Scroll to top

Perico Sambeat Quartet “Jazz Encounters”


José Angel Santiago Lardón - 25 agosto, 2018 - 0 comments

Jazz Encounters

Perico Sambeat es grande, inquieto y versátil. Alguien que nos tiene acostumbrados a la sorpresa. Desde el inicio de su carrera, desde entonces y hasta hoy sus actuaciones y lanzamientos discográficos han sido una sucesiva indagación y exploración musical sin restricciones — ¡el sonido de la sorpresa!— que ha sabido expresar a través de un vasto y creativo abanico de mensajes —quizá mejor que proyectos— como, por ejemplo, el desarrollo del jazz moderno a partir del be bop de Parker pasando por el hard bop, post bop o ese amplio cajón de sastre llamado straight ahead, sus trabajos de armonización y arreglos para big bands, sus incursiones en el denominado jazz flamenco, su ahondamiento en la tradición del folclore popular con el fenomental CMS Trío junto a Javier Colina y Marc Miralta, sus paseos por el sendero de la vanguardia con Elàstic Quintet, la vibrante y genial relectura de la obra de Frank Zappa en Perico Sambeat plays Frank Zappa o incluso la inaudita incursión en la música de compositores valencianos de los siglos VII al XVI que llevó a cabo en Discantus junto a Cor de Cambra Lluís Vich en 1997.

El jazz es el ágora, un lugar de encuentro, un alto en el camino a modo de caravasar donde los músicos, los jazzmen, que son por antonomasia viajeros, reponen energías y comparten las mercancías que portan en sus alforjas. La historia del jazz desde sus orígenes es el relato de una sucesión continua de encuentros. De esos encuentros nacieron infinidad de mensajes que hicieron posible el mismo nacimiento y desarrollo de lo que llamamos jazz sin saber a ciencia cierta lo que es ni cuál su significado pese al vasto rimero de definiciones que en el fondo son meras aproximaciones o esa condena entre rejas o a muerte que toda definición supone. Pero el jazz ni está preso ni aún muerto sino que late vivaz y fecundo cada vez que un peregrino se topa con otros y se entregan al jolgorio de un encuentro musical. Encuentros seminales fueron los de King Oliver y Louis Armstrong, Parker y Gillespie, Holiday y Young, Roach y Brown, Davis y Coltrane, Mingus y Dolphy… La música, el jazz, es en el instante mismo del encuentro, lo que brota en ese preciso momento.

Perico Sambeat es músico y, por tanto, viajero. Viajero merodeador de mil senderos y otras tantas músicas en cuyo transcurso surgieron oportunos y enriquecedores encuentros con otros peregrinos y, por ende, músicos: Brad Mehldau, Bruce Barth, Jeff Ballard, Lee Konitz, Fred Hersch, Jerry González, Pat Metheny, Tete Montoliou…

Cuatro viajeros asoman por el tenue trazo del horizonte, avanzan con la espaciosa premura de la sabiduria, vienen de lugares lejanos arrastrando un copioso oropel sonoro. Ignoramos si se conocen pero sabemos que su destino es el inapelable momento de un encuentro, la sorpresa de tocar juntos, de ofrecer al público el regalo de las buenas noticias, de novedosos mensajes… Sabemos quienes son, músicos por supuesto, y que sus nombres ocupan lugar de honor en el firmamento del jazz internacional contemporáneo: Perico Sambeat, Danny Grissett, Ugonna Okegwo y E.J. Strickland. También sabemos que el 15 de septiembre harán un alto en la acogedora villa de Carboneras y al día siguiente en el singular Clasijazz y luego en el IV Seminario Internacional de Jazz Ciudad de Almendralejo que organiza el el INJEX (Instituto de Jazz y Música Moderna de Extremadura) en colaboración con la Universidad de Extremadura… Pero también que seguirán su rumbo…

Perico Sambeat (saxo soprano y alto, flauta)

«La eclosión de Sambeat no es gratuita. Es fruto de un intenso período formativo germinado a partir de un talento innato para el jazz. La calidad de su fraseo, sonido, forma de entender el blues y su facilidad para generar swing no tienen nada que envidiar al de sus colegas del otro lado del Atlántico. A partir de un profundo conocimiento de la obra de Charlie Parker y de la de los mejores saxos altos anteriores y posteriores al bop, Sambeat propone una renovación sin convulsiones que, aunque absorbe los últimos hallazgos de los más interesantes saxofonistas jóvenes, se fundamenta en ideas propias y originales». Philippe Carles, André Clergeat y Jean-Louis Comolli, Diccionario del jazz. Madrid: Anaya-Mario Muchnik, 1995.

