal Maestro Padilla, sábado, 12 de noviembre de 2022. 19:00 H

Volver para avanzar

Volver para avanzar pudiera parecer axioma paradójico, pura contradicción, sin embargo es la esencia, el nutriente cardinal de cualquier proceso creativo, de toda suerte de expresión humana. Cuando un novelista traza una historia, o un pintor plasma un sueño, o el escultor erige una pesadilla está contándonos lo que quiere pero también todo aquello que le ha empujado a su urgencia expresiva.

Una urgencia expresiva que nace en el instante mismo de ver la luz del mundo y va creciendo, alimentándose a lo largo de su vida con infinidad de víveres, pertinentes o no pertinentes —no cabe elección, salvo que se viva en una burbuja impenetrable—. El rumor del oleaje del mar, la brillantez lumínica de la luna llena (ahora mismo), el no sé qué de un atardecer de otoño, la caricia de una nana, el fragor inclemente del tráfico, el canto quejumbroso de una soleá o de un blues…

Pablo Picasso volvió a lo africano, no por sequía creativa sino por la incesante llamada de una necesidad, de eso que late en lo más íntimo de nuestras almas, de nuestros sentimientos, al igual que Modigliani vertió en sus esculturas….

Y eso es precisamente lo que el saxofonista y compositor Kenny Garrett nos quiere contar en su último mensaje, Sounds from the Ancestors (Mack Evenue, 2021). Así lo relata en su web el propioo Kenny:

«Inicialmente, el concepto consistía en tratar de obtener algunos de los sonidos musicales que recordaba de cuando era niño, sonidos que elevan el espíritu de personas como John Coltrane (A Love Supreme), Aretha Franklin (Amazing Grace) o Marvin Gaye (What’s Going On’) así como la espiritualidad de la iglesia. Cuando comencé a pensar en ellos, me di cuenta de que era el espíritu de mis antepasados».

Pero en ese crisol de antepasados hay que incluir la fecunda historia del jazz, el rhythm & blues, el góspel o las work songs de las iglesias (“When the Days Were Different”) que le nutrieron mientras crecía en esa suerte de universidad musical que es Detroit, su ciudad natal.

Pero ha ya tiempo que Kenny dejó de ser niño, aunque conserve esa misma ansiedad de sueños, ha crecido, viajado y compartido escenarios a lo largo del mundo y con los grandes (desde Tom Harrell al mismísimo Miles Davis, sin olvidar a Woody Shaw, Freddie Hubbard, Chick Corea y un infinito cúmulo de nombres…, acopiando un nutrido número de influencias o, si se quiere, de antepasados.

Porque en esa inabarcable e incluso indeleble categoría incluye un abanico de músicas que quiebran la estrechez de las fronteras geográficas e incluso de la estética jazzística: ecos de Francia y de Cuba (“Soldiers of the Fields/Soldats des Champs”), de Nigeria (cantos en lengua yoruba) o de Guadalupe. Y también adopta como antepasados a coetáneos, o casi, como Art Blakey, su antiguo jefe de filas en los Jazz Messengers en “For Art’s Sake”, o a su colega de aventuras Roy Hargrove (por desgracia ya no entre nosotros) pese a ser casi una década mayor en “Hargrove” que, es también, tributo a la espiritualidad profunda del A Love Supreme de Coltrane…

Ocho composiciones y una hora crecida de delirio musical que principia con “It’s Time to Come Home” vibrante de ecos afrocubanos y swing para concluir de igual modo, con una relectura del mismo original: ir al principio para volver.

Intuyo que ahora mismo —mientras está tocando— y desde la madurez de sus 62 años debe mirar hacia atrás con el vértigo de cuando era niño, con la misma aviesa curiosidad e ingenuidad de entonces, acaso con el futuro de mañana como un lienzo en blanco que teñir de mensajes musicales.

Y si me preguntaran —insidiosa cuestión— qué disco de entre su veintena publicados me llevaría a un isla desierta respondería irritado que tres —más uno como invitado, o sea cuatro— con la objeción de que hubiese electricidad o, de lo contrario, auxiliarme en la tarea de aprenderlos de memoria como hacían con los libros los ciudadanos en Farenheit 451, la distópica novela de Ray Bradbury: Tom Harrell Quintet featuring Kenny Garrett & Kenny Barron, Moon Alley (Criss Cross, 1986); Introducing Kenny Garrett (Criss Cross, 1984), Triology (Warner Bross, 1995) y Sketches of MD. Live at the Iridium (Mack Avenue, 2008)… y, por supuesto, Sounds from the Ancestors, un quinto que viajaría de polizón.

¡Buen viaje!

*Temas: It’s Time To Come Home; Hargrove; When The Days Were Different; For Art’s Sake; What Was That?; Soldiers Of The Fields/Soldats des Champs; Sounds From The Ancestors; It’s Time To Come Home (original).

*Personal: Kenny Garrett (saxo, piano, voz); Vernell Brown Jr. (piano); Corcoran Holt (bajo); Ronald Bruner (batería), Rudy Bird (percusiones).- Músicos invitados: Lenny White (batería); Maurice Brown (trompeta); Johnny Mercier (piano, órgano); Dreiser Durruthy (tambores batá); Dwight Trible, Linny Smith, Chris Ashley Anthony, Sheherazade Holman (voces).

*Recomiedo:

https://www.kennygarrett.com/

https://jazztimes.com/author/kenny-garrett/

*Video: “Hargrove”: https://youtu.be/GN91tbUnFEg

© José Santiago Lardón Santi (noviembre, 2022)

Artículos relacionados

Post a Comment