Perico Sambeat (Godella, Valencia, 1962). Comenzó a estudiar piano y solfeo a los 6 años. Grado medio de flauta en el Conservatorio de Barcelona (1978). A partir de 1980 estudió saxo de forma autodidacta y organizó grupos locales como Metropol Jazz o Blue Monk. Completó su formación en el Taller de Mùsics de Barcelona (armonía, arreglos y composición), con maestros como Zé Eduardo. Se aficionó al jazz en míticos clubes valencianos como Tres tristres tigres o Perdido.

En 1984 formó la banda A Free K, en 1985 se integró en la del guitarrista valenciano Carlos Gonzálbez y en 1988 dirigió la sección de saxos de la Barna Big Band. En 1990 formó su propio cuarteto con Steve Melling, Dave Green y Stephen Keogh.

En 1991 obtuvo una beca para la New School de New York donde tuvo como profesores a Ralph Moore, Dick Oatts, Lew Tabackin y Joe Lovano. Allá tuvo ocasión de tocar con Lee Konitz, Jimmy Cobb o Joe Chambers. A su regreso, y con tan valioso bagaje, grabó su segundo álbum como líder, Punto de partida (1992), con Tete Montoliu y Wallace Roney como invitados. Se sucedieron las giras nacionales e internacionales, y editó su tercer álbum, Uptown Dance (EGT, 1992) con músicos norteamericanos —Michel Mossman, David Kikoski, Bill Moring y Keith Copeland. En 1992 se trasladó a Barcelona integrándose en el Taller de Mùsics.

A partir de entonces inició una vertiginosa y prolífica carrera profesional que ya alcanza las tres décadas, le llegan ofertas de prestigiososos clubes —como el Ronnies’s Scott londinense, para cuyo sello grabó Dual Force (1993) con una gran sección rítmica británica— y es invitado a los más importantes festivales de jazz y salas nacionales, europeos e internacionales y requerido para colaborar con grandes figuras del jazz.

Maestro desde hace años de las nuevas generaciones de saxofonistas, es uno de los grandes músicos del jazz español y desde luego el de mayor proyección y prestigio internacional. Se ha ganado a pulso un enorme prestigio por su extraordinaria carrera profesional tanto dentro como fuera de España. Ha editado a su nombre o como colíder una larga veintena de álbumes y participado en más de un centenar como sideman de insignes figuras internacionales entre otras, Jack Walrath, Bruce Barth, George Colligan, Brad Mehldau, Kurt Rosenwinkel, Tete Montolioú, Michael Brecker, Pat Metheny, Louie Bellson, Wallace Roney, Steve Lacy, Dave Douglas, Valery Ponomarev, Leon Parker, Fred Hersch, Bob Moses, Guy Baker, Jerry González, Chris Kase o Eddie Henderson, amén de numerosas colaboraciones como free lance.

Su obra discográfica es de variada y rica estética musical y abarca desde la tradición de los altoist preboperos, boperos y posboperos, con Parker como referencia ineludible (por ejemplo Uptown Dance, Friendship o Some Other Spring), al flamenco, o si prefieren flamenco jazz (Cruce de caminos, Big Band Flamenco), a la vanguardia (Elástic, 2012), e incursiones en la música sacra valenciana (Discantus, 1997), asi como en la variada riqueza del folclore popular de raíz latina o africana con CMS Trío junto a Javier Colian y Marc Miralta (Colina-Miralta-Sambeat, Andando y Danza Guaná) y en diferentes formatos: dúo, trío, cuarteto, quinteto, sexteto o… big band.

Además de los citados álbumes —puede consultarse su obra en el apartado discografía— cabe citar entre los más recientes Baladas (2011) con Bernardo Sassetti, Javier Colina y Borja Barrueta; Elàstic (2012) a quinteto junto con Jeff Ballard, Eric Legnini, André Fernandes y Thomas Bramerie; Voces (2015) un impresionante trabajo en formato big band con la participación de las cantantes Silvia Pérez Cruz y Viktorija Pilatovic y destacados solistas de la escena nacional como Ernesto Aurignac, Julián Sánchez, Joan Monné, Enrique Oliver, Marc Miralta y el guitarrista portugués André Fernandes. De 2016 es Perico Plays Zappa, un increíble disco muy valorado por la crítica en realiza unos brillantes arreglos de la música del mítico Frank Zappa en formación de octeto con un plantel de músicos vinculados a Sedajazz: Voro García, Toni Belenguer, Javier Vercher, Santi Navalón, Iván Cebrián, Julio Fuster y Miquel Asensio y su último trabajo, Pórtico (2017) en formación de quinteto coliderado junto al trompetista Joe Magnarelli y con Fabio Miano, Ignasi González y Andrea Michelutti en la sección rítmica.

Una preciada obra que contó con gentes del flamenco —Miguel Poveda, Enrique Morente o Gerardo Núñez, del jazz internacional —Brad Mehldau, Kurt Rosenvinkel, Jeff Ballard, David Kikoski o Mike Mossman—, del jazz nacional o con vocalistas como Silvia Pérez Cruz o Viktorija Pilatovic.

Su trayectoria profesional ha sido reconocida con numerosos premios y distinciones nacionales e internacionales: Mejor grupo de Jazz con A Free K (Festival de Jazz de San Sebastián 1984). Segundo premio en el concurso europeo de jóvenes big bands con la Barna Big Bang, Berlín 1988. Primer premio en la Muestra Nacional de Jóvenes Intérpretes (1990). Premio especial de la crítica del gobierno balear (1990). Premios Jazz Entre Amigos: Mejor grupo A Free K (1987); Mejor grupo Ictus (1988);. Mejor grupo Jordi Vila I Els Seus Amics (1990) y Mejor solista (1990). Premio Cartelera Turia a la mejor contribución musical (1991). Primer premio de composición para jóvenes compositores SGAE1993, y tercer premio 1997. Mejor saxo alto español por votación popular en la revista Satchmo jazz 1996. Mejor saxofonista por votación popular de L’Associació de Músics de Catalunya (1994 y 2000). Mejor saxofonista por votación popular de la Asociación de Músicos de Jazz de Valencia (Promúsics) 2001. Premio de jazz del mundo de la música valenciana 2002 (Radio-televisión Valenciana). Tercer premio SGAE de composición de jazz latino, La Habana 2002. Premio “BirdAward” al artista con más amplio reconocimiento en el Festival North Sea 2003. Mejor grupo de jazz en Enderrock 2005, Perico Sambeat Sextet. Mejor disco del año Enderrock 2008, Flamenco Big Band. Premios AMMJ 2009 en las categorías Grupo del año (CMS Trío); disco del año (Flamenco Big Band) y compositor del año (Perico Sambeat). Premi Jazzing (Sant Andreu) 2017.

En la actualidad, además de su labor como reputado y solicitado sideman, desarrolla proyectos tan versátiles como Perico Sambeat Big Band, Flamenco Big Band, Elàstic Quintet de estética vanguardista y groove, CMS Trio (con Javier Colina y Marc Miralta), Baladas Quartet con Javier Colina, Marc Miralta y el pianista Albert Sanz y el ya mencionado Perico Sambeat plays Frank Zappa

Discografía como líder o colíder

  • Perico Sambeat (EGT, 1991). Solo Lp.
  • Punto de partida (EGT, 1992) Quinteto: Tete Montoliu, Wallace Roney.
  • Uptown Dance (EGT, 1992) Perico Sambeat/Michael Philip Mossman Quintet.
  • New York Barcelona Crossing Vol 1 (Fresh Sound New Talent, 1993) Perico Sambeat, Brad Melhdau, Mario Rossy, Jorge Rossy. Grabado en 1993, publicado en 1997.
  • New York Barcelona Crossing Vol 2 (Fresh Sound New Talent, 1993) Perico Sambeat, Brad Melhdau, Mario Rossy, Jorge Rossy. Grabado en 1993, publicado en 1998.
  • Dual Force (Live at Ronnie Scott’s Jazz Club (Ronnie Scott’s Jazz Club, 1993. Perico Sambeat Quartet con Steve Melling, Dave Green y Stephen Keogh.
  • Ademuz (Fresh Sound New Talent, 1995 / 1998) Perico Sambeat +10 con Enrique Morente, Mark Turner, Brad Mehldau, Kurt Rosenwinkel, Jorge Rossy…
  • Jindungo (Fresh Sound New Talent, 1997). Perico Sambeat/Bruce Barth Quartet.
  • Discantus (Sirio, 1997) Perico Sambeat & Cor de Cambra Lluís Vich (música sacra de compositores valencianos de los siglos VII al XVI.
  • Some Other Springs (Satchmo, 1998). Perico Sambeat/Bruce Barth Duo.
  • Perico (Lola Records, 2001). Perico Sambeat Quartet con Bernardo Sassetti, Javier Colina y Marc Miralta.
  • Cruce de caminos (Resistencia, 2001). Perico Sambeat /Gerardo Núñez con George Colligan, Javier Colina, Marc Miralta.
  • Friendship (ACT, 2003). Perico Sambeat Quintet con Brad Mehldau, Kurt Rosenwinkel, Ben Street, Jeff Ballard.
  • Ziribuye (Contrabaix, 2005). Perico Sambeat Sextet con Raynald Colom, Toni Belenguer, José Reinoso.
  • Colina, Miralta, Sambeat (Contrabaix, 2007). CMS Trio (Javier Colina, Marc MIralta, Perico Sambeat).
  • Flamenco Big Band (Verve, 2008). Big Band con Miguel Poveda, Gerardo Núñez, Albert Sanz, Javier Colina, Marc Miralta…
  • Andando (Contrabaix, 2009). CMS Trio (Javier Colina, Marc MIralta, Perico Sambeat).
  • Infinita (Fresh Sound New Talent, 2009). Perico Sambeat/Javier Vercher Grabado en Brooklyn en 2007.
  • Baladas (Contrabaix, 2011). Perico Sambeat Quartet, con Bernardo Sassetti, Javier Colina y Borja Barrueta.
  • Sketches of Pangea (BMC, 2011). Kalman Olah, Perico Sambeat, Matyas Szandai, Marc Miralta.
  • Elàstic (Contrabaix, 2012). Perico Sambeat Quintet (con Thomas Bramerie, André Fernandes, Eric Legnini y Jeff Ballard.
  • Danza Guaná (Contrabaix, 2015). CMS Trio (Javier Colina, Marc MIralta, Perico Sambeat).
  • Voces (Karonte/Nuba, 2015). Big Band con Sílvia Pérez Cruz, Viktorija Pilatovic, Ernesto Aurignac, Julián Sánchez, Joan Monné, André Fernandes, Enrique Oliver, Marc Miralta.
  • Perico Sambeat plays Zappa (Karonte/Nuba, 2016). Perico Sambeat Octet, con Voro García, Toni Belenguer, Javier Vercher, Santi Navalón, Iván Cebrián, Julio Fuster y Miquel Asensio. Arreglos e improvisaciones sobre la música de Frank Zappa.
  • Pórtico (Fresh Sound New Talent, 2017). Joe Magnarelli/Perico Sambeat Quintet con Fabio Miano, Ignasi González y Andrea Michelutti.

Danny Grissett (piano)

Danny Grissett (Los Ángeles, California, 1975) Es uno de los pianistas más solicitados de la escena jazzística neoyorquina e internacional desde hace más de quince años. Comenzó a tocar el piano a los 5 años, estudiando de manera formal música clásica al cumplir los 6. Continuó su formación en la secundaria y luego en la universidad, obteniendo el grado de educación musical en 1998 en California State Dominguez Hills, a medida que la semilla del jazz iba germinando en su corazón. Continuó explorando su pasión por el jazz durante el postgrado obteniendo un máster en jazz performance en California Institute of the Arts en el año 2000, completando sus estudios en el prestigioso Thelonious Monk Institute en 2001, donde tuvo como maestros a músicos de la talla de Barry Harris, Herbie Hancock, Terence Blanchard, Kenny Barron, Bobby Watson, Jimmy Heath y Carl. Allen. Después de pasar algunos años en Los Ángeles desarrollando sus habilidades con la ayuda de Billy Higgins, John Heard y Roy McCurdy, se trasladó a Nueva York en 2003.

Pronto se convirtió en sideman habitual de jóvenes artistas como Vincent Herring, Nicholas Payton, Jeremy Pelt y Vanessa Rubin. También se unió a los grupos del trompetista y compositor Tom Harrell con quien mantiene una relación desde entonces y ha colaborado en 7 de sus últimos álbumes. Ha colaborado además en numerosos álbumes con artistas de renombre, entre otros, Laïka Fatien, Jimmy Greene, Tom Guarna, Anne Mette Iversen, Kiyoshi Kitagawa, Lage Lund, Jeremy Pelt, Ozan Musluoğlu o Ferit Odman.

En 2006 inició su carrera en solitario con la publicación del álbum debut Promise (Criss Cross Jazz) unánimamente elogiado por la crítica, al que le siguieron otros 5 en la siguiente década. Su última grabación, Remembrance, apareció a finales de 2017 en el sello neoyorquino Savant y recibió 4 estrrellas de la revista Down Beat.

Durante todo este tiempo alternó las sesiones de grabaciones con colaboraciones y giras con su trío, trabajando además junto a Benny Golson, Russell Malone, Louis Hayes, Lenny White, Buster Williams, Lage Lund, Marcus Strickland y Jimmy Greene. Este periodo de aprendizajes con tan destacados jazzmen y miembros de sección rítmica le dotó de una conexión más profunda con la esencia del jazz y la música creativa improvisada.

Al margen de su intenso programa de actuaciones es un educador que goza de gran prestigio. Ha sido profesor adjunto en la New School University de Nueva York y profesor invitado en Eastman School of Music de Rochester (NY). Ha impartido master classes en Japón, Italia, Nueva York, Eslovenia, Corea del Sur y Dinamarca. Y en la actualidad ejerce la docencia en la Jam Music Lab University de Viena. Además imparte clases privadas en Nueva York.

Sobre su estilo el crítico de la prestigiosa Down Beat Ted Parker escribió en 2010 que «emplea elementos tomados de pianistas como Mulgrew Miller, Herbie Hancock y Sonny Clark para contar historias convincentes pero con una personalidad armónica y rítmica muy personal». Y la revista All Music Guide que «toca con tal brillantez y sin aparente esfuerzo que cabe situarlo entre los tres mejores jóvenes pianistas de la escena jazzística actual».

Y a propósito de su álbum debut Promise: «Exquisito, uno de los mejores debuts de 2006» según All Music Guide, o «uno de los mejores viajes inaugurales que he escuchado en años». All About Jazz.

Discografía como líder

  • Promise (Criss Cross, 2006) Vicente Archer (b) Kendrick Scott (d).
  • Encounters (Criss Cross, 2007) Vicente Archer (b) Kendrick Scott (d).
  • Form (Criss Cross, 2008) Sexteto: Seamus Blake (st), Ambrose Akinmusire (tp), Steve Davis (tb), Vicente Archer (b),Kendrick Scott (d).
  • Stride (Criss Cross, 2011). Trío: Vicente Archer (b) Marcus Gilmores (d).
  • The In Between (Criss Cross, 2015) Cuarteto: Walter Smith III (st) Vicente Archer (b) Bill Stewart (d).
  • Remembrance (Savant, 2017) Cuarteto: Dayna Stephens (st) Vicente Archer (b) Bill Stewart (d).

Ugonna Okegwo (contrabajo)

Ugonna Okegwo (Londres, 1962). Hijo de madre alemana y padre nigeriano creció en Alemania escuchando música afroamericana: James Brown, Jimi Hendrix, Miles Davis, Ornette Coleman y, al fin, el gran Charles. Mingus: «Lo que más me atraía del funk y del rock & roll eran las líneas de bajo, el ostinato, y más tarde, en el jazz, el walking bass. Fue lo primero que llevó a el bajo». La fusión de las concepciones de funk y jazz bass es la base del enfoque único de Okegwo, que hace que su sonido sea reconocible al instante.

Entre los contrabajistas que le influyeron en sus inicios, confiesa: «Mi primera gran influencia fue Charles Mingus. Para mí era más accesible que Miles Davis en la década de 1960, porque poseía esa hondura del blues. Me encantaban su forma de tocar el instrumento y sus composiciones. Y además lideraba su banda. Luego escuché a Oscar Pettiford, Jimmy Garrison, Jimmy Blanton, Wilbur Ware, Warren Butch, Ron Carter, Paul Chambers, Sam Jones, etc». Jazz Hot (2015).

En 1986 se trasladó a Berlín para estudiar con el bajista expatriado estadounidense Jay Oliver y con el pianista estadounidense Walter Norris. Allí llamó la atención de destacados jazzmen, en especial del trombonista y alumno de Mingus, Lou Blackburn, quien le invitó a recorrer Europa con su grupo de afrojazz Mombasa. Fue cuando conoció y tocó con legendarios músicos como el trompetista Joe Newman, el baterista Oliver Jackson y el bajista Major Holley, quien lo animó a que se fuese a Nueva York.

En 1989 dio el salto a Manhattan y comenzó a tocar con músicos como los legendarios saxos Big Nick Nicholas, Junior Cook y James Spaulding. En 1992 una llamada del mítico —y recientemente fallecido— vocalista Jon Hendricks le proporcionó trabajo estable como acompañante tanto en el escenario como en los estudios de grabación. En 1994 el mismo  Hendricks le llevó a la Casa Blanca para actuar ante el presidente Bill Clinton. Durante este tiempo su estilo atrajó también la atención de otros dos jóvenes músicos: el pianista Jacky Terrason y el batería Leon Parker. El trío unió fuerzas y actuando en célebre clubes como Village Gate y Bradley’s desarrollaron uno de los sonidos grupales más creativos y explosivos de los noventa.

Después extendió sus horizontes e inició su carrera como líder de grupo. En 2002 llevó su cuarteto a Europa y en 2004 debutó como líder con el álbum Uoniverse (Satchmo Jazz) a cuarteto junto al saxo soprano Sam Newsome, el pianista Xavier Davis y el bateria Donald Edwards que incluye composiciones propias y brillantes arreglos de standards y un estilo que se nutre de una amplia gama de influencias, incluyendo el jazz, el africano, el funk y la música clásica, «una obra sutil y creativa y una personalidad alimentada por multitud de experiencias musicales que lo convierten en un músico singular» escribió Mathieu Perez en el número del verano de 2015 de la veterana Jazz Hot que además incluye una deliciosa entrevista.

A lo largo de su carrera ha trabajado con destacados jazzmen, entre otros, Kenny Barron, Bruce Barth, David Berkman, Cindy Blackman, Joanne Brackeen, Dee Dee  Bridgewater, Jonio Cook, Monte Croft, Monte Dennard, Lou Donaldson, Tom Harrell, Roy Hargrove, Jon Hendricks, Javon Jackson, Joseph Harman, Geoff Keezer, Peter Leitch, Brad Mehldau, Charles McPherson, Mingus Big Band, Mingus Dinasty, Leon Parker, Joshua Redman, Dizzy Reece, Wallace Roney, Kurt Rosenwinkel, David Sanchez, Pharoah Sanders, Marlena Shaw, Carrie Smith, James Spaulding, Grady Tate, Jacky Terrasson, Charles Tolliver y Steve Wilson.

Y ha actuado y/o grabado junto a George Adams, Gary Bartz, Michael Brecker, Randy Brecker, Benny Carter, Jimmy Cobb, Harry ‘Sweets’ Edison, Al Foster, Benny Golson, Al Grey, Johnny Griffin, Billy Hart, John Hicks, Oliver Lake, Kirk Lightsey, Harold Mabern, Wyton Marsalis, James Moody, Cecil Payne, Charli Persip, Dewey Redman, Ben Riley, Clark Terry y Fran Wess, entre otros.

Ha actuado en destacados festivales de jazz como los de Antibes (Francia), Chicago, Cork (Irlanda), JVC New York, Leverkusen (Alemanía), Lugano (Italia), Marciac (Francia), Montreal (Canadá), Montreux (Suiza), Mt. Fuji (Japón), Niza (Francia), North Sea (Holanda), Ottowa (Canadá), Pori (Finlandia), San Francisco, San Juan (Puerto Rico), Umbría (Italia) o Viena (Austria), además de la White House Presidential Performance with Jon Hendricks, 1994.

Considerado como uno de los bajistas de jazz más distintivos y solicitados de la escena internacional. La crítica mundial ha destacado su tono rico, amplio rango, flexible sentidodel swing e inventiva, cualidades que no solo le han situado en lugar preeminente sino que además le han permitido colaborar con leyendas del jazz tan diversas como Clark Terry, Benny Golson, Pharoah Sanders o Joseph Jarman, quienes lo consideran como uno de las principales luminarias de la joven generación que marcará los senderos del jazz del nuevo siglo.

Sobre su expresividad sonora confesó en la citada entrevista publicada en Jazz Hot «Ahoro me baso más en el groove que en el desarrollo de estructuras armónicas. Lo considero un elemento primordial para que los músicos toquen con energía y swing»,

Tom Harrell, con quien con quien Okegwo trabajó y grabó durante años, confesó:

«Es muy individualista tanto en sus solos como acompañando. Me gusta como toca en el grupo. Ugonna hace cosas realmente creativas tales como su articulación y sincronización, algo que no he escuchado hacer a nadie»,

E.J. Strickland (batería)

Enoch Jamal ‘E.J.’ Strickland (Miami, 1979). Se crió en un hogar creativo —su padre era percusionista de la Ft. Lauderdale Orchestra y su hermano gemelo Marcus tocaba el saxofón—, se pasaba el día golpeando ollas, sartenes y mesas hasta que al fin pusieron a su alcance una batería: «Crecimos escuchando en casa todo tipo de música… Miles, Stevie, solo buena música».

Cursó la secundaria en la New World School of the Arts (Miami), estudiando música clásica y jazz —influenciado por míticos bateristas como Elvin Jones, Philly Joe Jones, Roy Haynes, Tony Williams, Jeff ‘Tain’ Watts o Brian Blade, entre otros.

Convencido de que el jazz sería su futura vocación pensó en Nueva York como destino y en la New School for Social Research como lugar donde aquilatar su formación y capacidad técnica. En 1997 ingresó en dicha universidad donde recibió clases de muchos de los mejores baterías del mundo, algunos autenticas leyendas vivas: Joe Chambers, Michael Carvin, Carl Allen, Ralph Peterson, Lewis Nash, Jimmy. Cobb, Reggie Workman. Buster Williams o Billy Harper que le guiaron a través de los laberínticos misterios de la batería. Y no menos decisiva en su formación fue la interacción con los amigos junto a los que creció y luego devinieron en destacados músicos como Mike Moreno, Robert Glasper, Brandon Owens y Marcus Baylor. Juntos forjaron sus lenguajes y marcaron sus respectivas carreras.

Tras su titulación académica, se graduó en la escena jazzística neoyorquina tocando desde el principio con Russell Malone y Ravi Coltrane quienes oficiaron a modo de hermano mayor, guiándole con discreción en tanto hallaba su propia voz expresiva. «Russell me orientó en la manera en que un baterista debe interactuar para que la música ruede. Siempre tengo presente lo que me inculcó», confiesa. Y Ravi «que debía encontrar algo en la música y que lo que eso fuese dependería de mí».

Desde entonces se ha labrado una sólida carrera como compositor, líder de grupo, educador y acompañante. Ha realizado giras, conciertos y grabaciones con algunos de los más importantes músicos del jazz actual. Sus primeras grabaciones las realizó con su hermano Marcus —At Last y Brotherhood a principios de la década de 2000—, con los citados Ravi Coltrane y Russell Malone, con la cantante Casandra Wilson, con las formaciones de muchas otras leyendas como George Colligan, David Gilmore, Terence Blanchard, Lizz Wright, Wynton Marsalis, Vincent Herring o Nnenna Freelon, por citar algunos. Y lidera sus propias bandas, E.J. Strickland Quintet y E.J. Proyecto Strickland o la más reciente Transient Beings.

Ha impartido clases junto a algunos de los más destacados profesores internacionales de jazz: Dave Douglas y Vijay Iyer en el prestigioso Banff International Workshop de Jazz y Música Creativa, con Steve Kirby en la Universidad de Manitoba y con Earl MacDonald en la Universidad de Connecticut. Labor docente a la que aplica idéntica apertura mental y creativa que le distingue como músico y compositor y que orienta al desarrollo de la personalidad e interés del estudiante: «Jamás les digo tienes que hacer esto o aquello. Intento mostrarles que la música es un amplio mundo de posibilidades. Y trato de hacerlo de manera divertida. Siempre procuro recordar que  la música es divertida».

A lo largo de su carrera ha colaborado en la grabación de más de 60 álbumes y publicado como líder dos: In This Day (Strick, 2009) en quinteto con Marcus Strickland, Jaleel Shaw, Luis Perdomo y Hans Glawischnig y el reciente The Undying Spirit (Strick, 2015) con una formación similar —su E.J. Strickland Quintet— unánimamente elogiado: «Brillante, extraordinaria capacidad de inspiración para los músicos» según Brian Zimmer en Down Beat y Nick Bewsey escribió en la revista Icon: «Un músico con una visión clara y precisa: un disco de jazz al que los aficionados debieran prestar atención».

Intérprete y compositor polifacético, en su oriente creativo anida una gran variedad de intereses e influencias estilísticas que van del latin al afrobeat, del hip hop y el funk a la música tribal y, por supuesto, el jazz straight-ahead o actual que aplica a las formaciones que dirige y a las que en la actualidad colabora, por ejemplo, funk y fusion con Groove Square del pianista cubano Manuel Valera, latin con el saxo tenor portoriqueño David Sanchez, soul y rhythm & blues con la arpista Brandee Younger o jazz contemporáneo con la saxo alto Sharel Cassity.

Su proverbial y creativo eclecticismo le llevó a formar en 2015 la banda Transient Beings con el objetivo de plasmar musicalmente el momento actual. Integrada por músicos que celebran lo único que todos comparten, la breve estancia en el planeta Tierra. Con letras edificantes y una instrumentación poco habitual —Sarah Elizabeth Charles (voces y efectos), dos guitarristas (Nir Felder y Tom Guarna), Rashaan Carter (bajo eléctrico) y el propio Strickland— ofrecen al público un repertorio sazonado de funk, hip hop, afrobeat y fusión, combinando la complejidad del jazz con la textura de los sonidos rock de las guitarras.

Cabría adjetivar su música de festiva, emocionante, intrigante, dinámica, instructiva… reflejo de tantos estados ánimo y significados como las innumerables influencias e ideas que se cruzan y ramifican en todas direcciones con un toque que es una suma de «energía, suavidad de nube y síncopas poderosas que laten al unísono con el fragor de la tormenta que se acerca», como recogió la revista Down Beat.

En su página se autorretrata con palabras más que clarividentes:

«No vas a escuchar a un baterista de jazz tradicional. Vas a escuchar a alguien creando desde muchos estilos diferentes, muchos enfoques diferentes. Esa es mi verdadera voz».

© José Santiago Lardón ‘Santi’ (Septiembre, 2018)

Related posts

Leave a Reply

avatar
  Subscribe  
Notify of